Envían a la cárcel para un hombre que se hizo pasar por brujo para abusar de un menor en Medellín

Según las autoridades, el individuo de 25 años se valió de engaños para convencer a la familia del menor de dejarlos estar a solas para hacer “rituales” para salvarle la vida.

/ Colprensa
/ Colprensa

La Fiscalía General de la Nación celebró esta tarde la decisión de un juez de control de garantías de enviar a la cárcel a un hombre de 25 años, acusado de apoyarse en una serie de engaños para abusar sexualmente de un menor de edad, en una vivienda ubicada al oriente de Medellín.

Según lo determinado por un fiscal del Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual (Caivas), los hechos ocurrieron entre julio de 2020 y enero de este año. Fue en esa época que el individuo procesado convenció a la familia de la víctima “de que el menor sufría un supuesto maleficio y que para sanarlo debía estar a solas con él para realizarle unas sesiones de brujería, porque de lo contrario, moriría a los 15 años”.

Durante esas sesiones, agrega el ente investigador, el procesado le dijo al menor que sus familiares estaban al tanto del presunto tratamiento y hasta lo convenció de que si revelaba la situación —los abusos—, ellos también podrían sufrir el mismo maleficio.

“El presunto depredador sexual fue capturado el pasado 9 de febrero por servidores del CTI y de la Policía de Infancia y Adolescencia y no se allanó a los cargos imputados por los delitos de acceso carnal violento agravado en concurso homogéneo y sucesivo y actos sexual abusivo con menor de 14 años” informó la Fiscalía, agregando que se presume que el hombre le habría realizado “tocamientos libidinosos de carácter sexual” a otro menor de la misma edad.

Hasta el momento se desconoce cuánto tiempo deberá pasar el acusado en la cárcel, sin embargo, se sabe que de acuerdo con el Código Penal de Colombia, dichos actos dan, cada uno, entre 12 y 20 años de pena, dependiendo de la gravedad de los hechos.

Vale recordar que, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) abrió 14.226 procesos para el restablecimiento de los derechos de niños, niñas y adolescentes víctimas de violencia sexual durante 2020, de los cuales cerca de 12.000 se cometieron contra mujeres menores de edad.

De igual manera, de acuerdo con el reporte de Medicina Legal, en 2020 se adelantaron un total de 2.453 exámenes médicos legales por presunto delito sexual a menores de cinco años; 5.366 a niños entre los seis y los 11 años y 7.540 a jóvenes entre los 12 y los 17 años. El mismo señala que, al incluir adultos de todas las edades, las ciudades donde más se realizan este tipo de pruebas es en Bogotá (3.513), Cali (647) y Medellín (610).

Sobre la situación en la capital antioqueña, un reporte del diario El Tiempo señala que, de acuerdo con la Unidad de Niñez de la Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos de la ciudad, en 2020 se le prestó atención a 186 niñas, niños y adolescentes víctimas de violencia sexual, mientras que otros 106 en riesgo y víctimas de explotación sexual comercial fueron acogidos en las sedes de Casa Vida.

Paralelamente, cerca de 9.000 menores de edad recibieron atención y sensibilización frente a distintas vulneraciones a sus derechos en dicha ciudad durante el mismo periodo de tiempo.

Basados en esas cifras es que, el pasado miércoles 3 de febrero, el presidente de Colombia, Iván Duque, sancionó la ley que declara imprescriptible la acción penal en caso de delitos contra la libertad, integridad y formación sexual de menores de edad.

“Aquí seguiremos comprometidos, trabajando en el marco de la gran alianza contra la violencia hacia niñas, niños y adolescentes, para que con estas herramientas jurídicas que, junto a la cadena perpetua y la prohibición del castigo físico como medio de crianza, convirtamos a Colombia en el país de la niñez, porque cada día en un niño o niña nace la posibilidad de que renazca la humanidad”, dijo al respecto la directora del ICBF, Lina Arbeláez.

Lee también: Nuevo round entre Álvaro Uribe e Iván Cepeda: denuncian ante la Corte Suprema al senador por supuestamente eliminar chats y audios que sostuvo con Monsalve