El teletrabajo podría quedar formalizado en Colombia en 2021: estas son las condiciones para empresas que lo quieran adoptar definitivamente

El trabajo desde casa a causa de la pandemia del coronavirus podría continuar pero bajo condiciones.

Tomado de Pxfuel
Tomado de Pxfuel

Las medidas de prevención para evitar el contagio de la covid-19 en plena pandemia incluyen, dentro de su lista, el distanciamiento social, lo que generó que gran parte de las actividades que se realizaban en conjunto tuvieran que migrar a otras formas de ejecución. La rutina laboral fue una de ellas, el teletrabajo se convirtió en una palabra común en el lenguaje de los colombianos e, incluso, se busca que, legalmente, esta forma de trabajo se conserve aún y cuando la pandemia pase. Así va el proyecto de ley que busca reglamentarlo.

Las Comisiones Séptimas Conjuntas del Senado y de la Cámara de Representantes anunciaron el proyecto de ley que busca reglamentar la modalidad del trabajo en casa que, según Ángel Custodio Cabrera, “llegó para quedarse”.

“(....) vimos la necesidad de reglamentar esta modalidad de trabajo, y como Gobierno Nacional, a través de este ministerio, presentamos ante el Congreso este proyecto de ley para reglamentarlo. Esperamos todo el apoyo para sacar adelante esta iniciativa, que beneficia a trabajadores y empleadores, y ayuda a proteger el empleo en medio de la pandemia”, explicó Cabrera.

El senador del partido político Cambio Radical Carlos Fernando Motoa, quien es el ponente del proyecto, aseguró que se espera que las votaciones respecto al tema se esperan para el próximo miércoles 9 de diciembre o, a más tardar, el viernes 11 de diciembre, dependiendo de la jornada laboral en el senado y de sus tiempos. De ser aprobada, según el senador, “convertiría en ley en el próximo periodo legislativo”.

El proyecto tiene como fin dejar las pautas claras que debería seguir una empresa que quiera que sus empleados trabajen desde casa, entre esas pautas se encuentran el tipo de contrato, las condiciones temporales, entre otras cosas.

“El teletrabajo se refiere, siempre, a aquel que se hace mediado por el uso de tecnologías de la información y las comunicaciones; el trabajo en casa no necesariamente implica que el empleado deba estar conectado todo el día para producir o cumplir con sus funciones laborales”, explicó el senador ponente, Motoa.

Dentro de la lista de cosas que deben reglamentarse, según lo plantea el proyecto de ley, se encuentran los motivos y la cantidad de tiempo que un empleado podría teletrabajar, es decir, los empleadores solo podrían solicitarles teletrabajar a sus empleados por una cantidad máxima de tres meses que, podrían ser prorrogables por tres meses más, teniendo en cuenta las consecuencias que esto traería.

Lo que explicó Motoa es que si una empresa supera los tres meses máximos permitidos, y lo extiende otros tres meses, deberá modificar el contrato firmado inicialmente con su empleado y adecuarlo a las condiciones laborales que exigiría el teletrabajo. En caso que la solicitud sea hecha por el empleado, el ciudadano deberá presentar razones que fuerza mayor que lo obliguen a teletrabajar, y en caso de que lo necesite, prorrogar el tiempo tres meses más.

Ángel Custodio Cabrera, quien ha demostrado su apoyo al proyecto de ley, aseguró que la aprobación de la propuesta significaría la negociación constante entre jefes y empleados para llegar a condiciones cómodas para ambas partes, por ejemplo, podría negociarse una jornada intercalada entre trabajo presencial y trabajo desde casa si las partes involucradas están de acuerdo. “Adoptar esta modalidad requiere coordinación entre los empleados y los empleadores”, recalcó.

El teletrabajo según lo planteado, asegura que las empresas que adopten esta modalidad deberán asegurarle los mismos beneficios, derechos y garantías que rigen en el contrato que se haya firmado inicialmente, es decir, deben mantenerse, en caso de existir esas condiciones estipuladas en el contrato, una estabilidad en los horarios de la jornada, pago de horas extra, trabajo nocturno, dominicales y festivos, vacaciones y descansos.

Según Motoa, durante lo que va de la pandemia, los empleados denunciaron que trabajaron más horas de las que les correspondía, por lo que, con el proyecto de ley, el empleado adquiere el derecho que se denominó como desconexión laboral, lo que evitaría más abusos en ese sentido.

Por otra parte, los insumos necesarios para que el empleado pueda trabajar desde su hogar también estarán atados a negociación, aunque los empleados bien pueden hacer uso de sus equipos personales, deberán llegar a un acuerdo con sus empleadores para saber si pueden hacer uso de ellos o, si la empresa le otorgará equipos aparte.

Según lo estipula el proyecto, “en teletrabajo los empleados pueden disponer de sus propios equipos y demás herramientas, siempre que medie acuerdo con el empleador; si no hay acuerdo, el empleador debe suministrar los medios de trabajo, de acuerdo con los recursos disponibles. Previo a la implementación del trabajo en casa, toda empresa y entidad pública o privada deberá contar con un procedimiento tendiente a proteger este derecho”.

Entre otros aspectos varios, el proyecto, que se espera sea discutido el próximo miércoles, pretende que a los empleados se les respete el derecho de no trabajar si cuenta con incapacidad médica. Se solicita que los empleadores promuevan la formación, capacitación y desarrollo de competencias digitales de sus trabajadores, y les aseguren un auxilio monetario para pagar la cuenta de conexión a internet a los empleados cuyos salarios no asciendan de dos salarios mínimos mensuales legales vigentes.