El crimen de un niño de dos años que quedó en medio de una ráfaga de 30 disparos genera conmoción en Uruguay

Tras estacionar frente a una vieja boca de venta de drogas, desde un auto y una moto abrieron fuego y asesinaron a un hombre de 22 años y su hijo. El presidente Luis Lacalle Pou dijo sentir “bronca, frustración e impotencia”

Compartir
Compartir articulo
El conductor de vehículo que llevaba niños heridos de bala en Uruguay llega a una pizzería para pedir ayuda (@TelenocheUy)

(Desde Montevideo, Uruguay) - Un auto llegó con cuatro niños y dos mayores (de 22 y 40 años) a una vivienda en Pinar Norte, en el departamento de Canelones, a 30 kilómetros de Montevideo. Al menos hasta hacía poco tiempo, esa casa había funcionado como una boca de venta de drogas. El mayor de ellos se bajó del vehículo y entró al lugar. Cuando salió, un auto y una moto se acercaron e iniciaron una ráfaga de 30 disparos.

El hombre de 40 años resultó ileso, pero el de 22 recibió varios de los impactos y murió en el lugar. Su hijo, de dos años, era uno de los que estaba en la parte de atrás del auto y recibió un balazo en la cabeza. Fue trasladado a un sanatorio en Montevideo, donde falleció mientras era intervenido.

Otro de los niños fue baleado en la parte lateral y en el tórax y un tercero fue herido también en el tórax y permanecen estables. Solo uno de ellos resultó ileso.

El hombre de 40 años, que conducía el auto, los llevó hasta una pizzería cercana, donde pidió ayuda. Desde allí, llamaron a la Policía para pedir auxilio.

Los dos mayores que iban en el auto tenían antecedentes policiales.

La fiscal Sandra Fleitas y otros investigadores en el lugar donde un niño de dos año y su padre fue matado a balazos (Captura Telenoche/Canal 4)
La fiscal Sandra Fleitas y otros investigadores en el lugar donde un niño de dos año y su padre fue matado a balazos (Captura Telenoche/Canal 4)

Luego del traslado de las víctimas hacia los centros de salud, la policía encontró en Pinar Norte una “gran cantidad” de casquillos de bala de distintos calibres, según informó el Ministerio del Interior.

La fiscal que investiga el hecho, Sandra Fleitas, dijo que las autoridades están conmovidas por esta situación y apuntó contra los responsables de los menores. “Hay que preguntarse por qué esos niños estaban a esa hora en ese lugar y quién era quien se encargaba del cuidado de esos niños”, dijo en una conferencia de prensa.

Fleitas aseguró que en el mundo del narcotráfico es “común” que los adultos utilicen a los menores para cometer delitos junto a ellos y evitar levantar sospechas de las autoridades. “Cuando usted está en un puesto de control y ve a dos mayores y dos niños, para una identificación no es lo mismo que si ve a cuatro adultos”, explicó. La madre de uno de los menores que estaba en el auto está cumpliendo una condena de arresto domiciliario, aseguró.

La fiscal que investiga el caso, Sandra Fleitas, y el jefe de Policía de Canelones, Victor Trezza (Captura Telemundo/Canal 12).
La fiscal que investiga el caso, Sandra Fleitas, y el jefe de Policía de Canelones, Victor Trezza (Captura Telemundo/Canal 12).

Al día siguiente del homicidio, el conductor del vehículo fue imputado. La fiscal Fleitas pidió la formalización de la investigación por entender que demoró en trasladar a las víctimas hasta un centro asistencial. Desde el lugar de la balacera hasta la pizzería en la que pidió ayuda hay 13 kilómetros de distancia.

La Justicia dispuso para él 180 días de prisión preventiva mientras avanza la investigación por el delito de omisión de asistencia con otro de encubrimiento por no denunciar ante la Policía lo que había pasado. Hay otras dos mujeres que quedaron detenidas por estar vinculadas a la boca de drogas.

La escena en Pinar Norte “parecía sacada de una película de narcotraficantes”, relataron vecinos consultados por El País. Uno de ellos sostuvo que confundió la ráfaga de disparos con fuegos artificiales hasta que se escucharon a los niños gritando de dolor.

El Pinar Norte, una localidad de Canelones (Uruguay) en la que fue asesinado un niño de dos años (Captura Telemundo/Canal 12)
El Pinar Norte, una localidad de Canelones (Uruguay) en la que fue asesinado un niño de dos años (Captura Telemundo/Canal 12)

El caso también tuvo repercusiones políticas. El presidente Luis Lacalle Pou recibió a la hora 1.16 del viernes un mensaje de su ministro de Interior, Nicolás Martinelli, con un parte policial. “Hemos hecho un combate frontal al narcotráfico. Está en las cifras. (Pero) el peso que yo siento como individuo y presidente de la República es una enorme bronca, frustración e impotencia”, dijo el mandatario al participar de la inauguración del aeropuerto de Salto.

El presidente lamentó las “enfermedades, adicciones, violencia y delitos conexos” que genera el narcotráfico y se preguntó: “¿Cuándo es que esos gurisitos se subieron al auto con el padre o quien sea y fueron a una boca de pasta base?”.