“Es un proceso de paz que Colombia está llevando con mucha fuerza y compromiso”: presidente de Chile

Sebastián Piñera, quien llegó a Cartagena como parte de su visita oficial al país, reiteró su apoyo al proceso de paz que cumple cinco años en Colombia

El presidente de Colombia, Iván Duque (d), y su homólogo de Chile, Sebastián Piñera, participan en el acto "Paz con Legalidad", este viernes, en Turbaco (Colombia). EFE/Ricardo Maldonado
El presidente de Colombia, Iván Duque (d), y su homólogo de Chile, Sebastián Piñera, participan en el acto "Paz con Legalidad", este viernes, en Turbaco (Colombia). EFE/Ricardo Maldonado

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien llegó este viernes a Cartagena, Bolívar, manifestó su apoyo al proceso de paz que se adelanta en el país y que cumple cinco años desde el inicio de su implementación el próximo 26 de septiembre.

El primer mandatario del país austral, quien fue recibido por el presidente Iván Duque durante su visita oficial a Colombia, destacó que la implementación de los Acuerdos de Paz, firmados entre el Estado colombiano y la desmovilizada guerrilla de las FARC, siempre han sido acompañados por parte del Gobierno chileno.

“Chile ha sido siempre un país que ha acompañado y ha garantizado el proceso de Paz con Legalidad que está desarrollándose en Colombia. Este es un proceso que Colombia está llevando adelante con mucha fuerza y compromiso, y que el mundo entero mira con simpatía y con esperanza”, indicó Sebastián Piñera a su llegada al país.

Los mandatarios de ambos países visitaron un Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) en el municipio de Turbaco, departamento de Bolívar, uno de los territorios más afectados por el conflicto armado, las economías ilegales y la pobreza en el país que han sido priorizados para la implementación de estrategias que permitan mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

En este PDET los presidentes verificaron los procesos de reincorporación adelantados por parte de los excombatientes de las FARC, la sustitución de cultivos ilícitos, las iniciativas de desarrollo rural y los programas de desminado, a la vez que recorrieron una feria que promueve proyectos productivos de víctimas y reincorporados.

“La paz requiere ley, tiempo, coraje y amor. Es más difícil la paz que la violencia, pero la violencia es estéril y la paz es fecunda. Por eso lo que hemos visto, como desde las cenizas, como nos decía una mujer en la mañana, está resurgiendo la esperanza y la vida en estos territorios que fueron tan arrasados por el conflicto”, destacó Piñera en su intervención desde Turbaco.

En ese sentido, reconoció que los PDET, que llegan a más de 170 municipios en el país beneficiando a más de seis millones de ciudadanos, son una “semilla que está dando frutos fecundos”, que parten de la reintegración de los excombatientes y a la atención y reparación de las víctimas.

A su vez, señaló que es necesario que retorne el Estado de derecho a estos territorios que “vivian en la plena anarquía”, a la vez que se recuperen las potencialidades productivas con la entrega de tierras y el desminado de los campos como parte de el proceso de paz.

El presidente Piñera, junto a su equipo, le ha dado un mensaje a Colombia muy contundente, acompaña la paz con legalidad, la acompaña no con discursos, sino con recursos, porque ha estado en las campañas multidonantes, en los fondos, ha estado en el fondo regional y en el que participan organizaciones internacionales como la Unión Europea y también con asistencia técnica”, manifestó el presidente de Colombia.

Estas declaraciones del primer mandatario contrastan con sus palabras entregadas frente a las Naciones Unidas en las que aseguraba que el Acuerdo de Paz, firmado por el Estado colombiano y la desmovilizada guerrilla de las FARC, estaba “frágil” a pesar de los múltiples reconocimientos y apoyos recibidos por la comunidad internacional como uno de los hitos históricos para el país.

SEGUIR LEYENDO



TE PUEDE INTERESAR