Aprueban ley que declara el 2 de mayo como día conmemorativo de las víctimas de Bojayá

“A pesar de que sufrimos ese triste suceso, aún seguimos levantando la bandera de Bojayá y hablando por nuestros muertos”, dijo la líder Noency Mosquera en el reciento del Senado tras aprobarse el proyecto.

Así quedó la iglesia de Bojayá, Chocó, cuando las FARC lanzaron un explosivo en medio de un enfrentamiento con paramilitares. Toda la gente del pueblo se había refugiado ahí.
Así quedó la iglesia de Bojayá, Chocó, cuando las FARC lanzaron un explosivo en medio de un enfrentamiento con paramilitares. Toda la gente del pueblo se había refugiado ahí.

Con 71 votos a favor y 0 en contra, este jueves la plenaria del Senado aprobó la ley que declara el día 2 de mayo como conmemorativo de las víctimas de Bojayá.

La iniciativa nació con el objetivo de rendir homenaje a las mujeres, hombres, abuelos, jóvenes, niñas y niños que fueron víctimas de la masacre en la comunidad de Bellavista, municipio de Bojayá, el 2 de mayo de 2002, así como a sus familiares y quienes residen en este municipio.

Lea: “El llamado ‘entrampamiento’ no era contra mí, sino contra el proceso de paz”: Jesús Santrich culpa al uribismo y a las Farc

El proyecto aprobado en su último debate y que pasará a sanción presidencial, además pretende que se declare el 2 de mayo como el ‘Día Conmemorativo de las Víctimas de Bojayá', bajo el propósito de impulsar la generación de conciencia colectiva en el país sobre los hechos atroces cometidos en el marco del conflicto armado en este municipio, promoviendo la creación, preservación y promoción de memoria colectiva y memoria histórica de las comunidades locales víctimas.

En medio de la sesión del Senado, la líder de Bojayá, Noency Mosquera le agradeció a los parlamentarios apoyar esta iniciativa y cantó una parte del himno de su pueblo chocoano.

Twitter

Los ponentes del proyecto, María José Pizarro y David Racero, ambos representantes a la Cámara, propusieron que: “en homenaje a la memoria de las víctimas de Bojayá, el Gobierno Nacional a través del Centro Nacional de Memoria Histórica, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y la Autoridad Nacional de Televisión, según corresponda, garantizarán los recursos necesarios para que la Radio Televisión Nacional de Colombia (RTVC) emita un documental sobre los hechos ocurridos en el municipio de Bellavista en concertación con la comunidad”.

Así mismo, que el Gobierno Nacional, a través del Ministerio del Interior, Ministerio de Cultura y demás entidades pertinentes, realice acciones encaminadas a la recuperación del lugar de la memoria en Bellavista Viejo.

Tras la aprobación en el Senado de esta iniciativa, el congresista Iván Cepeda trinó: “Contrastes entre memoria y negacionismo: la oposición presentó proyectos de ley de homenaje a víctimas de masacre de las bananeras, madres de Soacha, y de la masacre de Bojayá. Los primeros dos los hundió el uribismo. El tercero lo sacamos hoy adelante”.

infobae-image

¿Qué pasó en Bojayá?

Según lo relató Rutas del Conflicto, el 2 de mayo de 2002, guerrilleros del Bloque José María Córdoba las Farc y paramilitares del Bloque Élmer Cárdenas se enfrentaron entre las cabeceras municipales de Vigía del Fuerte y Bojayá, conocida en la zona como Bellavista.

  163
163

Allí, los paramilitares se escondieron detrás de la Iglesia y hacia las 11 de la mañana las Farc lanzaron contra ellos una pipeta de gas llena de metralla que cayó dentro de la parroquia, donde se refugiaban más de 300 personas.

Lea: La entrevista a Pablo Escobar que vuelve a ser noticia, 25 años más tarde

El cilindro bomba rompió el techo de la iglesia, impactó contra el altar y estalló produciendo una gran devastación: en el suelo y hasta en los muros quedó la evidencia de los cuerpos desmembrados o totalmente deshechos. El enfrentamiento había empezado el 20 de abril y duró hasta el 7 de mayo.

En la masacre murieron 98 personas: 79 como víctimas directas en la explosión de la pipeta, de las cuales 48 eran menores de edad; otras 13 murieron en los hechos precedentes y posteriores al crimen cometido en la Iglesia de Bellavista y 6 personas que estuvieron expuestas a la explosión de la pipeta y murieron de cáncer en el transcurso de los ocho años siguientes.