Imputado por la desaparición de la psicóloga Adriana Pinzón daría detalles de su paradero los próximos días

Jhonatan Torres pidió a la Fiscalía que le dé un plazo de entre 8 y 10 días para revelar detalles del paradero de su cuñada

Jonathan Torres no aceptó los cargos con los que se le vinculan como principal sospechoso en la desaparición de la psicóloga Adriana Pinzón, su cuñada. 

Imagen: Fiscalía General de la Nación.
Jonathan Torres no aceptó los cargos con los que se le vinculan como principal sospechoso en la desaparición de la psicóloga Adriana Pinzón, su cuñada. Imagen: Fiscalía General de la Nación.

Jonathan Torres, imputado por la Fiscalía General de la Nación por los delitos de desaparición forzada y homicidio agravado, los cuales no fueron aceptados por el sospechoso, pidió un plazo de máximo 10 días para poder colaborar con las autoridades en la búsqueda de la psicóloga Adriana Pinzón, su cuñada, desaparecida desde el pasado 7 de junio.

El hombre fue interceptado por el CTI hace algunos días, pues encontró inconsistencias en su testimonio sobre su último encuentro con Adriana. Según dijo, la había acompañado a un concesionario para ayudarle a vender su carro, pero la versión fue desmentida por un funcionario del lugar donde se comercializan autos.

“En realidad, no vimos a la señora nunca. Jonathan llegó aquí sobre las 9 a. m. Yo había hecho una negociación en la cual entregaba un carro de menor valor y tenía que dar un excedente”, fueron las palabras del vendedor.

Luego, agregó: “Él había quedado en traerme el levantamiento de prenda y los traspasos firmados. Al otro día, me dijo que había ido a donde la señora y que por eso ya me había traído los traspasos firmados. Entonces, en realidad, ella no los firmó y el documento es falso”.

Le puede interesar: Voto en blanco: la MOE explica qué efecto tendrá en la segunda vuelta de las elecciones en Colombia

El caso tiene consternada no solo a la familia de la desaparecida, sino al municipio de Zipaquirá, donde reside la profesional de la salud mental. Las grabaciones del edificio a donde llegó Torres el día de la desaparición de Pinzón dejan un sinsabor sobre lo que pudo haber pasado: en las imágenes se ve al hombre de 42 años cargar una bolsas negras bastante pesadas desde el apartamento de la mujer hasta el baúl de su carro sin levantar ningún tipo de sospecha al respecto.

Las investigaciones, además, han dado con que tanto en la cajuela del carro como en la residencia de Adriana hay rastros de sangre, razones suficientes para dudar de las declaraciones de Jonathan, quien dijo, a través de su abogado, que en las bolsas había algunas cobijas que posteriormente serían usadas para unos perros, ya que desempeñaba labores en una veterinaria.

La versión del imputado

Torres le dijo a las autoridades que la última vez que vio a su cuñada fue en un concesionario en Chía, ubicado en Tres Esquinas. El hombre afirmó que la buscó para pedirle ayuda psicológica, ya que, al parecer, estaba teniendo una relación extramatrimonial y quería mejorar su vida sentimental con Pilar Pinzón, hermana de Adriana.

Sin embargo, la versión de Jonathan no coincide con lo que descubrieron los investigadores, pues el sujeto ingresó, según la Fiscalía General, al mediodía del 7 de junio al conjunto residencial donde vivía Adriana Pinzón, y dentro de la construcción del caso, Torres salió e ingreso en dos oportunidades al conjunto conduciendo el carro de la víctima sobre las 6 y 7 de la noche del mismo día.

“Los registros fílmicos indican lo contrario. Videos de cámaras de seguridad del conjunto residencial donde vivía Adriana Pinzón dan cuenta de que el hombre ingresó al apartamento pasado sobre el medio día de ese 7 junio. Entre las 6 p. m. y las 7 p. m., salió en dos oportunidades con el carro de su cuñada. Primero, con un morral negro; luego, con bolsas plásticas que cargaba con dificultad y que dejó en el baúl”, dijo la juez que leyó la imputación de cargos contra Jonathan Torres.

A las sospechas de las autoridades encargadas de resolver este caso, se le sumó la llegada de una denuncia por parte de un conocido de Torres, quien aseguró que el hombre le dio a guardar una maleta que contenía cuchillos con rastros de sangre, documentos de Adriana Pinzón y otros elementos.

El pasado y presente de Jonathan Torres

En imagen, Jhonatan Torres Campos, cuñado de la psicóloga Adriana Pinzón, quien desapareció el pasado 7 de junio en Chía, Cundinamarca. Foto: Fiscalía General de la Nación
En imagen, Jhonatan Torres Campos, cuñado de la psicóloga Adriana Pinzón, quien desapareció el pasado 7 de junio en Chía, Cundinamarca. Foto: Fiscalía General de la Nación

Según se dio a conocer por parte del abogado del imputado, Jonathan Torres había pertenecido a la fuerza pública en el pasado, teniendo el cargo de francotirador y experto en explosivos. Jimmy Narváez, quien defiende a Torres en el caso, aseguró que bajo esas condiciones de su cliente, se podría determinar que no cuenta con buena salud mental.

“Él trabajó en zonas rojas, vio morir a muchas personas. No creo que su estado de salud sea bueno. Creo que habrá que hacerle un examen psicológico en el proceso”, comentó el abogado.

Jonathan también prendió las alarmas de la policía gracias a que, según pudieron establecer, en los últimos tres años, el hombre ha cambiado en diferentes momentos de residencia y de zona geográfica dentro del país.

También se supo que antes de arribar a Zipaquirá, se adelantaba un proceso de separación con una agente de la policía. Jonathan es de origen llanero, pues se constató que es de El Castillo, Meta.

Puede leer: La remontada de Gustavo Petro en las búsquedas de Google: su hoja de vida, entre lo que más se consultó

Recientemente se dedicaba a trabajar en una veterinaria en el municipio cundinamarqués. Jonathan Torres ahora enfrenta cargos por desaparición de su cuñada al ser el principal sospechoso, incluso, de posiblemente haberla asesinado, como bien se dio a conocer en la imputación de cargos.

¿Qué dice la familia de Adriana Pinzón?

Sobre el trato con la familia de la psicóloga, se sabe que era considerado un miembro más de ella, por lo que los allegados se encuentran abrumados con las investigaciones.

“Nunca nos imaginamos que una persona que acogimos en el seno de nuestro hogar, que fue un hermano más, un familiar más, un primo más, haya sido capaz de lastimar a mi hermana. Para nosotros todo es totalmente increíble”, dijo Sandra Pinzón, hermana de Adriana, a la vez que le exigía a Torres que le dijera en dónde está su familiar.

Además, se dieron a conocer unos audios por parte de Semana, en donde la madre de la mujer desaparecida le envía un mensaje a Jonathan reprendiéndolo por no acompañar a Pilar Pinzón, hermana de Adriana, ante la dura situación que viven por la desaparición de la psicóloga.

“Jonathan, usted por qué es tan irresponsable, está viendo la situación por la que está pasando Pilar (la hermana menor). Usted es el principal involucrado en esa mierda y se desaparece. Coja responsabilidad, usted ya está muy viejo, hermano”, se le escucha decir a la señora en un tono airado.

También podría leer: Registraduría se pronuncia por supuestos resultados que dan por ganador a Rodolfo Hernández

La teoría alrededor de la desaparición de Adriana Pinzón

En la imagen, uno de los carteles con los que la familia de Adriana Pinzón buscan establecer su paradero. Foto: archivo particular
En la imagen, uno de los carteles con los que la familia de Adriana Pinzón buscan establecer su paradero. Foto: archivo particular

A Jonathan Torres se le acusa de ser el autor de la desaparición de Adriana Pinzón. Se prevé que se trate del cobro de un dinero procedente de un seguro con el que contaba la psicóloga, quien trabajaba con la firma petrolera Sudamericanos Energy.

Su hermana Sandra no descarta que sea ese uno de los motivos por el cual se haya presentado la desaparición de Adriana. No obstante, dijo no conocer la cifra de los seguros ni tener detalles de los mismos.

“Este tipo de empresas donde trabaja mi hermana, por su misión, labor y demás, acostumbra a tener seguros a sus empleados, pero yo no sé el monto, no sé qué dinero es”, comentó la mujer visiblemente afectada.

Tanto ella como el resto de su familia no pierden la fe de que puedan volver a ver a Adriana Pinzón con vida, mientras que esperan que Torres dé las declaraciones sobre el paradero de su cuñada y si es responsable de los acontecimientos que tienen en vilo a la familia Pinzón Castellanos.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR