Comenzó el juicio contra el ex presidente de Honduras Juan Orlando Hernández en Nueva York

Es juzgado en una corte federal de Manhattan por delitos asociados al narcotráfico y las armas en un proceso que se espera dure tres o cuatro semanas

Compartir
Compartir articulo
El ex presidente hondureño Juan Orlando Hernández flanqueado por sus abogados al comienzo de su juicio (REUTERS/Jane Rosenberg)
El ex presidente hondureño Juan Orlando Hernández flanqueado por sus abogados al comienzo de su juicio (REUTERS/Jane Rosenberg)

Las autoridades estadounidenses alguna vez consideraron al ex presidente hondureño Juan Orlando Hernández como un aliado clave en la guerra contra las drogas. Ahora, los fiscales federales dicen que el líder político dirigió su nación centroamericana como un “narcoestado”, recaudando millones de dólares de cárteles violentos para impulsar su ascenso al poder.

Casi dos años después de su arresto y extradición a Estados Unidos, Hernández fue juzgado el martes en un tribunal federal de Manhattan por cargos de tráfico de drogas y armas. La selección del jurado comenzó a última hora de la mañana para un juicio que el juez P. Kevin Castel proyectó que duraría dos o tres semanas.

Es una asombrosa caída en desgracia para un líder político considerado durante mucho tiempo (tanto por las administraciones demócratas como republicanas) como beneficioso para los intereses estadounidenses en la región, incluida la lucha contra el tráfico ilegal de drogas y la ayuda a frenar las oleadas de inmigrantes que cruzan la frontera sur de Estados Unidos.

Las autoridades federales dicen que durante casi dos décadas, Hernández se benefició del tráfico de drogas que llevó cientos de miles de kilos de cocaína a Estados Unidos, incluso en ocasiones trabajando con el poderoso cartel de Sinaloa en México.

Los millones de dólares en dinero del narcotráfico que comenzaron a llegar a Hernández alrededor de 2004, a su vez, impulsaron su ascenso de congresista en representación de su provincia rural en el oeste de Honduras a presidente del Congreso Nacional y luego a dos mandatos presidenciales consecutivos de 2014 a 2022.

FOTO DE ARCHIVO: El ex presidente de Honduras Juan Orlando Hernández es escoltado por las autoridades mientras camina hacia un avión de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) para su extradición a Estados Unidos (REUTERS/Fredy Rodriguez)
FOTO DE ARCHIVO: El ex presidente de Honduras Juan Orlando Hernández es escoltado por las autoridades mientras camina hacia un avión de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) para su extradición a Estados Unidos (REUTERS/Fredy Rodriguez)

A cambio de sobornos que apuntalaron sus aspiraciones políticas, dicen los fiscales estadounidenses, a los narcotraficantes se les permitió operar en el país casi con impunidad, recibiendo información para evadir a las autoridades e incluso escoltas policiales para sus envíos.

Durante su primera campaña presidencial ganadora, Hernández solicitó 1,6 millones de dólares a un narcotraficante para apoyar su campaña y la de otros políticos de su partido conservador, dicen los fiscales federales.

Su hermano también recibió una donación de campaña de un millón de dólares del notorio jefe de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, con la promesa de que los cargamentos de droga del cartel encontrarían un paso seguro a través de Honduras si Hernández era elegido.

Los fiscales federales de Nueva York pasaron años abriéndose camino a través de las organizaciones narcotraficantes hondureñas antes de llegar a la persona que muchos creían que estaba en la cima: Hernández.

Fue arrestado en su casa de Tegucigalpa, la capital hondureña, en febrero de 2022, apenas tres meses después de dejar el cargo, y extraditado a EEUU en abril de ese año.

El fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, dijo en ese momento que Hernández abusó de su posición como presidente “para operar el país como un narcoestado”.

Los abogados de Hernández declinaron hacer comentarios antes del juicio, en el que se espera que los fiscales se basen en testimonios de narcotraficantes y funcionarios policiales y políticos corruptos de Honduras.

El ex presidente, que obtuvo una maestría de la Universidad Estatal de Nueva York en Albany, ha mantenido firmemente su inocencia, diciendo que las acusaciones son una venganza de los narcotraficantes que había extraditado a Estados Unidos.

Hernández enfrenta cargos federales que incluyen conspiración para tráfico de drogas y posesión de ametralladoras y dispositivos destructivos.

Mientras tanto, sus coacusados –el ex jefe de la policía nacional hondureña, Juan Carlos Bonilla, y el primo de Hernández, Mauricio Hernández Pineda– se declararon culpables en las últimas semanas de cargos de tráfico de drogas en el mismo tribunal de Manhattan donde se lleva a cabo su juicio.

(Con información de AP)