El sábado la ciudad de Los Ángeles fue escenario del combate entre el estadounidense Deontay Wilder, campeón del peso pesado, versión Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y el británico Tyson Fury, que acabó en empate después de 12 asaltos plenos de intensidad y emoción hasta el final.

El europeo que buscaba recuperar su corona, cayó en el último round y durante el conteo revivió de manera inesperada. El árbitro, Jack Reiss, habló este miércoles y contó detalles del combate.

"Ambos se movieron a la ronda 12 cansados ​​pero no extremadamente heridos. Cuando (Fury) fue golpeado y cayó con fuerza, fue una caída increíble", le dijo a SiriusXM.

"Cuando bajé a contar… no sólo bajé, me moví para que él pudiera ver mi mano y escuchar mi voz. Cuando dije tres, cuatro… estaba haciendo una mueca, sus ojos y sus mejillas, estaba haciendo una mueca, así que supe que estaba despierto y luego, cuando dije cinco, sus ojos se abrieron de golpe como si lo sobresaltara", agregó Reiss.

El final fue empate por decisión de los jueces (Reuters)
El final fue empate por decisión de los jueces (Reuters)

Su recuperación le permitió no perder por nocaut y la pelea terminó en empate por decisión de los jueces, en un controversial fallo que fue discutido por ambos.

"Se dio la vuelta y se levantó y dijo: 'Estoy bien, Jack, estoy bien' o lo que sea que haya dicho. Le dije: '¿Quieres continuar?', Él dijo que sí y puso sus brazos sobre mis hombros. Alejé sus brazos y dije que camináramos hacia allí. Lo hizo y lo dejamos ir", cerró el árbitro.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: