El asesinato de una niña ecuatoriana encontrada en una cisterna habría ocurrido para cobrar una póliza

Una de las detenidas, prima de la nena, contó que el propósito era obtener el dinero para pagar una deuda del padre de la menor

Compartir
Compartir articulo
La nena recibió un mensaje y salió de su casa a las 18h00 del 1 de febrero.
La nena recibió un mensaje y salió de su casa a las 18h00 del 1 de febrero.

Después del trágico hallazgo del cuerpo de Dana Ramos, de 8 años, en la cisterna de sus abuelos, continúan revelándose detalles del crimen. La información más reciente indican que la motivación para secuestrar a la niña sería obtener el dinero de una póliza de seguros de la madre de Dana. El padre de la nena, un sargento de la Policía, está preso y es el principal sospechoso.

La Fiscalía ha indicado que una de las detenidas, prima de la nena, contó que el padre de Dana necesitaba pagar una deuda por lo que planificó el secuestro de la niña. El hombre conocía que la madre de Dana tenía una póliza de seguro y quería cobrarla para cumplir con sus obligaciones económicas.

Por esa razón, relató la sospechosa, el 1 de febrero, a la hora del almuerzo se reunió con el padre de Dana quien le dio las últimas instrucciones. Ella debía sacar a la niña a la tienda no sin antes tomar el teléfono de la nena y responder un mensaje previamente enviado de un número desconocido. Esto con el propósito de distraer a los familiares.

Dana Ramos tenía 8 años cuando fue asfixiada. Su padre es el principal sospechoso. (Latacunga informativa)
Dana Ramos tenía 8 años cuando fue asfixiada. Su padre es el principal sospechoso. (Latacunga informativa)

Las primeras investigaciones indicaban que recibió un mensaje a través de algún juego en línea. Dana entonces habría dicho a una prima que su madre la envió a la tienda. Sin embargo, según recogió Teleamazonas, la madre de la nena leyó el mensaje para Dana apenas 10 minutos después de que este haya sido recibido, pero ya era tarde. La madre corrió a la tienda pero Dana no había estado ahí. Un vecino dijo que vio a la pequeña parada en la puerta de su casa.

La búsqueda de Dana se extendió por 15 días en Riobamba, una ciudad a 216 kilómetros al sur de Quito. Durante los primeros días de la desaparición los familiares recibieron mensajes extorsivos que les exigían miles de dólares para devolverles a la pequeña. Las autoridades identificaron que esos textos se enviaron desde dispositivos vinculados al padre y a la prima de la niña: “Con base en los elementos de convicción recabados en las investigaciones realizadas por la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas, se determina que ellos (el padre y la prima de Dana) serían los presuntos ejecutores de la desaparición de la niña Dana Alejandra Ramos Pilataxi”, informó el Ministerio Público.

La prima de Dana fue la primera detenida el pasado 8 de febrero y se encuentra bajo arresto domiciliario pues está embarazada. Al padre lo detuvieron un día después, el 9. Como sargento de Policía, el padre de la niña se desempeñaba como agente investigativo de la Policía Judicial.

El 2 de febrero las autoridades activaron la alerta Emilia.
El 2 de febrero las autoridades activaron la alerta Emilia.

El 16 de febrero, el insistente ladrido de un perro alertó a los familiares y a las autoridades para que revisaran la cisterna de la casa de los abuelos de Dana. Esa casa ya había sido allanada los primeros días de la desaparición de la niña, según reportaron las autoridades. Sin embargo, cuando los agentes indagaron en el lugar encontraron al cuerpo de Dana en descomposición. La madre reconoció la ropa de su hija cubierta por algas, según reportó Teleamazonas.

Según relató a Primicias, Dora Bonifaz, vecina de la niña, contó que: “Una semana antes de que la niña fuera localizada, sus perritos ladraban y aullaban, creemos que fue el día en que la mataron. Cuando los canes hacen ruido, es una muerte segura”.

El Ministerio Público y la Policía sospechan que hay más personas involucradas en el delito. Además las autoridades aún esperan conocer todos los detalles de la necropsia, que en primer lugar arrojó que la niña murió por asfixia y luego fue arrojada a la cisterna. Su muerte, se estima, fue alrededor del 9 de febrero, el mismo día que el padre fue detenido.