Duras críticas a la reelección de la dictadura cubana para el Consejo de Derechos Humanos de la ONU: “Es lamentable”

Distintas ONGs y activistas denunciaron que el régimen de la isla viola de manera sistemática la carta de derechos fundamentales

Compartir
Compartir articulo
El dictador cubano, Miguel Díaz-Canel, en la ONU (Reuters)
El dictador cubano, Miguel Díaz-Canel, en la ONU (Reuters)

ONGs y activistas criticaron este martes la reelección de la dictadura de Cuba para el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en el que salió reelegida para el trienio 2024-2026, al considerar que el régimen de la isla viola de manera sistemática esa carta de derechos fundamentales.

En una votación secreta en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, Cuba obtuvo 146 votos, la mayor puntuación entre los cuatro candidatos que optaban a los tres puestos disponibles para la región americana. No fue el único reelegido controvertido: China también logró sin problemas su puesto.

El subdirector para las Américas de Human Rights Watch (HRW), Juan Pappier, aseguró a la agencia de noticias EFE que “las violaciones sistemáticas de derechos humanos que se cometen en Cuba deberían excluir al Gobierno de ser parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU”.

“Su nombramiento es lamentable, pero no debería ser una excusa para que el Consejo empiece de una vez a prestar particular atención a la gravísima situación de derechos humanos en el país”, agregó Pappier.

Juan Pappier
Juan Pappier

El opositor Manuel Cuesta Morúa afirmó a EFE que “es una buena noticia para el Gobierno, (pero) una mala para las y los cubanos” y lamentó que La Habana se haya convertido “casi” en “miembro permanente” de este consejo pese a amenazar con “reprimir y encarcelar” a disidentes y opositores.

La presencia de Cuba en el Consejo de Derechos Humanos, prosiguió, le ha servido a La Habana para “ocultar” su “sistemática, intensa y permanente violación” de derechos y libertades básicos.

“Muchos Estados reclaman una reforma profunda de las Naciones Unidas. Muchos ciudadanos reclamamos, igual, una reforma profunda del Consejo de Derechos Humanos”, concluyó Cuesta Morúa.

La ONG DemoAmlat condenó por su parte la reelección de Cuba porque “el régimen cubano criminaliza la disidencia y persigue sistemáticamente a los defensores de derechos humanos”.

Prisoners Defenders, cuyo listado de presos políticos en Cuba incluía a 1.047 personas en su última edición, cargó asimismo contra la reelección de La Habana y llamó a Naciones Unidas a “proteger” sus mecanismos de preservación de los derechos humanos para que su función no quede desvirtuada.

Javier Larrondo
Javier Larrondo

El presidente de Prisoners Defenders, Javier Larrondo, lamentó en declaraciones a EFE que “abyectas dictaduras de diverso pelaje como China, Cuba, Burundi o Kuwait” entren a formar parte de “una institución que debe exigir a los países el respeto de los derechos humanos”.

“Celebramos que Rusia no haya entrado, pero es una asignatura pendiente de las Naciones Unidas proteger a sus Comités y mecanismos de defensa de los derechos humanos de la inclusión en sus mandatos de dictaduras y regímenes que se protegen unas a otras, minan las instituciones y no permiten avanzar al mundo en derechos humanos”, subrayó Larrondo.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos calificó por su parte de “nefasto” el “historial de La Habana en materia de derechos humanos” por la represión política dentro de la isla y por las posiciones que asume el país en “sus votaciones y expresiones públicas en ese organismo de la ONU, frecuentemente en contra de la lógica de los derechos humanos y en alianza con otros violadores de los mismos”.

Por su parte, la ONG cubana Cubalex indicó este martes en su informe mensual que ha registrado 315 “hechos represivos”, entre los que destacan privaciones de libertad, detenciones arbitrarias, amenazas o coacciones, violencia o acoso y operativos de vigilancia.

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez (REUTERS/Alexandre Meneghini)
El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez (REUTERS/Alexandre Meneghini)

Satisfacción del régimen

El régimen de Cuba, por su parte, celebró su reelección, considerando que era el reconocimiento a la contribución que puede hacer el país en la “promoción y protección de todos los derechos humanos”.

“La reelección de Cuba al Consejo de Derechos Humanos es un reconocimiento de la comunidad internacional a la labor humanista de la revolución”, escribió en X (antes Twitter) el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

Cuba esgrime entre sus logros en materia de derechos humanos la universalidad y gratuidad de la educación y la sanidad, además de destacar la aprobación hace un año por referendo del Código de las Familias, una reforma legal que permitió el matrimonio homosexual y la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

La lista final de países que lograron este martes hacerse con un asiento en el Consejo de Derechos Humanos para los próximos tres años fueron Albania, Brasil, Bulgaria, Burundi, China, Costa de Marfil, Cuba, República Dominicana, Francia, Ghana, Indonesia, Japón, Kuwait, Malaui y Países Bajos.

Se trata de la sexta ocasión en la que Cuba es reelegida miembro del Consejo de Derechos Humanos, organismo de la que es fundador. El consejo, con sede en Ginebra, está compuesto por 47 Estados.

(Con información de EFE)