Bolivia: fuerte represión a las protestas contra el Gobierno en el segundo día de paro nacional

La policía y fuerzas de choque del oficialismo arremetieron contra los manifestantes en Cochabamba, Tarijo, Santa Cruz, entre otros puntos del país. En Oruro, reprimieron a periodistas que realizaban una marcha pacífica

Guardar

Nuevo

Represión policial en Cochabamba
Represión policial en Cochabamba

La violencia continúa en el segundo día de paro nacional en Bolivia. Imágenes y videos difundidos en redes sociales muestran escenas de represión por parte de oficiales policiales y simpatizantes del oficialismo en distintas partes del país, como Cochabamba, Tarija, Santa Cruz y Oruro.

Según reportó El Deber de Bolivia, policías arremetieron e hicieron uso excesivo de la fuerza contra civiles que estaban siendo atendidos por un grupo de bomberos voluntarios en Santa Cruz. La represión ocurrió al mediodía en un punto de bloqueo donde había un grupo de mujeres, adultos mayores y algunos jóvenes.

Escenas de enfrentamientos en la ciudad de Tarija

Santa Cruz y Cochabamba han sido dos de las regiones donde más se han vivido los distintos acontecimientos del paro nacional. De hecho, en Santa Cruz se han registrado enfrentamientos entre las personas que participaban en los bloqueos y grupos que se oponen al paro, lo que ha obligado a las autoridades a llevar a cabo un fuerte operativo para prevenir conflictos.

Según informó el medio boliviano, como parte de las protestas se instalaron varios puntos de bloqueo en Santa Cruz. Un grupo de simpatizantes del Movimiento Al Socialismo llegó a uno de esos bloqueos, e intentó romper la barricada de llantas, piedras y escombros. Posteriormente se desató una batalla campal que dejó varios heridos de ambos lados.

Protestas en Bolivia

Más tarde arribó la policía, que detuvo a un grupo de personas y después hizo uso de agentes químicos y lanzó agua con el vehículo antidisturbios conocido como Neptuno, ante gritos de desesperación de la multitud.

Los masistas vinieron a provocar. Estábamos tranquilos bloqueando y vinieron a prender fuego y lanzarnos cohetes”, denunció a El Deber una de las personas que resultó herida.

Marcha de periodistas es reprimida por la Policía en Oruro

Por otra parte, en Oruro, varios periodistas fueron reprimidos por los agentes de la Policía Boliviana durante una marcha pacífica en la que exigían que se les permita realizar su labor.

El 8 de noviembre, coincidiendo con el primer aniversario del autoproclamado gobierno de Jeanine Áñez -en la cárcel desde marzo a la espera de ser juzgada por diversos delitos, entre ellos los de terrorismo y sedición-, algunos sindicatos y la oposición en Santa Cruz, históricamente la más beligerante con los gobiernos del Movimiento al Socialismo (MAS), convocó protestas contra la Ley 1386, con la que el Ejecutivo pretende luchar contra el blanqueo de capitales.

Ciudadanos grabaron escenas de represión durante las protestas

En los días previos, el Gobierno alertó de que las movilizaciones buscaban lograr una “ruptura” constitucional, más sobre todo después de escuchar en palabras de algunos dirigentes del Comité Cívico de Santa Cruz que este paro podría ser “el último round” para tumbar al MAS.

Hasta el momento no hay ningún indicio de que el paro se frene.

Durante la primera jornada, la Policía de Bolivia detuvo a al menos 125 personas.

El viceministro de Régimen Interior y Policial, Nelson Cox, ha precisado que los 125 arrestos se han producido en nueve departamentos por “estado de ebriedad” o portar “palos y petardos”, con los que se han provocado enfrentamientos con los agentes, informa el medio boliviano ‘El Deber’.

En cuanto a la actuación de las fuerzas de seguridad, con un total de 4.000 agentes desplegados en todo el país, se ha denunciado el uso de gas lacrimógeno para dispersar los bloqueos, así como se ha alertado del intento de detención de “dirigentes” y la detención de “compañeros de base” de gremios en actuaciones “abusivas” de la Policía, según ha indicado el representante gremial de Cochabamba, César González.

Seguir leyendo: