Inundaciones en Brasil: Río Grande do Sul enfrenta graves problemas económicos y un camino poco claro hacia la reconstrucción

La catástrofe ambiental, sin precedentes en la historia del estado, tuvo una escala de devastación que puede ser comparable a la del huracán Katrina, que azotó Nueva Orleans en 2005

Guardar

Nuevo

Río Grande do Sul enfrenta graves problemas económicos y un camino poco claro hacia la reconstrucción (REUTERS/Amanda Perobelli)
Río Grande do Sul enfrenta graves problemas económicos y un camino poco claro hacia la reconstrucción (REUTERS/Amanda Perobelli)

Las inundaciones en el estado brasileño de Río Grande do Sul devastaron casi todo lo necesario para la actividad económica, desde tiendas locales hasta fábricas, granjas y ranchos.

La catástrofe ambiental, sin precedentes en la historia del estado, trastornó el transporte, incluido el aeropuerto de la capital, Porto Alegre, que se espera que permanezca cerrado durante meses. Algunos tramos de las principales carreteras están cerrados debido a deslizamientos de tierra, carreteras arrasadas y puentes derrumbados. Los apagones continúan afectando al estado. El gobernador Eduardo Leite ha dicho que Río Grande do Sul necesitará una “especie de ‘Plan Marshall’ para reconstruirse”, aunque aún no se ha determinado una estrategia exacta para hacerlo de manera que reduzca futuros desastres climáticos.

Gilberto Zeni, un comerciante de Porto Alegre que es propietario de su tienda desde hace 18 años, sufrió enormes pérdidas. “Esto nunca ha sucedido antes. Es muy triste pasar por una situación como ésta después de tantos años de trabajo”, afirmó el hombre de 50 años.

“Pero algunas personas pagaron con sus vidas. Esta es una pérdida de bienes materiales. Vamos a reconstruir. Somos fuertes”, añadió.

La escala de devastación puede ser más comparable a la del huracán Katrina, que azotó Nueva Orleans en 2005, dijo Sergio Vale, economista jefe de MB Associates. Ha causado estragos en los servicios, la producción y las ventas, y es probable que muchas personas pierdan sus empleos, afirmó. La economía de Rio Grande do Sul, casi tan grande como Uruguay y Paraguay juntos, había estado creciendo a un 3,5% este año hasta abril, pero podría terminar 2024 con una caída del 2%, según sus previsiones. Eso significaría una reducción del 0,4% en el producto interno bruto del país, que actualmente se pronostica en un 2%. Bradesco espera una caída del 4%, lo que significaría un crecimiento cero este año.

La mayoría de los 497 municipios del estado se han visto afectados y tienen graves pérdidas financieras (REUTERS/Adriano Machado)
La mayoría de los 497 municipios del estado se han visto afectados y tienen graves pérdidas financieras (REUTERS/Adriano Machado)

La mayoría de los 497 municipios del estado se han visto afectados y las pérdidas financieras ya ascienden a 10.000 millones de reales (1.900 millones de dólares), estimó la Confederación Nacional de Municipios a principios de este mes. Alrededor del 94% de la actividad económica del estado se ha visto perturbada de alguna manera, según una estimación de la semana pasada de la Federación de Industrias del Estado de Río Grande do Sul.

“Una infinidad de empresas han visto sus instalaciones completamente trastocadas. Además de las enormes pérdidas financieras, los problemas logísticos probablemente tendrán un efecto significativo en toda la actividad económica del estado”, dijo en un estudio preliminar el 13 de mayo.

Las regiones más afectadas incluyen Porto Alegre y la región de Serra, noreste del estado, donde se encuentran fábricas de vehículos, maquinaria y muebles. Las fuertes lluvias azotaron también los valles de Río Pardo y Taquari, conocidos por sus industrias cárnicas. Río Grande do Sul representa el 12,6% del importante PIB agrícola del país, según el banco local Bradesco. Casi el 70% del arroz de Brasil y el 13% de los productos lácteos provienen del estado, según un informe de S&P Global del 13 de mayo.

“A menudo se necesitan 10 años para que un municipio inundado regrese a su nivel anterior de actividad económica”, dijo Gustavo Pinheiro, asociado principal del grupo de expertos sobre cambio climático E3G.

El costo humano de las lluvias es de al menos 163 vidas perdidas hasta el momento, y otras 72 personas siguen desaparecidas. Más de 640.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, incluidas 65.000 que se refugian en escuelas y gimnasios.

El gobierno federal de Brasil ha anunciado un paquete de 50.900 millones de reales (10.000 millones de dólares) para los empleados, los que reciben asistencia pública, el estado y los municipios, las empresas y los productores rurales. Pero a medida que pasa el tiempo y los niveles de agua siguen siendo altos, la cantidad necesaria para reconstruir sigue aumentando, afirmó Vale. Estimó que podría alcanzar los 120.000 millones de reales (29.000 millones de dólares).

Las zonas más afectadas incluyen Porto Alegre y la región de Serra (REUTERS/Amanda Perobelli)
Las zonas más afectadas incluyen Porto Alegre y la región de Serra (REUTERS/Amanda Perobelli)

Si bien el total necesario aún no está claro, el costo para el presupuesto federal se debe a que la deuda pública como porcentaje del PIB ha ido aumentando, lo que podría hacer que Brasil sea menos atractivo para los inversores.

Carla Beni, economista de la Fundación Getulio Vargas, un grupo de expertos y una universidad, dijo que eso no debería reprocharse a la región inundada.

“El gobierno federal no puede abstenerse de apoyar a un estado que quedó completamente devastado sólo porque el mercado financiero piensa que existe un riesgo fiscal”, dijo Beni.

Las fuertes lluvias que provocaron inundaciones pueden atribuirse en su mayor parte al cambio climático provocado por el hombre, según una evaluación publicada el 10 de mayo por ClimaMeter, un equipo científico de modelización climática de la Universidad Paris-Saclay en Francia.

La inundación de este mes fue la cuarta que sufrió Rio Grande do Sul en un año, luego de las inundaciones de julio, septiembre y noviembre de 2023 que mataron a 75 personas en total. Desde 2000, los desastres relacionados con inundaciones en todo el planeta han aumentado un 134% con respecto a las dos décadas anteriores, según un informe de 2021 de la Organización Meteorológica Mundial. Los países han invertido en enormes proyectos de infraestructura para evitar daños por inundaciones.

Después del huracán Katrina, el gobierno federal gastó 14.500 millones de dólares en bombas, diques y muros para proteger Nueva Orleans, lo que llevó a una reducción significativa de los daños causados por el huracán Ida en 2021. Las autoridades de Tokio gastaron miles de millones en un canal de drenaje subterráneo en el área metropolitana. Otros pregonan el concepto de “ciudades esponja”, cuyo objetivo es transformar las áreas urbanas en parques naturales que mejoren el drenaje y reduzcan los riesgos de inundaciones.

Las fuertes lluvias que provocaron inundaciones pueden atribuirse en su mayor parte al cambio climático provocado por el hombre (REUTERS/Amanda Perobelli)
Las fuertes lluvias que provocaron inundaciones pueden atribuirse en su mayor parte al cambio climático provocado por el hombre (REUTERS/Amanda Perobelli)

El viernes, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva firmó una ley que suspende el pago de la deuda de Rio Grande do Sul durante tres años. Los fondos que habrían pagado la deuda con el gobierno federal deben utilizarse, en cambio, para combatir y reducir los daños causados por las inundaciones. El ministro de Finanzas, Fernando Haddad, dijo que su ministerio ayudará a las grandes empresas del estado a recuperarse.

Sin embargo, el éxito a largo plazo dependerá de decisiones globales, especialmente la quema de carbón, petróleo y gas que está impulsando el cambio climático. Los científicos y expertos en energía llevan mucho tiempo trazando hojas de ruta (soluciones) para reducir los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono y el metano que están calentando el planeta y haciendo que los desastres climáticos sean más frecuentes. Y hay esperanza en el camino a seguir, afirmó la Agencia Internacional de Energía en su Perspectiva Energética Mundial para 2023.

Al mismo tiempo, el Estado necesitará reconstruirse de manera que se reduzca la vulnerabilidad. Rio Grande do Sul construyó diques después de las inundaciones masivas de 1941, pero este año resultaron insuficientes debido a la falta de mantenimiento. Un grupo de expertos ya ha pedido un control más estricto de las inundaciones. Es posible que también sea necesario reubicar viviendas y negocios lejos de la costa y las riberas de los ríos.

Los políticos de Rio Grande do Sul y el gobierno federal también están chocando sobre la respuesta a la crisis y la reconstrucción. Mientras el gobierno izquierdista estudia un posible canal para acelerar el flujo de agua desde la laguna de Patos hacia el mar, el centroderechista Leite ha dicho que el proyecto sería “muy difícil de llevar a cabo” y podría causar daños a los ecosistemas, informó el periódico O Globo.

El estado debe aprobar una legislación que proteja el medio ambiente, dijo Beni, economista de la FGV.

Las políticas negacionistas del clima que favorecen el desmantelamiento de las leyes ambientales cobran un precio muy alto”, afirmó. Si no se hace nada, afirmó, “Rio Grande do Sul vivirá estas tragedias cada dos o tres años. No habrá tiempo para reconstruir antes de que se vuelva a inundar”.

(Con información de AP)

Guardar

Nuevo