Mejores perspectivas para enfriar el clima con la ingeniería de nubes

Compartir
Compartir articulo

La "ingeniería" de las nubes podría ser más efectiva para el enfriamiento del clima de lo que se pensaba anteriormente, debido al aumento de la cobertura de nubes producida. En un estudio publicado en Nature Geoscience, investigadores de la Universidad de Birmingham descubrieron que la 'modificación de la reflectividad de las nubes' (MCB, por sus siglas en inglés), también conocida como ingeniería de nubes marinas, funciona principalmente aumentando la cantidad de cobertura de nubes, lo que representa entre el 60% y el 90% del efecto de enfriamiento. Los modelos anteriores utilizados para estimar los efectos de enfriamiento del MCB se han centrado en la capacidad de la inyección de aerosol para producir un efecto de brillo en la nube, lo que a su vez aumenta la cantidad de luz solar reflejada hacia el espacio. La práctica de MCB ha atraído mucha atención en los últimos años como una forma de compensar los efectos del calentamiento global causado por los humanos y ganar algo de tiempo mientras la economía global se descarboniza. Funciona rociando pequeñas partículas, o aerosoles, en la atmósfera donde se mezclan con las nubes y con el objetivo principal de aumentar la cantidad de luz solar que las nubes pueden reflejar. En Australia ya se están utilizando experimentos con esta técnica en un intento de reducir el blanqueamiento en la Gran Barrera de Coral. Sin embargo, aún no se comprenden bien las formas en que los MCB crean un efecto de enfriamiento y las formas en que las nubes responderán a los aerosoles, debido a efectos variables como la confusión de las condiciones meteorológicas covariables. Para investigar el fenómeno, los investigadores crearon un "experimento natural", utilizando la inyección de aerosoles de la erupción efusiva del volcán Kilauea en Hawaii para estudiar las interacciones entre estos aerosoles naturales, las nubes y el clima. Utilizando aprendizaje automático y datos históricos satelitales y meteorológicos, el equipo creó un predictor para mostrar cómo se comportaría la nube durante los períodos en que el volcán estuviera inactivo. Este predictor les permitió identificar claramente los impactos en las nubes que habían sido causados directamente por los aerosoles volcánicos. Pudieron demostrar que la cobertura de nubes aumentó relativamente hasta un 50% durante los períodos de actividad volcánica, produciendo un efecto de enfriamiento de hasta -10 W por metro cuadrado a nivel regional. El calentamiento y el enfriamiento globales se miden en vatios por metro cuadrado, y una cifra negativa indica enfriamiento. Hay que tener en cuenta que duplicar el CO2 provocaría un efecto de calentamiento de +3,7 W por metro cuadrado aproximadamente en promedio global. La investigación se llevó a cabo en colaboración con la Met Office, las universidades de Edimburgo, Reading y Leeds, ETH Zurich en Suiza, y la Universidad de Maryland y la NASA en Estados Unidos. El autor principal, el Dr. Ying Chen, de la Universidad de Birmingham, dijo: "Nuestros hallazgos muestran que el brillo de las nubes marinas podría ser más efectivo como intervención climática de lo que los modelos climáticos han sugerido anteriormente. Por supuesto, si bien podría ser útil, MCB no aborda las causas subyacentes del calentamiento global debido a los gases de efecto invernadero producidos por la actividad humana. "Por lo tanto, debe considerarse como un 'analgésico', en lugar de una solución, y debemos continuar mejorando la comprensión fundamental de los impactos de los aerosoles en las nubes, realizar más investigaciones sobre los impactos y riesgos globales del MCB y buscar formas de descarbonizar las actividades humanas".