La Academia de Bellas Artes abre sus puertas a Franzen, el "más grande fotógrafo" del Madrid de la Restauración

Compartir
Compartir articulo
infobae

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando ha inaugurado una exposición con obras de Christian Franzen, "el más grande fotógrafo" del Madrid de la Restauración, del que se cumple el primer centenario de su muerte, según ha recordado Publio López Mondéjar, académico y fotohistoriador. La exposición acoge un conjunto de doce obras de Christian Franzen que forman parte de los fondos de la corporación. Además, se exponen otras imágenes y publicaciones procedentes de colecciones privadas, como la de Pedro Melero. Franzen fue uno de los más destacados reporteros gráficos de los días en que Madrid abría sus puertas al nuevo siglo, el "cronista" de las redacciones de prensa, teatros, salones, escuelas y escenas callejeras. "Con su trabajo compuso un friso iconográfico deslumbrante de la sociedad de su tiempo, sin el que no podríamos entender la historia del Madrid de la Regencia, ni la propia historia de la fotografía en España", han explicado desde la Real Academia. El Museo de la Academia continúa con la rotación de la muestra de su fondo fotográfico de maestros de la fotografía, esta vez, conmemorando a Christian Franzen (1864-1923), a quien con motivo del primer centenario de su muerte en 2023, la Academia proyectó el documental 'Un danés en la corte del rey Alfonso'. En la muestra se pueden observar fotografías de Franzen que se complementas con álbumes, libros de época, heliograbados y platinotipias originales. Danés de origen, Franzen llegó a España en los años finales de la Restauración borbónica. Con apenas 26 años y con el oficio bien aprendido, en 1890 abandonó Dinamarca para residenciarse en Madrid. Cuatro años más tarde estableció su célebre Galería Fotográfica en la madrileña calle del Príncipe, en la que fue construyendo su prestigioso catálogo de retratos: entre ellos, miembros de la realeza y, del rey abajo, "a todos los que eran algo en la alta sociedad madrileña de entonces", según ha remarcado López Mondéjar. 'Fotógrafo de reyes y rey de los fotógrafos', como proclamaba su publicidad, no sólo fue popular entre los miembros de la alta sociedad, sino entre los artistas y literatos, que "apreciaban sinceramente su talento y la delicadeza de su registro". "De su amistad con Emilia Pardo Bazán, José María Pereda, y sobre todo con Pérez Galdós y Joaquín Sorolla, han quedado centenares de retratos inolvidables, con los que el fotógrafo compuso la mejor Galería de Celebridades de su tiempo", ha remarcado el historiador y comisario de la muestra. A la muerte de Franzen le sucedieron en el estudio Paul y Mimí Franzen, primo e hija del fotógrafo, que continuaron el negocio hasta 1970. Meses después, RTVE adquirió todo el archivo, que fue depositado en los sótanos de Prado del Rey, hasta que en 1984 los cientos de cajas de negativos de cristal fueron traspasados a los trasteros de Arganda del Rey. "Cuando TVE anunció el final de la catalogación de sus negativos, algunos echaron de menos sus mejores trabajos, perdidos y arruinados tras largos años de indiferencia oficial", ha concluido López Mondéjar, que considera que sin la obra de Franzen no se podría "entender la historia del Madrid de la Restauración y la Regencia, ni la propia historia de la fotografía en España".