Qué posibilidad hay de que las mascotas se contagien viruela del mono de los humanos

Se han reportado al menos dos casos en el mundo, en Francia y Brasil. Un nuevo estudio británico no halló esa transmisión en el Reino Unido. Sus conclusiones

Los científicos saben que la viruela del simio puede infectar a más de 50 especies de mamíferos y creen que puede ser endémica en las poblaciones de roedores salvajes
Los científicos saben que la viruela del simio puede infectar a más de 50 especies de mamíferos y creen que puede ser endémica en las poblaciones de roedores salvajes

En agosto pasado se informó de la detección del virus de la viruela del mono en dos perros, uno en Francia y otro en Brasil. Los casos quedaron documentados. Ahora, un nuevo estudio, realizado en el Reino Unido concluyó que el riesgo de que las personas transmitan esa enfermedad a sus animales de compañía es bajo.

El caso detectado en Francia había sido publicado por la revista The Lancet. El perro, un galgo italiano macho de 4 años, “y sin antecedentes médicos previos presentó lesiones mucocutáneas, incluyendo pústulas en el abdomen y una fina ulceración anal. El perro dio positivo para el virus de la viruela del simio mediante el uso de un protocolo de PCR”, a los 12 días del inicio de los síntomas de sus dos propietario.

Casi el mismo tiempo, en Brasil la Secretaría de Salud del Estado de Minas Gerais informó que el 22 de agosto se obtuvo un resultado positivo “para Monkeypox en una prueba de laboratorio realizada en una muestra de un perro. El resultado detectable fue en el examen de biología molecular (qPCR). Se trata de un cachorro de 5 meses que vivía en el mismo ambiente y tuvo contacto con un caso humano confirmado de viruela del mono en el municipio de Juiz de Fora”, indicó ese organismo oficial.

Según los CDC , las personas pueden transmitir la viruela del simio a sus mascotas a través del contacto cercano, como caricias, abrazos, lamidas y compartir una cama (REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración/Archivo)
Según los CDC , las personas pueden transmitir la viruela del simio a sus mascotas a través del contacto cercano, como caricias, abrazos, lamidas y compartir una cama (REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración/Archivo)

Se trata de casos raros, pero hay expertos en enfermedades infecciosas que anticipan que, si se establecieran reservorios del virus en animales, sería difícil de controlar, y podrían desencadenar nuevos brotes entre humanos. “Creo que ese riesgo es cada vez mayor”, dijo Huaiping Zhu, director del Centro de Modelado de Enfermedades de la Universidad de York en Toronto, Canadá, argumentando que incluso con la disminución de los casos globales, los casos y el aumento del número de roedores aún se traducen en más riesgo.

Zhu es el autor principal de un estudio publicado en septiembre en el Journal of Medical Virology que utilizó modelos matemáticos para proyectar cómo la viruela del simio podría propagarse desde un huésped animal en un área metropolitana teórica.

La viruela del simio fue descubierta en un mono en 1958 y en humanos en 1970 y desde entonces se volvió endémica en 11 países de África occidental y central. Ha saltado de animales a humanos en esa región, pero en el último año se viene detectando una amplia propagación de persona a persona en otros países de todo el mundo.

La agencia aconseja que las personas con el virus eviten el contacto con animales o envíen mascotas a vivir a otro lugar hasta que dichos dueños se hayan recuperado de la fase sintomática de la infección de aproximadamente tres semanas (REUTERS/Dado Ruvic)
La agencia aconseja que las personas con el virus eviten el contacto con animales o envíen mascotas a vivir a otro lugar hasta que dichos dueños se hayan recuperado de la fase sintomática de la infección de aproximadamente tres semanas (REUTERS/Dado Ruvic)

Los científicos saben que la viruela del simio puede infectar a más de 50 especies de mamíferos y creen que puede ser endémica en las poblaciones de roedores salvajes, según un informe que publicaron los Centros de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos. Estos podrían ser ardillas soleras y de cuerda, las ratas gigantes y los lirones africanos, indicó el organismo gubernamental estadounidense.

La preocupación por la transmisión de enfermedades de animales a humanos creció en las últimas décadas y podrían volverse más comunes a causa del cambio climático, tal como dio cuenta una investigación de la Universidad de Washington publicada en abril último en Nature.

Los antecedentes más graves fueron el VIH que se cree pasó de primates a humanos en África occidental a principios del siglo XX y el SARS-CoV-2, que causa el COVID-19, que se originó en los murciélagos en el este de China, aunque todavía se mantiene un debate muy politizado sobre ese origen.

La viruela del simio fue descubierta en un mono en 1958 y en humanos en 1970 y desde entonces se volvió endémica en 11 países de África occidental y central
La viruela del simio fue descubierta en un mono en 1958 y en humanos en 1970 y desde entonces se volvió endémica en 11 países de África occidental y central

Desde junio de 2022, la Agencia de Seguridad Sanitaria y la Agencia de Sanidad Animal y Vegetal del Reino Unido recopilaron datos de encuestas sobre las mascotas de los británicos diagnosticados con viruela del simio. Hasta mediados de septiembre, 40 personas con viruela del mono informaron que tenían 154 mascotas, incluidos 42 perros y 26 gatos. Los autores del estudio documentaron en un artículo publicado en la revista Eurosurveillance la semana pasada dijo que ninguno de estos animales aparentemente desarrolló síntomas que sugirieran una infección por viruela del simio.

Los especialistas que analizaron los datos admitieron que sus hallazgos probablemente se basen en una “subestimación sustancial de mascotas asociadas con casos confirmados” de viruela del simio. Aún así concluyeron que el riesgo de transmisión del virus de los humanos a sus mascotas es bajo. Sin embargo, destacaron la posibilidad de que la viruela del simio se propague a los roedores, que, según dijeron en el trabajo, podrían infectar a los animales domésticos que, a su vez, podrían transmitir el virus a los humanos.

Los investigadores dijeron que, además que puede haber mascotas que no presentaron síntomas y sus casos pasaron desapercibidos, o algunos propietarios tal vez no han informado de la enfermedad de sus animales por temor a que fueran puestos en cuarentena.

El virus ha saltado de animales a humanos en esa región, pero en el último año se viene detectando una amplia propagación de persona a persona en otros países de todo el mundo (REUTERS/Dado Ruvic)
El virus ha saltado de animales a humanos en esa región, pero en el último año se viene detectando una amplia propagación de persona a persona en otros países de todo el mundo (REUTERS/Dado Ruvic)

David Evans, profesor de microbiología médica e inmunología en la Universidad de Alberta, que no participó en el estudio británico, argumentó que el brote mundial de viruela del simio aún sigue siendo lo suficientemente pequeño por lo tanto la posibilidad de que el virus pase de los humanos a un nuevo reservorio de animales salvajes es también pequeño.

No es un virus particularmente fácil de transmitir excepto en circunstancias especiales”, dijo. “El riesgo de transmisión de humanos a animales de compañía es bajo; el riesgo de transmisión de esa mascota a un huésped susceptible también es bajo; y el riesgo de que la enfermedad se establezca luego también es bajo. Entonces, colectivamente, este escenario parece bastante improbable que se produzca”, dijo el experto, según informó NBCNews.

Los investigadores dijeron que, además que puede haber mascotas que no presentaron síntomas y sus casos pasaron desapercibidos, o algunos propietarios tal vez no han informado de la enfermedad de sus animales por temor a que fueran puestos en cuarentena
Los investigadores dijeron que, además que puede haber mascotas que no presentaron síntomas y sus casos pasaron desapercibidos, o algunos propietarios tal vez no han informado de la enfermedad de sus animales por temor a que fueran puestos en cuarentena

Lisa Scheuermann, oficial técnica de la Organización Mundial de la Salud, dijo que una comprensión más clara del riesgo de propagación de la viruela del simio de humano a animal “necesitaría más investigación sobre la susceptibilidad y la presentación clínica de diferentes especies animales, así como los modos de transmisión. entre humanos y animales, y la persistencia viral en el medio ambiente”.

El brote de viruela del mono que se produjo este año ya abarca a 107 países y se han reportado 70.696 personas, según un registro que llevan los CDC. La tasa de casos semanales alcanzó su punto máximo en el mundo a mediados de agosto y desde entonces ha disminuido constantemente, aunque los casos siguen aumentando en algunas naciones, incluidos México y Colombia.

Las lesiones que causa la viruela del simio pueden ser dolorosas. Tradicionalmente, se sabe que el virus se transmite entre humanos a través del contacto de piel con piel y, con menor frecuencia, a través de ropa, ropa de cama y toallas que han sido contaminadas por contacto con lesiones.

Las ardillas soleras y de cuerda, las ratas gigantes y los lirones africanos podrían ser reservorios del virus, indicó el organismo gubernamental de Estados Unidos (Getty)
Las ardillas soleras y de cuerda, las ratas gigantes y los lirones africanos podrían ser reservorios del virus, indicó el organismo gubernamental de Estados Unidos (Getty)

Según los CDC , las personas pueden transmitir la viruela del simio a sus mascotas a través del contacto cercano, como caricias, abrazos, lamidas y compartir una cama. La agencia aconseja que las personas con el virus eviten el contacto con animales o envíen mascotas a vivir a otro lugar hasta que dichos dueños se hayan recuperado de la fase sintomática de la infección de aproximadamente tres semanas. En el caso francés, dos hombres con viruela símica durmieron en la misma cama que su galgo italiano.

“Lavar la ropa de cama será increíblemente importante y mantener a las mascotas fuera de su dormitorio”, dijo Meghan Davis, profesora asociada de salud ambiental e ingeniería en la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, sobre cómo las personas con viruela del mono pueden mitigar el riesgo de transmitir el virus a sus mascotas.

Al expresar su preocupación de que los roedores puedan contraer la viruela del simio por la contaminación de artículos dentro de los hogares de las personas, como la ropa de cama, Davis argumentó que las autoridades de salud deberían ir más allá del análisis de mascotas y buscar casos de viruela del simio en animales salvajes, como los ratones que infestan los hogares.

SEGUIR LEYENDO


TE PUEDE INTERESAR