Luto en la familia de Víctor Bonilla: su hija falleció en accidente de tránsito

Uno de los históricos del Deportivo Cali atraviesa un difícil momento: su hija, quien recientemente cumplió 25 años, perdió la vida en las calles de Cali

05 - 08 - 2014
Don Víctor Bonilla colgó las botas, pero su pasión por el fútbol está más viva que nunca. Por eso ahora sueña con tener un equipo en la B del fútbol colombiano, dirigirlo y que sea en el Chocó, de donde es la Fundación Atrato River.
(Colprensa - Geancarlo Manzano - Q'Hubo / El País)
05 - 08 - 2014 Don Víctor Bonilla colgó las botas, pero su pasión por el fútbol está más viva que nunca. Por eso ahora sueña con tener un equipo en la B del fútbol colombiano, dirigirlo y que sea en el Chocó, de donde es la Fundación Atrato River. (Colprensa - Geancarlo Manzano - Q'Hubo / El País)

El recordado delantero, cuyo paso por la Selección Colombia fue determinante para la clasificación al Mundial Francia 1998, perdió a su hija, Diana Cecilia Bonilla, en accidente de tránsito en el norte de Cali.

La versión recogida por el diario El País indicó que la mujer fue embestida por un tractocamión en la tarde del 20 de octubre. El impacto contra el vehículo fue contundente y falleció en el lugar del accidente, al que llegaron las autoridades para proceder con el levantamiento del cuerpo e iniciar las investigaciones respectivas.

La joven había cumplido 25 el domingo anterior. Fuentes como el programa radial, El Alargue, de Caracol Radio, informaron que la familia se había reunido para celebrar el cumpleaños a Diana quien, trágicamente, perdió su vida en las calles de la Sultana del Valle.

‘Don Víctor’ como se le conoce desde que desempeña la labor de técnico en las divisiones juveniles del Deportivo Cali, recibió la solidaridad del gremio de jugadores y comunicadores deportivos del país.

Un baluarte del Deportivo Cali

Bonilla, nacido en Tumaco en el año de 1971, es hijo de Víctor El Tumaqueño Bonilla, otro de los grandes jugadores del pacífico nariñense, con una destacada carrera en los años posteriores a El Dorado.

‘Don Víctor’ acompañó a su padre en la travesía ecuatoriana, al ocaso de su carrera, en donde él tomó el relevo generacional y comenzó la práctica del balompié en el país hermano.

Con 15 años de edad, el joven Bonilla regresó a Colombia para iniciar su carrera profesional en las inferiores del Deportivo Cali, uno de los equipos clásicos colombianos.

De carrera discreta en la década del ochenta, fue en la siguiente que explotó como hábil delantero, con la potencia innata de los oriundos del Pacífico: zurdo y con buena llegada por arriba, hizo carrera en el Cali hasta 1998, cuando el ‘Azucarero’ obtuvo su último título en el siglo, de la mano del técnico Fernando ‘Pecoso’ Castro.

Esa campaña es recordada por los hinchas porque ‘Don Víctor’ se destacó como goleador con 37 goles en 42 encuentros, lo que lo puso en la mira de Europa durante el buen momento del fútbol colombiano de esa década.

El Real Sociedad de España pagó por el 3,2 millones de euros con la intención de volverlo un delantero reconocido a nivel mundial. Para ese momento, ‘Don Víctor’ se encontraba en la plenitud de su carrera deportiva con 27 años.

Pero el jugador no logró adaptarse a la exigencia del fútbol español y concluyó relegado a la banca en la segunda mitad de La Liga. El equipo lo cedió a la UD de Salamanca, de la segunda división, en el que ‘Don Víctor’ concluyó su periplo español.

En el mercado invernal del año 2000 fue vendido por el Real Sociedad al Tolouse FC de la Ligue 1 de Francia por 1,8 millones de euros. A diferencia de España, en el país galo despertó su vena goleadora con 34 partidos y marcó 15 goles con los tolosanos, siendo el cuarto máximo goleador de la Liga francesa ese año.

Pese a su rendimiento, el equipo tuvo problemas administrativos y financieros que le hicieron perder la categoría, por lo cual fue cedido al Nantes, equipo en el que Bonilla no tuvo el mismo desempeño y terminó en el Montpellier, último equipo de su periplo francés.

La carrera como futbolista en activo concluyó en 2011 en Cortuluá, el equipo del corazón del Valle que era la sensación del torneo dada su recién ganada categoría en primera división.

SEGUIR LEYENDO:







TE PUEDE INTERESAR