Lula da Silva se refirió a la crisis Venezuela-Guyana: ”No queremos una guerra en América del Sur”

Las tensiones han escalado esta semana por el Esequibo, territorio rico en petróleo objeto de una centenaria disputa territorial entre estos países vecinos

Compartir
Compartir articulo
Lula pidió a sus pares de Argentina, Uruguay y Paraguay acordar una declaración conjunta en la cumbre (EFE/Andre Borges)
Lula pidió a sus pares de Argentina, Uruguay y Paraguay acordar una declaración conjunta en la cumbre (EFE/Andre Borges)

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, expresó este jueves su “creciente preocupación” por la crisis entre Venezuela y Guyana, y advirtió que la región no quiere una guerra entre países vecinos.

Lo que no queremos es una guerra en América del Sur, no necesitamos un conflicto”, dijo el mandatario durante una cumbre del Mercosur en Río de Janeiro, en la que propuso la mediación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en la disputa por la zona del Esequibo, rica en petróleo.

Lula pidió a sus pares de Argentina, Uruguay y Paraguay acordar una declaración conjunta en la cumbre. “El Mercosur no puede quedar ajeno a esta situación”, apuntó.

Las tensiones han escalado esta semana entre Venezuela y Guyana por el Esequibo, territorio rico en petróleo objeto de una centenaria disputa territorial entre estos países vecinos.

El dictador venezolano, Nicolás Maduro, propuso una ley para “la creación de la Guayana Esequiba”, una provincia de la región en disputa bajo la administración de Caracas, luego del voto afirmativo dado por el 95% de los participantes de un referendo consultivo realizado el domingo por su régimen.

El miércoles, sin embargo, los dos países acordaron mantener “canales de comunicación”, tras una conversación de sus cancilleres por teléfono.

“Sugiero que el presidente de la Celac pueda tratar el tema con ambas partes”, dijo el mandatario brasileño. “Si lo consideran útil, Brasil estará a disposición para acoger cualquier y cuantas reuniones fueran necesarias”, añadió.

Esta semana, Brasil decidió reforzar su presencia militar en la frontera con Venezuela y Guyana.

Las tensiones han escalado esta semana entre Venezuela y Guyana por el Esequibo, territorio rico en petróleo objeto de una centenaria disputa territorial entre estos países vecinos (REUTERS/Leonardo Fernandez Viloria)
Las tensiones han escalado esta semana entre Venezuela y Guyana por el Esequibo, territorio rico en petróleo objeto de una centenaria disputa territorial entre estos países vecinos (REUTERS/Leonardo Fernandez Viloria)

De su lado, Estados Unidos anunció que realizará ejercicios aéreos militares en Guyana.

La embajada estadounidense en Guyana informó el jueves que “en colaboración con la Fuerza de Defensa de Guyana, el Comando Sur de los Estados Unidos llevará a cabo operaciones de vuelo dentro de Guyana el 7 de diciembre”.

“Este ejercicio se basa en compromisos y operaciones de rutina para mejorar la asociación de seguridad entre los Estados Unidos y Guyana, y fortalecer cooperación regional”, apuntó en un comunicado.

El miércoles, Venezuela acusó al presidente de Guyana, Irfaan Ali, de dar “luz verde” a bases militares de Estados Unidos en el Esequibo.

“De manera irresponsable ha dado luz verde a la presencia del Comando Sur de los Estados Unidos en el territorio de la Guayana Esequiba, sobre el cual Guyana mantiene una ocupación de facto”, indicó un comunicado de la Cancillería.

Las tensiones preocupan a la comunidad internacional. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, expresó apoyo al “uso de medios exclusivamente pacíficos para resolver disputas internacionales”, dijo su portavoz, Stéphane Dujarric.

El Consejo de Seguridad del organismo se reunirá este viernes a puertas cerradas para abordar el asunto.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, habló el miércoles con el presidente guyanés “para reafirmar el apoyo inquebrantable de Estados Unidos a la soberanía de Guyana”, señaló el Departamento de Estado en un comunicado.

Blinken pidió “una solución pacífica de la controversia” y el respeto de todas las partes “al laudo arbitral de 1899, que determina la frontera terrestre entre Venezuela y Guyana, o (...) lleguen a un nuevo acuerdo, o un órgano legal competente decida lo contrario”.

(Con información de AFP)