Lizz Truss dice que enterarse de la muerte de Isabel II le sumió en un "estado de shock"

Compartir
Compartir articulo

Londres, 13 abr (EFE).- La ex primera ministra británica Liz Truss, que estuvo en el poder apenas 49 días, ha revelado que se quedó "en estado de shock" al conocer el fallecimiento de la reina Isabel II, apenas dos días después de haberse reunido con ella en una audiencia.

Truss, que sucedió en el poder al exlíder 'tory' Boris Johnson, se vio obligada a dimitir tras presentar un controvertido plan fiscal - con una masiva rebaja de impuestos- que puso patas arriba los mercados y hundió la libra esterlina por las dudas suscitadas respecto a la financiación de la deuda nacional.

La muerte de Isabel II el 8 de septiembre de 2022 a los 96 años se produjo apenas dos días después de que esta se hubiera reunido con Truss en el castillo de Balmoral, en Escocia, donde la política conservadora fue designada jefa del Ejecutivo, en un acto protocolario conocido como el "besamanos", que en la práctica se limita a una reverencia o un apretón de manos.

En un extracto de un libro escrito por Truss -'Ten Years To Save The West'- del que se hace eco este domingo el diario Mail+, Truss desvela que al conocer el fallecimiento de la soberana pensó: "¿Por qué yo?, ¿Por qué ahora?" y admite que se quedó en "estado de shock".

"Simplemente no encontraba ningún sentido en que el final llegara tan rápido como lo hizo" durante su segunda y última audiencia con la reina.

También indicó que Isabel II le recomendó que fuera "a su ritmo" y en este sentido, señaló que "quizás debería haber escuchado".

Truss recuerda que la soberana se puse en pie para saludarle y que le dijeron que para hacerlo "había hecho un esfuerzo especial" dada su condición física entonces.

"Fue mi segunda audiencia cara a cara con ella. En la primera, tras haberme retirado de un trabajo diferente en el gobierno, me comentó que ser mujer en política era duro", señaló.

Truss también cuenta que "durante 20 minutos" departieron de política y que "estaba claro que (la monarca) estaba completamente enterada de todo lo que estaba ocurriendo, además de ser típicamente aguda e ingeniosa". EFE

prc/ig