Una polémica reunión en Planalto y las dudas de Lula da Silva: qué actitud tomará Brasil ante el ataque de Hamas a Israel

La masacre terrorista ha tenido una gran repercusión en el gigante sudamericano, tanto política como en relación con las víctimas asesinadas o secuestradas por los yihadistas de la Franja de Gaza

Compartir
Compartir articulo
El primer avión de rescate de la fuerza aérea brasileña que llegó a Brasilia (EFE/Luis Nova)
El primer avión de rescate de la fuerza aérea brasileña que llegó a Brasilia (EFE/Luis Nova)

El ataque de Hamas contra Israel ha tenido una gran repercusión en Brasil, tanto política como en relación con las víctimas asesinadas o secuestradas por el grupo terrorista. El debate se ha caldeado con noticias que han desatado la polémica al más alto nivel. La más llamativa fue la visita del palestino Ahmed Shehadeh o Shehada, presidente del Instituto Brasil-Palestina (IBRASPAL), nacionalizado brasileño, y de su adjunto, el brasileño Sayid Marcos Tenório al ministro de Relaciones Institucionales Alexandre Padilha en el palacio presidencial de Planalto.

El encuentro tuvo lugar cinco días antes del ataque de Hamas contra Israel. Según informó el propio Tenório en su perfil de Instagram posteriormente borrado, en la reunión con otro ministro, el de Derechos Humanos Silvio Almeida, los temas tratados fueron “la lucha contra la islamofobia en Brasil y la solidaridad con la justa lucha del pueblo palestino por sus derechos, causa que cuenta con el apoyo decidido del presidente Lula”, rezaba el post.

Según informó CNN Brasil el pasado mes de marzo - cuando Ahmed Shehadeh fue detenido durante 32 horas en el aeropuerto de Panamá y luego deportado a Brasil - el presidente de IBRASPAL es hermano de Salah Shehadeh, uno de los fundadores de Hamas y comandante de las Brigadas Al Qassam, brazo armado de Hamas hasta su muerte a manos de las Fuerzas de Defensa israelíes en 2002.

Durante la Intifada de Al-Aqsa, Israel acusó a Salah Shehadeh de estar detrás de varios atentados contra soldados y civiles israelíes en la Franja de Gaza e Israel. Según las Fuerzas de Defensa de Israel, estaba implicado en la fabricación de cohetes Qassam, disparados contra objetivos civiles israelíes y otras armas de fabricación casera, así como en el contrabando de material militar a Gaza. Como informó la CNN en 2002, “Salah Shehadeh era el ‘espíritu’ de todas las actividades de Hamas en Gaza y Cisjordania y establecía la política de ataques terroristas de Hamas, además de ser el enlace entre Hamas en Gaza y Cisjordania y los países árabes vecinos”.

Foto de la reunión en el Palacio presidencial de Planalto
Foto de la reunión en el Palacio presidencial de Planalto

En cuanto a Sayid Marcos Tenório, en el gobierno de Dilma Rousseff fue jefe de gabinete de la Subsecretaría de Desarrollo Sostenible de la Secretaría de Asuntos Estratégicos de la Presidencia de la República. Tenório ha estado en el centro de una tormenta de polémica en las últimas horas por una declaración ultrajante contra una mujer israelí secuestrada por Hamas y por publicar comentarios antisemitas en sus redes sociales. Por ello, fue exonerado de su actual trabajo en la Comisión de Defensa de los Derechos de las Personas con Discapacidad de la Cámara de Diputados brasileña.

Tenório declaró al diario O Globo que su tono fue “inapropiado en el calor del momento”, pero reiteró que “Hamas actúa dentro de la legalidad internacional”. En Brasil, Hamas no se considera una organización terrorista, como tampoco lo es Hezbollah, a diferencia de decenas de países como Israel, Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido. La prensa brasileña también divulgó una foto de Tenório con una camiseta con el símbolo de Hezbollah y varias publicaciones en las redes sociales muestran sus relaciones con la comunidad iraní en Brasil. En 2017, la radio iraní Radio Pars Today le entrevistó en su calidad de “secretario ejecutivo del Grupo Parlamentario de Amistad Brasil-Irán”. Un importante centro islámico iraní relanzó en la web el comunicado de IBRASPAL del 7 de octubre en el que se afirma que “corresponde a los palestinos defender Jerusalén” y que “no cabe esperar otro comportamiento de quienes son víctimas que acciones de resistencia y defensa de sus derechos”.

Emanuele Ottolenghi, Senior Fellow de la Fundación para la Defensa de las Democracias (Foundation for Defense of Democracies FDD) en Washington, en un informe de 2021 publicado por FDD sobre las conmemoraciones del primer aniversario de la muerte de Qassem Soleimani, había destacado las relaciones entre las redes palestinas e iraníes en América Latina, como lo demuestran las conmemoraciones de la muerte de Soleimani, asesinado el 3 de enero de 2020 por Estados Unidos. Soleimani era comandante de la Fuerza Quds iraní, que Estados Unidos ha designado como grupo terrorista. Según Ottolenghi, en 2021 “el sitio web brasileño Jornalistas Livres transmitió un seminario (sobre Soleimani) presentado por Sayid Marcos Tenório. Entre los ponentes se encontraba Hossein Gharibi, embajador de Irán en Brasil”. La Radio Islámica de Río de Janeiro, como informó Ottolenghi, también había organizado una emisión conmemorativa desde un sitio utilizado por Ababil, “una organización hermana aparentemente dedicada a apoyar la causa palestina, pero que en realidad se cree que está vinculada a la Guardia Revolucionaria iraní”. El sitio web original de Ababil fue incautado por el FBI en octubre de 2020.

Ahmed Shehada
Ahmed Shehada

La oposición exigió explicaciones a Padilha sobre la visita de Sayid Marcos Tenório y Ahmed Shehada al palacio presidencial de Planalto. Una petición fue presentada a la Cámara de Diputados por Luiz Philippe Orleans y Bragança, del Partido Liberal (PL) de Bolsonaro. El texto formula diez preguntas, entre ellas: “¿Qué se discutió en esta reunión? ¿Se trató de algún modo de las relaciones entre Hamás e Israel? Cuáles serían las “relaciones más estrechas y el apoyo del gobierno brasileño al pueblo palestino” de las que habló Tenório tras la visita?” Luiz Philippe Orleans e Bragança justificó la petición en el texto diciendo que “no es razonable que representantes del gobierno federal, más aún si son de tan alto nivel como el ministro responsable del diálogo con el gobierno federal, se reúnan con partidarios de grupos terroristas”.

Mientras tanto, crece el temor ante la posibilidad de atentados también en Brasil. Ayer mismo, la comandante del Comando Sur de EEUU, Laura Jane Richardson, lanzó la alerta sobre posibles ataques también en América Latina: “Nuestro comando está monitoreando muy, muy cuidadosamente la posible acción de proxies iraníes como Hezbollah en América Central y del Sur después del ataque de Hamas contra Israel”, dijo. Según fuentes de investigación, la red de apoyo a Hamas denunciada desde hace años por la inteligencia estadounidense en la Triple Frontera (Brasil, Paraguay Argentina) se está expandiendo también en el sureño estado de Santa Catarina a través de mezquitas, algunas financiadas por Qatar.

En el plano político, causó polémica que el presidente Lula nunca haya definido a Hamas como organización terrorista en sus declaraciones de los últimos días y que la muerte del brasileño-israelí Ranani Nidejelski Glaze se anunciara en el comunicado del ministerio de Exteriores de Itamaraty con un lacónico “muerte de un ciudadano brasileño en Israel”, sin ninguna referencia a Hamas. Ayer mismo, Carlos Sérgio Sobral Duarte, secretario de Itamaraty para África y Oriente Próximo, declaró que “Brasil tiene una posición clara contra el terrorismo, pero la decisión sobre la clasificación del grupo extremista Hamas como grupo terrorista corresponde a Naciones Unidas”. Sin embargo, Brasil, que preside este mes el Consejo de Seguridad de la ONU, no tiene intención de proponer sanciones contra Hamas, según reveló el diario O Globo.

Siempre ayer Lula lanzó otro llamado desde sus redes sociales al secretario general de la ONU, Antonio Gutierres, “para que, juntos y con urgencia utilicemos todos nuestros recursos para poner fin a la más grave violación de los derechos humanos en el conflicto de Oriente Medio”, sin especificar, sin embargo, que fuera Hamas quien atacó brutalmente a Israel. Cuando Lula ganó las elecciones el año pasado, Hamas le felicitó, llamándole “luchador por la libertad”. El asesor de política exterior de Lula, Celso Amorim, declaró en una entrevista al diario Folha, de São Paulo, que “los ataques contra civiles siempre deben ser condenados”, pero que el del 7 de octubre “no puede ser visto como un hecho aislado, sino que se produce después de años y años de trato discriminatorio, de violencia, no sólo en la Franja de Gaza, sino también en Cisjordania”. El propio Amorim, según ha revelado en los últimos días la prensa brasileña, escribió el prefacio del libro, publicado el pasado mes de marzo, “Comprometiéndose con el mundo: la construcción de la política exterior de Hamas” (”Engaging the world: the construction of Hamas’ foreign policy” en inglés), del investigador británico Daud Abdullah. En el texto Amorim declaró que se sentía “animado” por las palabras del autor de que “Hamas podría desempeñar un papel central en la restauración de los derechos de los palestinos”. Añadió que “nuestro representante en Ramala visitó Gaza y mantuvo conversaciones con responsables de Hamas”.

Sayid Tenório
Sayid Tenório

En Brasil, como en otras partes del mundo hubo manifestaciones israelíes y palestinas, mientras que el tema también dividió a las coaliciones políticas de izquierda, como en el caso del ex secretario de Salud del Estado de San Pablo Jean Gorinchteyn, que abandonó la precampaña del candidato a la alcaldía paulista, Guillerme Boulos, diputado del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) por su falta de repudio a Hamas. Tras las críticas finales, Boulos afirmó que “nada justifica la matanza de civiles inocentes y es importante recordar que Hamas no representa a todo el pueblo palestino”, pero añadió a continuación que quería expresar su solidaridad “con todas las víctimas de los ataques del gobierno de extrema derecha de Netanyahu que, con su actitud violenta contra los palestinos en los últimos años y su falta de respeto a los acuerdos internacionales, no ha hecho más que agravar el conflicto”. El Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) también retiró de su página web un texto de apoyo a Palestina en el que se afirmaba que “la Resistencia Palestina, desde Gaza, ha reaccionado legítimamente a la política de agresión y exterminio que Israel lleva a cabo en la región desde hace más de 75 años”.

El ministro Padilha
El ministro Padilha

Mientras tanto, Brasil llora a sus primeros dos ciudadanos fallecidos en Israel, Bruna Valeanu, de 24 años, y Ranani Glazer, de 23. Los dos jóvenes que tenían también ciudadanía israelís fueron asesinados por Hamas durante el ataque contra el Festival de Música Electrónica, a 5 km de la Franja de Gaza.

El festival de música rave había sido creado por el padre del DJ brasileño Alok, Juárez Petrillo, conocido como DJ Swarup. La versión israelí fue promovida y organizada por un productor local. Según el Ministerio de Defensa israelí, también podría haber brasileños entre los rehenes de Hamas.

Karla Stelzer Mendes, una brasileña que estaba en el rave, se encuentra entre los desaparecidos. Entre ayer y hoy aterrizaron dos vuelos de repatriación con más de 400 brasileños y brasileños-israelíes varados en Israel a causa del atentado. En total, según la embajada brasileña en Tel Aviv, unos 1.700 pidieron al gobierno federal que les permitiera regresar a casa en vuelos estatales. La mayoría de ellos estaban en Israel por turismo. El Itamaraty, según el director del Departamento brasileño de Comunidades y Asuntos Consulares, Aloysio Filho, también está negociando la salida de 30 personas de la Franja de Gaza.