Las declaraciones de Lula sobre el Holocausto: Bolsonaro se refuerza y más de 100 parlamentarios piden el impeachment del presidente

La escalada de tensiones entre los gobiernos brasileño e israelí se está convirtiendo en un gol en contra para el jefe de Estado

Compartir
Compartir articulo
Luiz Inácio Lula da Silva (REUTERS/Adriano Machado)
Luiz Inácio Lula da Silva (REUTERS/Adriano Machado)

(Desde San Pablo, Brasil) - La actual escalada de tensiones entre los gobiernos brasileño e israelí se está convirtiendo en un gol en contra para Lula da Silva. A nivel internacional, las declaraciones del presidente brasileño, que igualó lo que hizo Adolf Hitler a los judíos, (el Holocausto) con las muertes de palestinos en Gaza por la guerra entre Israel y Hamas (como consecuencia de la masacre del 7 de octubre perpetrada por el grupo terrorista) no han tenido hasta ahora absolutamente ningún impacto en los procesos de toma de decisiones en curso. Ayer, Estados Unidos dijo no a la resolución de la ONU que pedía un alto el fuego, mientras que el portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller, dejó claro que Washington no está de acuerdo con las declaraciones de Lula. “El Secretario Blinken tuvo la oportunidad de discutir los comentarios con el Presidente Lula y dejó claro que son comentarios con los que no estamos de acuerdo”, comentó Miller en una rueda de prensa.

Pero el precio político más alto Lula lo está pagando internamente. El destino quiso que sus declaraciones sobre Israel y la consiguiente polémica se produjeran en una semana en la que el ex presidente Jair Bolsonaro volvía a los titulares. Hoy será interrogado por la Policía Federal (PF) sobre su presunta implicación en el intento de golpe de Estado del 8 de enero de 2023, cuando los palacios del poder en Brasilia fueron asaltados por cientos de sus votantes que no habían aceptado la victoria de Lula.

Bolsonaro ya ha dejado entrever que no hablará pero, según varios analistas políticos, llega a la cita con una nueva fuerza a la que Lula, sin darse cuenta, contribuyó. También será interrogado hoy por la Policía Federal el ex ministro de Justicia y ex secretario de Seguridad del Estado del Distrito Federal Anderson Torres, que fue detenido el 14 de enero del año pasado (y liberado en mayo) por supuesta omisión durante las depredaciones del 8 de enero, que se produjeron mientras él se encontraba en Florida de vacaciones. Dado que la Policía Federal había encontrado un video de una reunión ministerial en la que Torres arremetía gravemente contra las urnas, diciendo también que quería desplegar una estructura de la PF para actuar de forma “más incisiva”, es muy probable que el ex ministro diga hoy que las pruebas reunidas hasta ahora no demuestran su participación real en la intentona golpista.

También esta semana, el 25 de febrero, Bolsonaro había convocado una gran manifestación por el “Estado democrático de derecho” en la Avenida Paulista de San Pablo. En un video difundido en sus redes sociales había declarado que será “una gran foto, un momento único para mostrar al mundo, de verde y amarillo, sin pancartas ni carteles, lo que queremos, que es Dios, patria, familia y libertad”. Pero la polémica de Lula con Israel corre ahora el riesgo de convertir esta manifestación en un acto de durísima protesta contra el gobierno que puede atraer a muchos votantes incluso fuera del círculo íntimo de los bolsonaristas más acérrimos. La analista política Vera Rosa escribe en el diario O Estado de São Paulo que “incluso los aliados de Lula admiten, entre bastidores, que el presidente ha dado munición a sus opositores y que la manifestación del domingo reunirá probablemente al menos a 100.000 personas, entre ellas una legión de personas ahora descontentas con sus declaraciones. Como en política una imagen vale más que mil palabras, la foto de la manifestación podría demostrar que el ex presidente no está tan aislado como podría pensarse”.

Jair Bolsonaro (REUTERS/Ueslei Marcelino)
Jair Bolsonaro (REUTERS/Ueslei Marcelino)

Muchos, no sólo Bolsonaro, están sacando provecho de la crisis diplomática desencadenada por Lula. Por ejemplo, el alcalde de San Pablo Ricardo Nunes, del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), estará ahora en la manifestación junto a Bolsonaro. Antes de la polémica con Israel se le había desaconsejado participar. Con él estarán también el gobernador de San Pablo, Tarcisio de Freitas, decenas de políticos y muchos simpatizantes. Aunque había circulado la noticia de una posible participación del embajador de Israel, Daniel Zonshine, desde la embajada se desmintió de inmediato que no se hubiera cursado invitación alguna y que no asistiría ningún representante. “Respetamos la libertad de expresión en Brasil y preferimos mantenernos al margen del debate político interno”, afirmó un comunicado oficial de la embajada israelí. La idea había comenzado a circular después de que el abogado y ex secretario de comunicación de Bolsonaro, Fabio Wajngarten, publicara en su perfil de X (antes Twitter) que sugería a Bolsonaro y al pastor Silas Malafaia que invitaran al embajador al evento. Antes de la polémica de Lula, la maquinaria de desinformación de Bolsonaro también había difundido la noticia, claramente falsa, de que incluso el ex presidente de Estados Unidos Donald Trump y el presidente de Argentina Javier Milei iban a participar a la manifestación.

Se trata del primer gran evento a favor de Bolsonaro desde su derrota en las elecciones presidenciales de 2022. Y aunque el ex presidente no pueda ser candidato hasta 2030, es probable que esto fortalezca a su Partido Liberal (PL), puesto de rodillas por las recientes investigaciones e incluso la detención durante unos días de su presidente Valdemar Costa Neto, acusado de porte ilegal de armas e investigado por utilizar dinero del partido para legitimar políticamente las manifestaciones de impugnación del último resultado electoral. Había sido detenido el 7 de febrero y liberado unos días después en el marco de la operación Tempus Veritatis de la Policía Federal, que implicaba al ex presidente Bolsonaro y a sus partidarios en el supuesto intento de golpe de Estado. Se ejecutaron 33 órdenes de registro e incautación, cuatro órdenes de detención preventiva y 48 medidas cautelares en todo Brasil. En una habitación utilizada por Bolsonaro en la sede del PL, también se encontró un discurso que decía que el estado de sitio era necesario para restaurar el estado democrático de derecho en Brasil. El estado de sitio, recordamos, implica la suspensión temporal de las leyes de garantía o de la Constitución de un Estado, hasta la asunción de los poderes civiles por la autoridad militar. El acontecimiento comunicativo del domingo puede eclipsar estas investigaciones y convertirse en un nuevo pase para las elecciones municipales del próximo octubre. Sin duda, contribuirá a mantener viva la llama, ya bien encendida, de la polarización política.

Incluso en el Congreso, Lula está viendo tambalearse su ya difícil apoyo entre los parlamentarios. El PL de Bolsonaro y el lobby evangélico han declarado su desprecio por las declaraciones del presidente Lula, llegando a preparar un pedido de impeachment que el presidente de la Cámara, Artur Lira, del Partido Progresista (PP), ya aclaró que no va a llevar adelante. Firmado por más de 120 diputados, no cambia el statu quo, dado que es el 18º pedido de impeachment contra Lula y el segundo que tiene a sus posiciones sobre Israel como objeto. Sin embargo, la noticia preocupante para el presidente es que las firmas también incluyen las de 18 diputados de partidos en la base del gobierno Lula, es decir del mismo PP de Lira, el MDB de Nunes, Unión Brasil, los Republicanos y el Partido Socialdemócrata (PSD). El presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, del PSD, también exigió, como Israel, que Lula se retractara de sus declaraciones, que calificó de “equívocas e inapropiadas”. De hecho, todas estas reacciones políticas corren el riesgo de dificultar aún más las relaciones y negociaciones políticas del gobierno con el llamado “Centrão”, de cara a algunos debates que se avecinan como el del Programa de Emergencia para la Recuperación del Sector de Eventos (Perse). El Congreso quiere que se mantenga la desgravación fiscal para el sector, el gobierno está en contra.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, recibió este miércoles al secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken (EFE/Andre Borges)
El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, recibió este miércoles al secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken (EFE/Andre Borges)

Las polémicas declaraciones de Lula sobre Israel también tuvieron un impacto negativo en el lobby evangélico. En un comunicado oficial, el grupo en el Congreso declaró que “comparar los ataques de Israel contra Hamás con el nazismo, que victimizó a seis millones de judíos indefensos, es provocar un conflicto ideológico innecesario”. Incluso un diputado del lobby cercano a Lula, Cezinha de Madureira, del PSD, declaró que “Lula se equivocó gravemente. No debería haber dicho esto y haber entrado en esta ruptura. Está cometiendo un grave error con los evangélicos. Es muy triste”. Los neopentecostales hacen una lectura mesiánica del estado de Israel y, por tanto, es fundamental para su teología. Una encuesta del Instituto Real Time Big Data, encargada por la red Record del obispo neopentecostal Edir Macedo, reveló que el 83% de los entrevistados estaba en desacuerdo con las declaraciones de Lula sobre el Holocausto, el 57% apoyaba a Israel y el 28% a Hamás. Los neopentecostales son un importante segmento del electorado que Lula intenta conquistar desde la campaña electoral de 2022 sin mucho éxito y con enormes dificultades. Según el penúltimo censo, el de 2010, en Brasil, al menos en ese año, eran más de 42 millones, cerca del 22,2%. Según la Alianza Evangelica Latina en 2023 eran el 35% de la población total, es decir poco más de 76 millones.

Pero las declaraciones de Lula sobre el Holocausto también han creado tensiones dentro de su gobierno, con muchos altos cargos de la diplomacia brasileña haciendo ahora todo lo posible para contener la crisis y las intenciones del gobierno de acelerarla aún más con una posible expulsión del embajador de Israel, Zonshine. Según informa el diario O Globo, “diplomáticos aún en actividad dijeron, bajo condición de anonimato, que la declaración del presidente fue desafortunada, innecesaria y desastrosa. Para un país como Brasil, que busca mediar en los conflictos, haber tomado partido de la forma en que lo hizo el presidente es un tiro en el pie difícil de recuperar”. La improvisación del presidente demostró, según otra fuente, que “Brasil ha elegido un bando en el conflicto” y, según otro diplomático, “mucha gente en Itamaraty está horrorizada por el discurso del presidente”.

En un editorial, el diario O Estado de São Paulo declaró que “en su afán por promoverse como el líder mundial de los pobres contra los ricos, Lula ha reducido Itamaraty (el Ministerio de Asuntos Exteriores de Brasil) a una línea auxiliar de su ideología maniquea y de su voluntarismo narcisista”. Incluso el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Luís Roberto Barroso, declaró que el exterminio de los judíos por los nazis liderados por Adolf Hitler es un tema que debe ser tratado “con ceremonia” y “respeto”, y no puede ser “banalizado”. Hasta el evento del sábado, hay tiempo para que la escalada entre Israel y Brasil se detenga. Según el sitio de noticias G1, los interlocutores de Lula le están aconsejando que haga una declaración pública diciendo que “en ningún momento pretendió atacar a los judíos, sino sólo al gobierno israelí”. “Los aliados de Lula creen que el presidente se equivocó al incluir la figura de Adolf Hitler y el Holocausto en sus críticas a Israel. También creen que las notas oficiales, las declaraciones ministeriales y la dura respuesta de Mauro Vieira (el ministro de Asunto Exteriores de Lula) no son suficientes para aclarar las cosas”, se lee en el sitio G1 de Globo.