Washington dice "no entender" las críticas a su operación de ayuda aérea en la Franja de Gaza

Compartir
Compartir articulo
infobae

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Matthew Miller, ha asegurado este lunes "no entender" las críticas de ONG internacionales y de diplomáticos a su operación de ayuda aérea destinada a los palestinos en la Franja de Gaza del pasado sábado. "He visto a gente expresar su oposición a estos lanzamientos aéreos, y es algo que francamente no entiendo. Si quieren decir que los lanzamientos aéreos no son suficientes, de acuerdo. Estaríamos de acuerdo con esa propuesta", ha declarado durante una rueda de prensa. En ese sentido, el portavoz ha explicado que Washington pretende ampliar el flujo de ayuda humanitaria hacia el enclave tanto por vía marítima como a través de la apertura de más pasos fronterizos. Además, ha explicado que, a pesar de que la ayuda es insuficiente, "es algo bueno y no algo malo ver miles de raciones de comida distribuidas por aire", un mecanismo al que seguirán recurriendo pero que no sustituirá a los demás. "Estamos utilizando lanzamientos aéreos porque ahora mismo no está llegando suficiente ayuda. Esa es la razón fundamental, y queremos hacer todo lo posible para que la ayuda llegue a través de cualquier mecanismo (...), aunque lancemos alimentos y ayuda a Gaza, como dije al principio, seguimos presionando para que se amplíen los mecanismos alternativos", ha agregado Miller. En los últimos días, Francia, Egipto o Jordania han lanzado varias entregas de ayuda a través de este mismo sistema dada la enorme dificultad para la entrada de la ayuda humanitaria por tierra por los combates y los bloqueos israelíes sobre los pasos al enclave. Sin embargo, esta medida ha sido criticada al entender que se trata poco menos que de un esfuerzo testimonial que pone en peligro además la seguridad de los palestinos desesperados que intentan alcanzar los paquetes. La ofensiva israelí ha dejado al enclave palestino en una situación humanitaria crítica tanto por el bloqueo como por la destrucción de infraestructuras clave, y donde la entrada de ayuda es insuficiente. El Ministerio de Salud gazatí, controlado por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), ya ha cifrado en 15 los menores de edad muertos por deshidratación o malnutrición.