La incansable búsqueda de Borja Lázaro, el fotógrafo español que desapareció extrañamente en el Cabo de la Vela hace 7 años

La madre del fotógrafo no pierde la esperanza, por eso hoy busca que el caso se dé a conocer con más fuerza en Colombia.

Borja Lázaro Herrera. Ingeniero y fotoperiodista español desaparecido entre el 7 y 8 de enero de 2014 en el Cabo de la Vela, La Guajira.
Borja Lázaro Herrera. Ingeniero y fotoperiodista español desaparecido entre el 7 y 8 de enero de 2014 en el Cabo de la Vela, La Guajira.

Cada inicio de año es uno más sin que Ana María Herrero sepa del paradero de su hijo, el español Borja Lázaro Herrero, desaparecido entre el 7 y 8 de enero del 2013 en el Cabo de la Vela, La Guajira. El fotógrafo, en ese entonces con 34 años, llegó al país ese año y visitó lugares como Villa de Leyva, Cartagena y Santa Marta, hasta que finalmente en diciembre se dirigió al Cabo de la Vela.

Allí, hizo un reportaje fotográfico a los indígenas wayuu, y luego fue a pasar la Navidad con unos amigos en Bogotá, donde se contactó con su madre por última vez el 6 de enero de 2014. Según un reportaje entregado por El Tiempo, en ese momento Borja le dijo Ana María que “regresaría al Cabo de la Vela para entregar las fotografías impresas a los indígenas wayuu, como agradecimiento por haberle permitido hacerlo”.

Lea también: La dolorosa historia del asesinato, a manos de los ‘paras’ hace 20 años, del padre de Rigoberto Urán

Nos dijo que estaría unos días sin cobertura, pero que tranquilos. Vimos que aquello se alargaba mucho y el día 23 de enero pusimos la denuncia aquí en España de la desaparición y cuando llegó la denuncia a Colombia, lo que pasa es que había desaparecido entre el 7 y el 8 de enero de la posada en donde se alojaba. Quedaron allí sus pertenencias”, recuerda Ana María en el diario colombiano.

Ante la situación, la novia de Borja, Danny Sánchez, llamó a Colombia para averiguar sobre el paradero del fotógrafo, pero lo único que encontraron las autoridades fueron sus pertenencias en el último hostel donde se alojó. Su computador y cámara fotográfica fueron analizadas posteriormente, sin arrojar ninguna pista.

La última vez que se le vio a Borja fue durante la noche del 7 de enero, junto a sus amigos colombianos y extranjeros que se encontraban en la zona, pero al día siguiente nadie supo dar razón del paradero del español.

Las autoridades dieron a conocer en su momento tres hipótesis sobre la desaparición, la primera es que se trató de un secuestro, la segunda se inclinó porque el fotógrafo se ahogó, y la tercera apuntó a que Borja se perdió en la zona. Sin embargo ninguna de estas ha podido ser comprobada por falta de evidencia.

La familia nunca recibió alguna comunicación solicitando dinero a cambio de la humanidad del fotógrafo, y su madre asegura que no cree que él se hubiera ahogado, ya que según su testimonio en El Tiempo, Borja “era marinista, además el mar devuelve los cuerpos. No hubo nada”. Pero además, asegura que “lo buscaron unos días en las rancherías, repartieron carteles y hasta hoy no hay nada”.

El caso sigue en manos de la Policía del Ayuntamiento de Victoria y la Policía Nacional de Colombia, pero Ana María asegura que las comunicaciones con dichas instituciones son cada vez más distantes conforme los días pasan.

Pero no se rinde, en su búsqueda ha tocado las puertas del Rey de España y el Parlamento Europeo, para pedir ayuda, sin recibir respuesta. En España, el caso es conocido entre la opinión pública, pero en Colombia su madre busca posicionarlo a través de las redes sociales, con la esperanza de que internet sirva como canal para encontrar al menor de sus hijos.

A través de plataformas como Twitter y Facebook, Ana María logró contactar la Fundación Desaparecidos Colombia Huellas de Cristal, con la que recibió apoyo para distribuir carteles que ayuden a dar con el paradero de Borja. En estas redes, también creó una cuenta llamada “Paradero borja”, que maneja junto a los amigos del fotógrafo.

El Tiempo dio a conocer que el llamado de la madre de Borja hoy es que “aquellas personas que vieron o escucharon algo de aquel momento que no creyeron que fuera importante y que piensan que puede servir”, lo revelen “para que la investigación se active” y que finalmente pueda llegar al final del doloroso camino que ha significado la desaparición de su hijo en tierras colombianas.

Lea sobre otros temas: