EEUU se ha gastado ya casi 1.000 millones de euros en munición durante la operación contra los hutíes

Guardar

Nuevo

infobae

Un informe de la Agencia de Inteligencia de la Defensa de EEUU estima que el Ejército estadounidense se ha gastado ya casi 1.000 millones de euros en munición durante su campaña contra la insurgencia hutí que ataca, desde diciembre del año pasado, a los cargueros que pasan por el mar Rojo. El tránsito de estos barcos se había reducido en un 90 por ciento a mediados de febrero por la campaña del grupo yemení, levantado en armas contra la navegación en solidaridad, dicen sus líderes, con los palestinos bajo ataque israelí en la Franja de Gaza. Desde el comienzo de la campaña, los hutíes han alcanzado a más de una decena de barcos comerciales entre noviembre y marzo, e incluso han llegado a intentar varios secuestros. De acuerdo con el documento, recogido por el portal de noticias estadounidense Axios, los intereses de más de 65 países se han visto afectados y al menos 29 importantes compañías navieras y energéticas se han desviado de la región. Si bien muchos ataques han fallado o han sido interceptados, las reservas de los hutíes no parecen estar ni cerca de agotarse, incluso cuando continúan los ataques esporádicos de Estados Unidos y Reino Unido contra ellos", ha avisado el investigador principal del grupo de expertos de la Fundación para la Defensa de las Democracias, Behnam Ben Taleblu, en declaraciones a Axios. Por último, el informe de Inteligencia subraya que "las rutas alternativas alrededor de África" que se han visto obligados a efectuar la mayor parte de los cargueros supone unos añadidos de "11.000 millas náuticas de trayecto, hasta dos más semanas de viaje y casi un millón de euros adicionales en combustible", por barco. Los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, que controlan las zonas más pobladas de Yemen, han lanzado ataques contra territorio de Israel y contra buques a los que achacan algún tipo de relación con el país a raíz de la ofensiva desatada contra la Franja de Gaza tras los ataques perpetrados el 7 de octubre por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás). Asimismo, han atacado buques y otros bienes estratégicos estadounidenses y británicos en respuesta a los bombardeos de estos países contra Yemen, en una intervención que Washington y Londres fundamentan en su voluntad de garantizar la seguridad de la navegación en el mar Rojo, el golfo de Adén y el océano Índico.

Guardar

Nuevo