La esposa de Jair Bolsonaro regresó a Brasil pero aún se desconoce la fecha de retorno del ex mandatario

Michelle Bolsonaro y su hija Laura se encuentran en el gigante sudamericano, mientras que el ex jefe de Estado y su hijo Carlos continúan en Estados Unidos

Compartir
Compartir articulo
Foto de archivo de Michelle Bolsonaro junto a Jair Bolsonaro  (REUTERS/Adriano Machado)
Foto de archivo de Michelle Bolsonaro junto a Jair Bolsonaro (REUTERS/Adriano Machado)

Michelle Bolsonaro ha aterrizado este jueves por la noche en Brasilia después de haber estado desde el 30 de diciembre en Estados Unidos, en donde continúa su esposo, el ex presidente Jair Bolsonaro, cuya vuelta a Brasil sigue siendo una incógnita incluso entre algunos de sus más allegados.

Bolsonaro sigue todavía en Orlando, Florida, y su vuelta sigue sin estar clara. Las informaciones son contradictorias, mientras que algunos como el presidente del Partido Liberal (PL), Valdemar Costa, hablan de que podría volver la próxima semana, otros de su círculo cercano afirman que no hay fecha aún decidida.

El propio Bolsonaro afirmó pocos días después de tener que ser ingresado en un hospital el 9 de enero por problemas abdominales derivados del apuñalamiento que sufrió en 2018, que adelantaría su vuelta a Brasil para ser tratado por sus médicos. Sin embargo, allí continúa en Orlando.

Antes que Michelle Bolsonaro, la hija que tienen en común ya regresó a Brasil para volver a clase tras las vacaciones de Navidad, cuenta el diario O Globo. Quien sí permanece junto al ex presidente es uno de sus hijos, Carlos Bolsonaro.

Foto de archivo: El ex mandatario brasileño Jair Bolsonaro saludaa partidarios afuera de una casa de alquiler en Orlando (Skyler Swisher/Orlando Sentinel vía AP)
Foto de archivo: El ex mandatario brasileño Jair Bolsonaro saludaa partidarios afuera de una casa de alquiler en Orlando (Skyler Swisher/Orlando Sentinel vía AP)

La derecha brasileña sigue sin Bolsonaro

El ex mandatario brasileño, derrotado en su intento de ganar la reelección, se encontraba en Florida cuando sus partidarios intentaron en vano derrocar al nuevo gobierno de Lula da Silva. Fue una señal de que muchos en la nación más grade de Latinoamérica creen de manera tan apasionada en su movimiento que este puede continuar sin él.

Aunque Bolsonaro parece estar desorientado momentáneamente, la tendencia perdurará. Eso dicen los académicos que estudian el movimiento y sus participantes, desde los extremistas de ultraderecha que asaltaron la capital hasta los conservadores sociales más convencionales. Muchos sentían que el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva significaba un peligro tal para el país, que los militares debían intervenir para impedirle asumir.

El partido de Bolsonaro quería que él fuera un líder de la oposición, pero aún no está claro cuándo regresará de Florida. En Brasil lo esperan varias investigaciones que podrían inhabilitarlo para aspirar a la función pública.

Sus aliados de extrema derecha que resultaron elegidos tienen la oportunidad de reclamar su manto político y defienden enérgicamente a los revoltosos. Paulo Baía, sociólogo de la Universidad Federal de Río de Janeiro, opina que “el término ‘bolsonarismo’ desaparecerá en los próximos meses”, pero el movimiento continuará, diluido entre varios actores.

(Con información de AP y EuropaPress)

Seguir leyendo: