“Espero que Uribe pida perdón por los falsos positivos”, padre Francisco de Roux

El presidente de la Comisión de la Verdad reiteró la importancia que tienen este tipo de testimonios dentro del proceso de esclarecimiento de los hechos y recordó que los mismos no tienen peso jurídico.

En la foto: Padre Francisco de la Roux, Presidente de la Comisión de la Verdad. (Colprensa - Álvaro Tavera)
En la foto: Padre Francisco de la Roux, Presidente de la Comisión de la Verdad. (Colprensa - Álvaro Tavera)

La audiencia del expresidente Juan Manuel Santos ante la Comisión de la Verdad, el pasado 11 de junio, sigue levantando reacciones y opiniones, tanto a favor como en contra del exmandatario, que pidió perdón por su papel como ministro de Defensa en la época de los falsos positivos; como de su jefe en ese momento, el también ex Jefe de estado, Álvaro Uribe Vélez. Entre esa cascada de comentarios no podía faltar, por su puesto, la del padre Francisco de Roux.

El presidente de la Comisión ofreció este sábado una entrevista para la W Radio, donde habló sobre la importancia de conocer este tipo de testimonios y la necesidad de que más implicados en el asunto de las ejecuciones extrajudiciales se animen a contar la verdad sobre el mismo y reconozcan su responsabilidad. El comentario, agregó, aplica para el propio exsenador Uribe.

Yo sí espero que el expresidente Uribe pida perdón por lo que pasó en su gobierno con los falsos positivos, pero eso es un asunto de él”, dijo el sacerdote durante uno de los puntos clave de la entrevista. Para recalcar la importancia de que esto se de, agregó que “no hay cosa más dura que la negación de los propios responsables o el silencio de los responsables”.

En ese sentido, le recordó a la emisora que lo que dijo Santos ante la Comisión, o lo que llegue a cualquier persona que acuda a la misma, incluso el jefe del Centro Democrático si alguna vez llega a hacerlo, no es jurídicamente vinculante, y solo cuenta como un testimonio de verdad dentro de un mucho más amplio proceso de reparación. “No estamos hablando de responsabilidades jurídicas, sino de algo más profundo que es la responsabilidad moral y, en ese sentido, la responsabilidad histórica y política”.

Igualmente, reconoció que nadie está obligado a dar testimonio en ese organismo, pero todos están invitados a hacerlo, pues tras el testimonio de Santos queda claro que los falsos positivos fueron una doctrina verídica proveniente de las más altas esferas del Estado colombiano, y que además premiaba a los miembros del Ejército Nacional con ascensos. “Tenemos que decir que después de 13 años no hemos tenido verdad plena, si esto hubiese sido de bajos rangos, los destituían y listo, pero esto viene de altos mandos”, agregó el padre De Roux.

No sobra agregar que los comentarios del presidente de la Comisión de la verdad toman sustento en algunos de los dichos el día de ayer por el expresidente Santos, quien advirtió que Uribe “nunca quiso reconocer la existencia de un conflicto armado, los guerrilleros para él eran unos simples narcotraficantes y terroristas”, pero a la vez reconoció que su entonces jefe “no se opuso al cambio de esa nefasta doctrina, que él mismo había estimulado. Nunca recibí una contraorden, ni fui desautorizado”.

Sobre el testimonio de Santos, de Roux emitió una opinión clara: “Él mismo tiene esa idea corporativa del Ejército, del Estado y del gobierno, que siempre tiende a protegerse. Él mismo se mete dentro de esa verdad corporativa, que es una cosa muy complicada y se cree el cuento de que lo que dicen es una mentira de las ONG en contra de la legitimidad del Ejército”.

Con todo, concluyó que la puerta siempre está abierta no sólo para Uribe, sino para todo involucrado en los falsos positivos que quiera contar la verdad sobre el tema, pues esta es la mejor forma de contrastar versiones de víctimas y victimarios, y de hallar los motivos por los que estos últimos actuaron de la forma en que lo hicieron. “La Comisión ha estado hablando con el Ejército y espero que hombres de la entidad vengan para contar la verdad”, dijo.

SEGUIR LEYENDO: