Los bostezos se “contagian” entre algunos animales, según reveló un estudio de Nature

Una investigación analizó a los geladas, también conocidos como monos corazón sangrante, y encontró que el sonido que producen al bostezar produce una reacción en cadena. Según plantearon los autores, estas especies tienen una comunicación vocal variada y compleja

Guardar

Nuevo

Un macho gelada bostezando, en una imagen proporcionada por los autores del estudio (NaturZoo Rheine/ M. Francesconi)
Un macho gelada bostezando, en una imagen proporcionada por los autores del estudio (NaturZoo Rheine/ M. Francesconi)

Cuando otra persona bosteza, te hace bostezar; todos lo hemos experimentado. El fenómeno del contagio del bostezo (YC) no se limita a los humanos y parece estar presente principalmente en especies altamente sociales, en todo el linaje de los primates (grandes simios, cercopitecinos, recientemente detectado en un mono sudamericano y en una especie de lémur), así como como en otros animales (por ejemplo, cerdos, lobos, perros domésticos, leones, hienas manchadas, perros pintados africanos, periquitos).

A pesar de los misterios en torno a las posibles funciones y la neurobiología que sustentan el fenómeno, hallazgos recientes sugieren que este hecho podría haber evolucionado para promover la sincronización grupal y que se correlaciona hasta cierto punto con la cercanía social. Para los humanos, bostezar puede deberse a la fatiga o al aburrimiento, y ver u oír a otra persona bostezar puede iniciar una reacción en cadena.

Estudios anteriores han explorado el contagio por bostezos dentro y entre varias especies; por ejemplo, algunos trabajos han demostrado que los perros bostezan en respuesta al sonido de los bostezos humanos. Pero hasta la fecha, no se habían conocido estudios sobre el contagio intraespecífico de bostezos provocados de forma audible en una especie no humana.

Ahora, un equipo de investigación de Francia e Italia ha estudiado específicamente cómo el sonido de los bostezos afecta a sus congéneres. El trabajo del equipo se acaba de publicar en la revista Nature Scientific Reports.

Es uno de los primeros registros de esta clase de "contagio" de bostezo por sonido (Imagen Ilustrativa Infobae)
Es uno de los primeros registros de esta clase de "contagio" de bostezo por sonido (Imagen Ilustrativa Infobae)

Los geladas, también conocidos como monos corazón sangrante, son endémicos de Etiopía. Viven en sociedades de múltiples niveles que incluyen unidades, equipos, bandas y comunidades. Las unidades centrales incluyen un solo macho adulto reproductivo con múltiples hembras adultas, sus crías y al menos un macho seguidor; o sólo varones adultos jóvenes y adolescentes que ya no viven dentro de sus unidades de nacimiento.

Al igual que los humanos, los geladas disfrutan de una comunicación vocal rica y compleja. Según el nuevo estudio, un panorama social evolutivo similar, con desafíos similares (por ejemplo, la necesidad de coordinación grupal con sujetos que no siempre están en contacto visual), posiblemente haya conducido al surgimiento de una comunicación multimodal en ambas especies.

Los hallazgos existentes muestran que los geladas que bostezan, en su mayoría machos, emiten un sonido vocal fuerte que no surge únicamente de la inhalación y la exhalación. Si bien los investigadores detrás de este estudio sabían que el contagio visual del bostezo podría afectar a los geladas, querían saber si el sonido del bostezo sin una señal visual produciría un efecto similar.

Una de las figuras del estudio de Nature, descrita como un "espectrograma de una vocalización de bostezo producida por un macho gelada"
Una de las figuras del estudio de Nature, descrita como un "espectrograma de una vocalización de bostezo producida por un macho gelada"

Bostezos audibles

Los investigadores plantearon la hipótesis de que, al igual que con los humanos, a medida que evolucionó, la vocalización de bostezos entre geladas podría haber llevado a la posibilidad de su contagio entre sujetos que no podían verse entre sí; y, además, que cualquier contagio de bostezo basado en la vocalización se ajustaría de acuerdo con el valor social percibido del sonido activador.

Para probar estas hipótesis, realizaron un estudio en el NaturZoo Rheine de Alemania, que alberga una colonia de 106 geladas, la cautiva más grande del mundo. Allí, los animales viven en cinco unidades centrales (cuatro de un solo macho y una solo de machos) dentro de dos recintos adyacentes, divididos por un estanque, que incluyen áreas interiores y exteriores a través de las cuales los geladas pueden deambular libremente. Los animales de cada recinto pueden ver y oír a los de la sala adyacente, pero no pueden establecer contacto físico con ellos.

De entre todas las unidades, los investigadores seleccionaron aleatoriamente a 33 sujetos de prueba (7 machos, 26 hembras; 21 de un recinto y 12 del otro) para experimentos de reproducción, realizados en áreas al aire libre. Sólo se seleccionaron adultos, ya que el contagio por bostezo en geladas sólo ha aparecido entre adultos.

Anteriormente, hubo estudios que analizaron si los perros bostezan en respuesta al sonido de los bostezos humanos (Pixabay)
Anteriormente, hubo estudios que analizaron si los perros bostezan en respuesta al sonido de los bostezos humanos (Pixabay)

Dado que los bostezos audibles provienen principalmente de hombres, los investigadores primero registraron sonidos de bostezos masculinos (que pueden ayudar a promover la coordinación del grupo, según un estudio de 2021) como vocalizaciones de prueba y pares de gruñidos afiliativos masculinos como vocalizaciones de control. Luego, controlando múltiples factores de confusión, reprodujeron los sonidos a los sujetos de prueba en diversas condiciones y observaron sus reacciones. Ninguno de los machos cuyos sonidos de bostezo se utilizaron como vocalizaciones de prueba fueron evaluados con sus propias grabaciones de voz.

En particular, los hallazgos mostraron que entre los geladas existe un contagio de bostezos provocados de forma audible. Esto los convierte en la única especie, además de los humanos, que experimenta este fenómeno. Al escribir que el mero sonido de un bostezo puede desencadenar otros contagiosos en geladas, los investigadores señalan que, en comparación con los gruñidos de control, los bostezos audibles provocaron más bostezos, una mayor probabilidad de bostezar y niveles similares de contagio en ambos machos y hembras.

Los especialistas también confirman que los sujetos de prueba bostezaron con más frecuencia en reacción a bostezos audibles realizados por individuos de su propio grupo, lo que indica que la pertenencia al grupo podría ser un factor en el contagio de bostezos provocados de forma audible.

Si bien hay más que explorar en esta área, el equipo cree que el contagio de bostezos provocado de forma audible podría tener un propósito social tanto en humanos como en geladas.

* Luca Pedruzzi es investigador y estudiante de doctorado de la Unidad de Etología del Departamento de Biología de la Universidad de Pisa, Italia. La información contenida en este artículo periodístico se desprende de la investigación denominada “El sonido de los bostezos hace bostezar a las geladas”, publicada en Nature Scientific Reports de la que también son autores: Martina Francesconi, Elisabetta Palagi y Alban Lemasson.