Un joven de 19 años celebraba su cumpleaños cuando fue asesinado en Ecuador

Su cuerpo exhibía signos de tortura y heridas de arma de fuego

Compartir
Compartir articulo
Un joven salió a celebrar sus 19 años y lo asesinaron (AP Foto/Dolores Ochoa/ Archivo/ Referencial)
Un joven salió a celebrar sus 19 años y lo asesinaron (AP Foto/Dolores Ochoa/ Archivo/ Referencial)

Maiki Macías, un joven mantense que se preparaba para cumplir 19 años, fue asesinado en Ecuador. A pesar de haber salido temprano con sus amigos para anticipar la celebración antes de reunirse con su familia por la noche, la tragedia golpeó de manera impactante.

La noche del martes 21 de noviembre, el día de su cumpleaños, Maiki Macías fue descubierto sin vida en la comuna Cárcel, en Montecristi, provincia de Manabí según el diario Extra. Su cuerpo exhibía signos de tortura y heridas de arma de fuego, marcando la culminación de lo que debería haber sido un día de celebración.

Macías había planeado regresar a casa para unirse a la fiesta familiar después de celebrar con sus amigos. Sin embargo, nunca regresó, dejando a sus padres en la incertidumbre al no responder a las llamadas.

Con esta, la familia Macías sufre una nueva pérdida trágica en menos de cinco meses, tras haber experimentado en julio pasado el fallecimiento de Anhelo Macías, hermano de Maiki, quien sufrió un extraño y fatal accidente de moto que resultó en un incendio que lo carbonizó junto con una mujer que lo acompañaba.

La provincia de Manabí fue calificada como el centro de negocio del crimen organizado en Ecuador
La provincia de Manabí fue calificada como el centro de negocio del crimen organizado en Ecuador

Cuando las autoridades policiales encontraron el cuerpo de Maiki, este presentaba tres disparos, dos en el hombro izquierdo y uno en el pecho, además de evidencias de tortura. Inicialmente, el cuerpo fue llevado al Centro Forense de Manta como “NN” (no identificado), pero los familiares confirmaron su identidad posteriormente mediante la ropa que llevaba.

El aumento alarmante de las muertes violentas en la provincia de Manabí, jurisdicción de la que la ciudad de Manta es la capital, se atribuye al enfrentamiento entre las mafias del crimen organizado. Las estadísticas criminales revelan una disminución en la coordinación de la fuerza pública, que busca frenar los actos ilícitos y la creciente violencia desencadenada por las disputas entre grupos de narcotráfico.

Según la Policía Nacional, el 93% de las muertes violentas en la provincia costera están vinculadas a “pugnas por territorios para el tráfico de drogas”. De acuerdo a fuentes policiales estas muertes son selectivas, al estilo sicariato, mayormente motivadas por la competencia territorial o amenazas para captar mercados de drogas.

El análisis de la situación en Manabí revela un aumento de la violencia en los distritos de Manta, Portoviejo, Pedernales y Sucre, donde se llevarán a cabo intervenciones. Entre los grupos involucrados se encuentran Los Choneros, Los Lobos, el grupo cartel Nueva Escuela y Los Gatos Secos, e incluso el cartel mexicano Jalisco Nueva Generación.

El 93% de las muertes violentas en Manabí están vinculadas a “pugnas por territorios para el tráfico de drogas” (AP Foto/Dolores Ochoa/ Referencial)
El 93% de las muertes violentas en Manabí están vinculadas a “pugnas por territorios para el tráfico de drogas” (AP Foto/Dolores Ochoa/ Referencial)

Las disputas por el control de las rutas marítimas de la cocaína han llevado a la provincia, con más de 1,5 millones de habitantes, a alcanzar cifras históricas de muertes violentas en 2023. Del 1 de enero al 15 de noviembre de este año, Manabí registró 801 muertes violentas, superando el récord y planteando una amenaza significativa para la gobernabilidad. En el mismo período de 2022, se reportaron 421 crímenes, y estas estadísticas han ido en aumento desde 2021, cuando hubo 197 asesinatos, llegando a 516 en 2022 según cifras reportadas por el portal Primicias.

Particularmente la ciudad de Manta ha sido testigo de un aumento en las muertes violentas, alcanzando la cifra de 280 en el año 2023, consolidándose como el Distrito más peligroso de la provincia de Manabí.

Las investigaciones sugieren que el asesinato de Maiki Macías ocurrió en otro lugar, y sus agresores utilizaron un camino secundario para abandonar el cuerpo y evitar dejar rastros, aprovechando la falta de cámaras de seguridad en la zona.