El narco Sebastián Marset dijo que seguirá prófugo si Uruguay no negocia los términos de su entrega

La negativa de la Fiscalía y del presidente Luis Lacalle Pou a negociar con narcotraficantes provocaron que el delincuente desista de su plan original

Compartir
Compartir articulo
El narcotraficante Sebastián Marset y su esposa Gianina García Troche
El narcotraficante Sebastián Marset y su esposa Gianina García Troche

(Desde Montevideo, Uruguay) El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, y el titular de la Fiscalía General de la Naciós, Juan Gómez, coincidieron en declaraciones públicas en que la Justicia del país no negocia con narcotraficantes. Los comentarios de ambos hicieron que Sebastián Marset desistiera de su intención de acordar su entrega y la de su familia a cambio de que le aseguren que no serían extraditados.

Esto implica que el narcotraficante haya decidido continuar prófugo y no proceder a la propuesta que había presentado a través de su abogado, Santiago Moratorio, informó El Observador. De todas maneras, su defensor hizo saber a los fiscales que si alguno reconsidera la propuesta, Marset podría cambiar de opinión.

Moratorio trasladó la propuesta de Marset a tres fiscales y al ex ministro del interior Luis Alberto Heber. La intención era concretar una entrega en etapas, que tenía el objetivo de que sus familiares primero y él en última instancia comparecieran a Uruguay y evitaran ser detenidos en Paraguay, el único país en el que son requeridos por narcotráfico. Si los encuentran o son enviados a ese país, probablemente luego sean entregados a Estados Unidos, por la intervención directa de la DEA.

Para lograr el objetivo, el abogado de Marset inició una campaña para limpiar su imagen y tratar de mostrar el costado más humano del delincuente, consignó el medio uruguayo. Esta fue la motivación para que el narcotraficante brindara una entrevista al programa Santo y seña de Canal 4, en un lugar desconocido.

El narco uruguayo Sebastián Marset durante una entrevista con el programa Santo y Seña
El narco uruguayo Sebastián Marset durante una entrevista con el programa Santo y Seña

En el reportaje, el prófugo elogió a la Justicia y a la política de su país. Definió a Uruguay como el “menos corrupto” de la región y aseguró que confía en el sistema de justicia. Las palabras que eligió forman parte de la estrategia del narcotraficante y de su defensa de encontrar “garantías” en Uruguay para que los familiares se vayan entregando en el país y no sean extraditados.

En una entrevista en Radio Sarandí, el ex ministro Heber reconoció que se reunió con Moratorio y que el defensor le planteó que pretende que la familia del narcotraficante no sea extraditada si pisa suelo uruguayo. El jerarca le respondió que él no podía intervenir en ese tema, pero le propuso hablar con la fiscal especializada en Estupefacientes, Mónica Ferrero.

“Uruguay le tendría que hacer un monumento. Está amenazada de muerte incluso por el señor Marset. Solo pude hablar por teléfono con Mónica. Le dije: ‘Mirá, no estoy en una negociación, simplemente le estoy trasladando’. Me hizo algunos comentarios que quedan en la reserva de la comunicación que tuve con la doctora. La noticia de hoy es que no hay ninguna otra posibilidad”, reconoció Heber.

“No había ninguna chance que el señor Marset no fuera extraditado” en caso de pisar suelo uruguayo, anunció Heber.

Heber luego fue forzado a renunciar al Ministerio del Interior por quedar vinculado en la difusión de unos audios que involucraban a su cartera y a la Cancillería en la entrega del pasaporte uruguayo con el que Marset pudo escapar de Dubái.

Pero más allá de esta reunión que tuvo con Moratorio, el abogado de Marset también se reunió con la fiscal Ferrero, el fiscal de Flagrancia Diego Pérez y el fiscal de Lavado de Activos Enrique Rodríguez. En ninguno de los casos tuvo una respuesta positiva a sus planteos.

El ex ministro del Interior de Uruguay, Luis Alberto Heber
El ex ministro del Interior de Uruguay, Luis Alberto Heber

Uno de los delitos que Marset está dispuesto a reconocer es la amenaza que Ferrero recibió a través de un mensaje enviado desde un celular peruano. “Si siguen haciendo las cosas difíciles para nosotros, vamos a ser un poquito más duros”, advertía el texto que envió. Antes de eso, la sede de la Dirección contra el Tráfico Ilícito de Drogas había sido atacada con una bomba molotov.

La fiscal amenazada lleva adelante casos de narcotráfico y tiene en la mira en varios casos de cargamentos de droga a Marset. Sin embargo, no tiene pruebas contundentes para imputarlo por ningún delito por lo que declinó de aceptar ningún tipo de condición para que viniera a Uruguay.