¿Los olores pueden distorsionar nuestra percepción del color?

Un nuevo estudio publicado en Frontiers in Psychology reveló una intersección intrigante entre el sentido del olfato y la percepción del color. Por qué determinados aromas pueden distorsionar las experiencias visuales

Compartir
Compartir articulo
Según el científico Ryan Ward "la presencia de diferentes olores influye en cómo los humanos perciben el color”
Según el científico Ryan Ward "la presencia de diferentes olores influye en cómo los humanos perciben el color”

El cerebro combina constantemente información multisensorial del entorno. Los olores, por ejemplo, a menudo se perciben mediante señales visuales; estas sensaciones interactúan para formar la propia experiencia subjetiva. Este proceso de integración puede tener un profundo impacto en la experiencia resultante y puede alterar la realidad subjetiva.

Las correspondencias intermodales son asociaciones consistentes entre características de estímulos en diferentes impulsos sensoriales. Se supone que estas correspondencias son de naturaleza bidireccional y se ha demostrado que influyen en la percepción en una variedad de modos diferentes. La visión es dominante en la percepción multisensorial y puede influir en cómo se percibe la información en el resto de los sentidos, incluido el olfato.

La combinación de información de dos o más sentidos, como entre los olores y la suavidad de las texturas, el tono, el color y las dimensiones musicales, también hace que se asocien temperaturas más altas con colores más cálidos, tonos de sonido más bajos con posiciones menos elevadas y colores con el sabor de alimentos particulares (por ejemplo, el sabor de las naranjas con su tono).

Ahora, un estudio publicado en Frontiers in Psychology ha demostrado experimentalmente que estas asociaciones cruzadas inconscientes con el sentido del olfato pueden afectar la percepción de los colores. “Aquí mostramos que la presencia de diferentes olores influye en cómo los humanos perciben el color”, explicó el autor principal, Ryan Ward, profesor titular de la Universidad John Moores de Liverpool en Liverpool, Reino Unido.

El proceso de integración multisensorial puede tener un profundo impacto en la experiencia resultante y puede alterar la realidad subjetiva
El proceso de integración multisensorial puede tener un profundo impacto en la experiencia resultante y puede alterar la realidad subjetiva

El tono del aroma

Ward y sus colegas probaron la existencia y fuerza de las asociaciones olor-color en 24 mujeres y hombres adultos de entre 20 y 57 años de edad. Los participantes se sentaron frente a una pantalla en una habitación sin estímulos sensoriales no deseados durante la duración de los experimentos. No usaban desodorantes ni perfumes y ninguno informó ser daltónico o tener problemas del olfato.

Todos los aromas ambientales en la sala de aislamiento se eliminaron con un purificador de aire durante cuatro minutos. Luego, uno de los seis olores (elegidos al azar entre caramelo, cereza, café, limón y menta, además de agua inodoro como control) se transmitió a la habitación con un difusor ultrasónico durante cinco minutos. “En un estudio anterior, habíamos demostrado que el olor del caramelo comúnmente constituye una asociación intermodal con el marrón oscuro y el amarillo, al igual que el café con el marrón oscuro y el rojo, la cereza con el rosa, rojo y morado, la menta con el verde y el azul, y limón con amarillo, verde y rosa”, explicó Ward.

A los participantes se les presentó una pantalla que les mostraba un cuadrado lleno de un color aleatorio (de un rango infinito) y se les invitó a ajustar manualmente dos controles deslizantes, uno de amarillo a azul y otro de verde a rojo, para cambiar su tono a gris neutral. Una vez registrada la elección final, se repitió el procedimiento hasta que todos los olores se presentaron cinco veces.

La visión es dominante en la percepción multisensorial y puede influir en cómo se percibe la información en el resto de los sentidos, incluido el olfato
La visión es dominante en la percepción multisensorial y puede influir en cómo se percibe la información en el resto de los sentidos, incluido el olfato

Los resultados mostraron que los participantes tenían una tendencia débil pero significativa a ajustar uno o ambos controles deslizantes demasiado lejos del gris neutro. Por ejemplo, cuando se les presentó el olor del café, percibieron erróneamente que el gris era más un color marrón rojizo que un verdadero neutro. Asimismo, ante el olor a caramelo, percibieron erróneamente un color enriquecido en azul como gris. La presencia del olor distorsionaba de forma predecible la percepción del color de los participantes.

Una excepción fue cuando se presentó el olor a menta: aquí, la elección del tono por parte de los participantes fue diferente de la asociación típica demostrada para los otros aromas. Como era de esperar, la selección de los participantes también correspondió al verdadero gris cuando se les presentó la fragancia neutra del agua.

“Estos resultados muestran que la percepción del gris tendía hacia sus correspondencias anticipadas para cuatro de cinco aromas, a saber, limón, caramelo, cereza y café -indicó Ward-. Esta sobrecompensación sugiere que el papel de las asociaciones intermodales en el procesamiento de información sensorial es lo suficientemente fuerte como para influir en cómo percibimos la información de diferentes sentidos, aquí entre olores y colores. Necesitamos saber hasta qué punto los primeros influyen en la percepción de los segundos. Por ejemplo, ¿el efecto que se muestra aquí todavía está presente para olores que se encuentran con menos frecuencia o incluso para los que se encuentran por primera vez? Estamos analizando esto”.