“Soy revolucionaria pero la gente tiene hambre”: el desesperado reclamo de una mujer cubana ante la Policía

En medio de las protestas en la isla, decenas de personas exigieron la liberación de los detenidos frente a la estación policial de El Cobre. “Aquí lo que hace falta es libertad”, exclamó un hombre ante los uniformados

Guardar

Nuevo

Manifestantes cubanos protestan frente a la Policía en El Cobre

Las protestas que se desarrollaron el domingo y lunes en Cuba reflejan el dramático momento que atraviesa la población en medio de una grave crisis energética y una preocupante escasez de alimentos y medicinas. Tal es la desesperación, que en las últimas manifestaciones también se sumaron personas que públicamente reconocieron ser afines a la revolución cubana.

Como el caso de una mujer que, lejos de mostrar miedo a posibles represalias, enfrentó a un grupo de policías en la estación de El Cobre, en la ciudad de Santiago de Cuba, donde el domingo por la tarde comenzó la ola de protestas.

El momento fue grabado por uno de los manifestantes que se encontraba en el lugar y rápidamente fue divulgado en las redes sociales.

“Este pueblo ha sido bueno y tienen que reconocerlo. Un pueblo humilde y aguantón. ¡Qué pasa!”, se la escucha decir, en forma enérgica, ante la mirada de los oficiales. Y continúa: “Cada vez que se lo pueda decir se lo digo: soy fidelista y revolucionaria. ¡La gente tiene hambre!”.

Segundos antes, un hombre también despachó su impotencia ante la Policía cubana: “No tengo que irme de mi país. Este es mi país, lo amo, todo el mundo lo amamos”. “Todo el mundo ha tenido que irse de aquí. ¿Hasta cuándo caballero? (...) La gente tiene hambre. Aquí lo que hace falta es libertad”, agregó.

Los cubanos exigen soluciones a la grave crisis energética y a la escasez

El lunes decenas de personas se movilizaron hacia la estación policial de El Cobre para exigir la liberación de los jóvenes que fueron encarcelados el domingo por la noche, y para pedir que las fuerzas de seguridad se pongan del lado del pueblo.

Desde el domingo los cubanos intentan por todos los medios compartir las imágenes de las protestas en redes sociales y las distintas plataformas, mientras el régimen de Miguel Díaz-Canel responde con cortes de comunicaciones y señales de internet para evitar que el mundo observe lo que está ocurriendo en la isla.

El dictador cubano, una vez más, responsabilizó a Estados Unidos por la crisis que atraviesa la isla. “Políticos mediocres y terroristas en redes se alinearon desde el sur de la Florida para calentar las calles de Cuba con mensajes injerencistas y convocatorias al caos. Se quedaron con las ganas (...) No nos cansaremos de pelear contra el bloqueo genocida ni de explicarle al pueblo las causas de los problemas y los esfuerzos del gobierno para sacar adelante la economía”, escribió en sus redes sociales.

Sin embargo, una de las tantas expresiones de protestas que se escucharon en las protestas desde el domingo es “No más muela”. Es decir, basta de excusas.

Otro ejemplo de que el pueblo perdió el miedo se dio el mismo domingo cuando Beatriz Johnson Urrutia, recientemente nombrada como secretaria del Partido Comunista de Cuba en Santiago, intentó dialogar con los manifestantes desde el techo de una casa. Sin embargo, la gente no le permitió hablar, le respondió “No queremos muela”, y siguió protestando.

Los manifestantes le protestan a una funcionaria del Partido Comunista de Cuba

En Bayamo, por su parte, los manifestantes también se movilizaron al grito de “Abajo Díaz Canel” y “El pueblo unido jamás será vencido”.

Cuba lleva más de tres años sumida en una grave crisis económica con escasez de productos básicos (alimentos, combustible y medicinas), altos índices de inflación, prolongados apagones diarios y una creciente dolarización, lo que ha provocado una migración sin precedentes y un fuerte descontento social.

Los apagones se han agravado en los dos últimos meses por las averías de las obsoletas centrales de factura soviética y falta de combustible, con tasas de déficit de hasta el 45% en los momentos de mayor demanda. Los cortes suman más de 10 horas al día en muchas provincias del país.

La pandemia, el endurecimiento de las sanciones estadounidenses y errores endógenos en política económica y monetaria han agravado en los últimos tres años los problemas estructurales del sistema cubano.

Las manifestaciones de este fin de semana fueron las más importantes desde las históricas protestas del 11 de julio de 2021 (REUTERS/Alexandre Meneghini)
Las manifestaciones de este fin de semana fueron las más importantes desde las históricas protestas del 11 de julio de 2021 (REUTERS/Alexandre Meneghini)

En ese contexto, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) advirtió que si las autoridades no implementan cambios políticos, económicos y sociales, las manifestaciones terminarán en una tragedia.

Alejandro González Raga, director ejecutivo del Observatorio, sostuvo que “el pueblo cubano ha vivido durante décadas engañado con la promesa de un futuro mejor que no ha llegado ni llegará, por la incapacidad del sistema para generarlo”.

“A ello se suma la corrupción generalizada y la indolencia ante el sufrimiento ajeno, que han desembocado en la situación caótica en que vivimos. Medio siglo de fracasos debería ser suficiente”, agregó.

Guardar

Nuevo