Identificaron los restos de una desaparecida de la dictadura uruguaya hallada en un predio militar

La militante comunista Amelia Sanjurjo fue detenida mientras repartía panfletos, torturada y asesinada en 1977, cuando estaba embarazada

Guardar

Nuevo

Fotografía de archivo del fotógrafo uruguayo Aurelio González mostrando imágenes hechas por él sobre la huelga general y la aparición de tanques de guerra en el Palacio Legislativo, que precedieron al golpe de Estado de 1973. (EFE/Alejandro Prieto)
Fotografía de archivo del fotógrafo uruguayo Aurelio González mostrando imágenes hechas por él sobre la huelga general y la aparición de tanques de guerra en el Palacio Legislativo, que precedieron al golpe de Estado de 1973. (EFE/Alejandro Prieto)

(Desde Montevideo, Uruguay) - Amelia Sanjurjo –o la Pocha, como le decían– tenía 40 años cuando, estando embarazada, fue detenida por la dictadura militar uruguaya. Era una militante comunista que fue secuestrada en la vía pública en un operativo represivo del Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA). Sanjurjo fue detenida porque, según los informes policiales de la época, había repartido panfletos que invitaban a los comercios y las casas de familias a realizar un apagón de luz. Fue torturada y asesinada, y de sus restos no se supo nada hasta este martes.

El inicio de la identificación de Sanjurjo fue hace un año, cuando una retroexcavadora levantó un cráneo y mucha cal de un predio en el Batallón 14, una unidad del Ejército uruguayo que fue un centro de detención y tortura durante la última dictadura del país (1973-1985). Este es un lugar clave en las excavaciones que buscan encontrar restos de detenidos desaparecidos por las acciones ilegítimas que el Estado uruguayo cometió durante el régimen de facto.

Tras ese descubrimiento, los antropólogos comenzaron con la excavación final y los análisis para conocer la identidad de esos restos humanos. Los análisis primarios permitieron determinar que pertenecían a una mujer y hacer una estimación de la edad, gracias a un estudio llevado adelante en un laboratorio genético de Argentina.

Los restos de Amelia Sanjurjo, una militante comunista desaparecida en la última dictadura, aparecieron en un cuartel militar de Uruguay (Captura Tv Ciudad)
Los restos de Amelia Sanjurjo, una militante comunista desaparecida en la última dictadura, aparecieron en un cuartel militar de Uruguay (Captura Tv Ciudad)

Pero estos datos no eran suficientes para saber quién era. Incluso, la organización de Madres y Familiares realizó en diciembre una marcha con la consigna “Que nos digan quién es”. “Nos urge nombrarla, nos urge darle un nombre; necesitamos saber quién es, qué nombre lleva, quién fue, cuál es su historia”, leyó Laura Boiani, nieta de Otermín Montes de Oca, desaparecido en 1957.

Sin embargo, las muestras obtenidas de los huesos no eran concluyentes para lograr una identificación, como expresó en un comunicado el Grupo de Investigación en Antropología Forense.

Las mujeres desaparecidas en la última dictadura y cuyos restos no habían sido encontrados eran 39. De ese universo, 21 nombres fueron descartados. Entre ellas figuran Elena Quinteros y María Claudia García de Gelman. La falta de ADN de muchos familiares obligó a hacer una campaña para conseguir la mayor cantidad de muestras, que fueron a parar al laboratorio argentino.

El fiscal especializado en Delitos de Lesa Humanidad, Ricardo Perciballe (c), habla durante una conferencia de prensa este 28 de mayo de 2024 en Montevideo (Uruguay), en la cual se anunció que los restos hallados el 6 de junio de 2023 pertenecen a Amelia Sanjurjo Casal. (EFE/ Sofía Torres)
El fiscal especializado en Delitos de Lesa Humanidad, Ricardo Perciballe (c), habla durante una conferencia de prensa este 28 de mayo de 2024 en Montevideo (Uruguay), en la cual se anunció que los restos hallados el 6 de junio de 2023 pertenecen a Amelia Sanjurjo Casal. (EFE/ Sofía Torres)

En diciembre, la poca información que había disponible apuntaba a que una posible víctima era Sanjurjo. Ella era la única de la que no se habían conseguido muestras suficientes de ADN con las que contrarrestar. La sospecha se confirmó este martes.

“Amelia era una mujer dulce, coqueta, cálida, distraída pero de gran temple; así la describen quienes la conocieron. Paciente y tozuda con su cabello alborotado y su hablar pausado. Con su infaltable sonrisa”, recuerda la asociación de familiares.

Quienes la conocieron también la recuerdan como una “militante de alma”, que dedicaba día y noche a esa actividad sin importar la hora que regresara a su casa. “Amelia vuelve a su casa, a su familia y a su pueblo”, cierra el posteo de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos.

Amelia Sanjurjo, cuyos restos aparecieron en un predio militar de Uruguay, fue secuestrada en 1977, cuando estaba embarazada (Captura Tv Ciudad)
Amelia Sanjurjo, cuyos restos aparecieron en un predio militar de Uruguay, fue secuestrada en 1977, cuando estaba embarazada (Captura Tv Ciudad)

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou se expresó en su cuenta de X tras el anuncio. “Hoy se confirmó la identidad de los restos hallados en el año 2023 en el Batallón 14. Se trata de Amelia Sanjurjo, desaparecida en 1977. Reafirmando el compromiso del gobierno con la búsqueda de personas desaparecidas, hoy una familia y el Uruguay todo encuentran un poco de paz”, escribió el mandatario.

Con la identificación de Sanjurjo, son 35 los desaparecidos durante la última dictadura que fueron identificados, consignó El Observador. Es el tercer caso de restos que se encuentran en el Batallón 14. Antes habían sido los del maestro Julio Castro y Ricardo Blanco. Además, en el Batallón 13 aparecieron Fernando Miranda y Eduardo Bleier y en una chacra de la Fuerza Aérea estaba Ubagesner Cháves Sosa. Roberto Gomensoro fue encontrado en 1972 en un lago de una represa.

Las otras 29 víctimas fueron identificadas en Argentina u otros países de la región.

Guardar

Nuevo