Rocío Crusset regresa a nuestro país por un motivo muy especial y confiesa el secreto de su relación

Compartir
Compartir articulo
infobae

A pesar de que su 'cartel general' está en Nueva York desde hace años, y de que viaja por todo el planeta pisando las pasarelas más importantes porque es una de las modelos más cotizadas del momento, Rocío Crusset no ha dudado en hacer un hueco en su frenética agenda para estar al lado de su padre en uno de los días más especiales de su carrera. Carlos Herrera ha sido nombrado como académico de honor de la Academia Médico Quirúrgica -aunque muchos no lo sepan el locutos estudió la carrera de Medicina- y como no podría ser de otra manera ha contado con el apoyo incondicional de sus dos hijos, Rocío y Alberto Herrera, y de su mujer Pepa Gea. Siempre impecable, la modelo acaparó todas las miradas con un traje oversize tipo esmoquin en color negro, una camisa blanca y un sencillo moño, y además de grabar el acto con su teléfono móvil y derrochar cercanía y complicidad con su hermano -que como confiesa es su mejor amigo- también lo hizo con la esposa de su padre, con la que tiene una maravillosa relación como nos ha contado con una sonrisa. "Aquí estamos para apoyarle. Yo de pequeña nunca me creía que fuese médico, le decía 'no eres médico, no te inventes, eres periodista', y es un honor que reciba este premio y este reconocimiento. Mi padre es muy transparente, muy gracioso, muy cachondo, muy divertido, muy difrutón. Se toma la vida con humor, le quita peso a los problemas, el día que lo conozcáis de verdad lo entenderéis" ha presumido orgullosa, revelando que "he venido expresamente para apoyarle y mañana me voy otra vez y a seguir trabajando". No es el único reconocimiento que ha recibido Carlos en los últimos tiempos, ya que también será distinguido como hijo predilecto de Cádiz. Algo que le hace especial ilusión a su hija: "Yo me siento casi gaditana, me siento de Sanlúcar, para mí es tanto como Sevilla. Me he criado ahí, he crecido y es mi escapatoria cuando tengo un poco de tiempo". "Hemos sido una familia muy feliz allí y lo seguimos siendo, tanto mi madre (Mariló Montero) como mi padre siguen veraneando allí, pasando tiempo allí" explica, reconociendo que es una afortunada porque sus padres tienen "una gran relación" y se lo han hecho "muy fácil siempre" tanto a ella como a Alberto. Una familia de la que ahora forma parte Pepa Gea, para la que Rocío no tiene más que buenas palabras. "Es la mujer de mi padre y le tengo un cariño enorme, claro" asegura. En cuanto a cómo definiría el momento que está viviendo, la modelo confiesa que ha empezado 2024 "con muchísimo trabajo, a tope y muy contenta", además de tan enamorada del empresario Maggio Cipriani como el primer día. El secreto de su relación, como nos cuenta, no es otro que "llevar muy bien la distancia": "Para mí eso es muy importante, que mi pareja asuma ese roll y me respete en eso. Son cinco años ya y la verdad es que lo llevamos muy bien y tenemos una relación muy buena".