Como en la película “La Terminal”, un chileno fue estafado y lleva un mes varado en el aeropuerto de Bogotá sin dinero para regresar

Fue engañado por un supuesto amigo quien le robó, dijo a su familia que fue secuestrado y cobró un “rescate”

Compartir
Compartir articulo
“Lo único que quiero es volver a mi casa. Quiero volver a estar con mi mamá, abrazarla. Quiero llorar”, dice Justin Vera al final del video.

(Desde Santiago, Chile) Una auténtica pesadilla vive por estos días Justin Andrés Alejandro Vera, joven chileno que viajó junto a un supuesto amigo colombiano a ese país con la intención de emigrar: su “amistad” y el sueño de una vida mejor se acabaron sorpresivamente cuando al llegar a Bogotá, el sujeto le robó todas sus pertenencias.

A pesar de que Justin hizo las denuncias correspondientes, lleva cerca de un mes sin poder regresar a Chile y está varado en el aeropuerto El Dorado de la capital colombiana, al igual que Tom Hanks en la película “La Terminal”.

Con Camilo, el susodicho “amigo”, fueron colegas durante un año que trabajaron en un matadero. “Él era prácticamente familia para nosotros y por eso viajé con él”, contó el muchacho en entrevista con el canal colombiano CityTV, consignada en Chile por radio Cooperativa.

“Me dijo que en Colombia había buen sueldo, que podía postular a una casa más fácil y que podría traer a mi familia en un tiempo más”, relató.

Ambos viajaron “juntos a Perú, Ecuador, y de Ecuador a Colombia. Fueron como tres semanas de viaje con él, solos, y nunca me mostró nada malo, hasta llegar a Bogotá”.

“Llegamos al terminal como a la 1:00 am. Me sacó un cuchillo grande y me pidió mis pertenencias: una maleta con herramientas, mi teléfono, mi billetera y un par de dólares que tenía”, dijo Vera.

Fingió secuestro

“Con mi teléfono que robó, le habló a mi mamá y le dijo que yo supuestamente había sido secuestrado por la guerrilla. Le pidió 8 millones de pesos colombianos (cerca de 1,7 millones de pesos chilenos, unos $2 mil dólares )”, prosiguió su relato.

Cuatro días después, el joven se consiguió un teléfono y se comunicó con su familia. Ahí se enteró que le habían pagado al estafador el dinero del presunto rescate: “Me encontré con la sorpresa de que amenazó a mi mamá de que yo iba a morir y, como mi mamá lo conocía, no desconfiaba de él y le mandó la plata”.

Mientras tanto, Justin Vera pasa los días en el aeropuerto El Dorado de Bogotá, lugar donde se refugia del frío, pide algún dinero a los pasajeros y pregunta por ayuda en todas las ventanillas posibles.