El rechazo a la nueva Constitución de Chile sigue creciendo a menos de dos meses del plebiscito

Así lo señalan las últimas encuestas, Ante un eventual triunfo de esa opción, ahora la derecha chilena afirma que está dispuesta a trabajar en una “nueva y buena” Carta Magna

Compartir
Compartir articulo
Según la encuesta Cadem la opción de Rechazar la nueva Constitución se situó en el 53% de las preferencias. REUTERS/Ivan Alvarado
Según la encuesta Cadem la opción de Rechazar la nueva Constitución se situó en el 53% de las preferencias. REUTERS/Ivan Alvarado

A menos de dos meses que se realice el plebiscito constitucional chileno, las encuestas están dando como ganador a la opción de rechazar la implementación de la nueva Constitución del país.

Las encuestas de Cadem Plaza Pública y Pulso Ciudadano son los últimos sondeos que han confirmado que el Rechazo se situaría por delante del Apruebo, a una gran distancia de ventaja.

Desde el 4 de julio del 2021 al 4 de julio del 2022 Chile vivió un proceso constitucional. La Convención Constitucional (CC) fue el organismo a cargo de la redacción de la eventual nueva Constitución luego de la crisis social de octubre de 2019. El próximo 4 de septiembre el país deberá votar si Aprueba o Rechaza el texto. En caso que gane la primera opción, se reemplazará la Carta Fundamental actual por la propuesta por la CC mientras que, si gana el Rechazo seguirá imperando la actual que fue redactada en la dictadura de Augusto Pinochet.

Según el último sondeo de la encuesta Cadem Plaza Pública, la opción de Rechazar la nueva Constitución se situó en el 53% de las preferencias. Con todo esto, en las últimas 4 semanas el Rechazo ha acumulado un aumento de 10 puntos sobre el Apruebo, el que alcanza solo un 35% de apoyo, subiendo solo un punto.

Cadem Plaza Pública dio a conocer que supuestamente el número de indecisos habría disminuido en tres puntos, situándose en un 12%. El sondeo publicó que el principal sentimiento que predomina frente a la eventual nueva Constitución es la preocupación y temor (61%) y solo el 35% siente esperanza.

Por otra parte, la encuesta Pulso Ciudadano también arrojó un resultado distante del Rechazo sobre el Apruebo. Según este sondeo aplicado a 1.200 personas, un 46,3% aseguró que votaría Rechazo, mientras que un 28% se inclinaría por el Apruebo. En tanto, el número de indecisos sería de un 15,6% y un 2,9% votaría nulo o blanco.

También se dio a conocer que un 47,1% pronostica que ganará el Rechazo y un 28,9% cree que podría ganar la opción Apruebo.

El compromiso de la derecha chilena

Frente al alza de la opción del Rechazo y sin una tercera alternativa sobre la mesa, la derecha chilena, en un hecho inédito, ha publicado un “compromiso” para una “nueva y buena” Constitución en caso que el país termine rechazando el texto constitucional de la Convención Constituyente.

La decisión de la derecha causó sorpresa incluso entre sus filas ya que durante décadas este sector se ha negado a cambios constitucionales de envergadura, e incluso, no procedió a avanzar en el proceso constitucional propuesto por la ex presidenta, Michelle Bachelet, el 2018. “No queremos que avance el proyecto de nueva Constitución de Bachelet”, dijo en ese año Andrés Chadwick, ex ministro del Interior, y primo del ex mandatario, Sebastián Piñera, en una cita ante los más grandes empresarios del país.

Sin embargo, el renovado “compromiso” de la derecha ante una eventual victoria del Rechazo sería el de garantizar “una Carta Fundamental ampliamente legitimada” con 10 puntos principales. Entre ellos, se consideraría el “Estado social y democrático de Derecho”, el “Reconocimiento constitucional a los Pueblos Indígenas en el marco de un Estado unitario e multicultural”, la “Protección decidida de nuestro medioambiente y biodiversidad” y una “Economía social de mercado al servicio del desarrollo, del crecimiento equitativo y del término de los abusos”, entre otros.

Las reacciones ante lo propuesto por la derecha no se hicieron esperar. El presidente del partido Democracia Cristiana (DC), Felipe Delpin, dijo que “no le creemos” que todo “es parte de una estrategia, de una campaña”. En tanto, para la diputada Emilia Schneider, “hace falta mucho más que una declaración de voluntades para convencer a la ciudadanía de que la derecha hoy va a cumplir su palabra”.

SEGUIR LEYENDO: