126-121. Joel Embiid tumba a los Nuggets y le gana el duelo del MVP a Nikola Jokic

Compartir
Compartir articulo
Joel Embiid de los Philadelphia 76ers, en una fotografía de archivo. EFE/Justin Lane
Joel Embiid de los Philadelphia 76ers, en una fotografía de archivo. EFE/Justin Lane

Redacción Deportes (EEUU), 16 ene (EFE).- Joel Embiid fue el gran protagonista de la victoria de este martes de los Philadelphia 76ers por 126-121 ante los Denver Nuggets, anotando 41 puntos, 11 de ellos en el último periodo, y mostrándose muy motivado ante su rival por el MVP, Nikola Jokic.

Embiid completó un partido sublime, encontrando el aro de muchas maneras distintas y completando un doble-doble gracias a sus 10 asistencias, a las que sumó además 7 rebotes. Junto a él, destacaron en anotación Tyrese Maxey y Tobias Harris, que sumaron 25 y 24 puntos respectivamente.

En los Nuggets hasta siete jugadores sumaron en dobles dígitos, con Jokic con la mayor aportación merced a 25 puntos, por los 20 de Michael Porter Jr y los 17 de Jamal Murray.

El partido comenzó con ambos equipos demostrando la calidad que poseen, unos Sixers aprovechando la facilidad para generar puntos de Embiid, quien se fue hasta 14 únicamente en los primeros doce minutos. Anotaciones de todo tipo, pero sobre todo mostrando mucha confianza desde el perímetro con dos triples de tres intentos.

Denver supo sacar mucha ventaja anotando desde la pintura. Sumó en total 22 puntos desde ese área de juego, con Jokic asistiendo con calidad y viéndose bien acompañado también por los exteriores, que aportaron cuatro triples de siete intentos.

Ninguno de los dos equipos rompió jamás y la igualdad dominó lo que sucedía en la pista. El primer cuarto se cerró con un apretado 36-38 en el marcador, favorable a los campeones.

Las rotaciones no cambiaron la dinámica del encuentro entre dos equipos que se respetaron mucho. La renta negativa nunca fue preocupante para el conjunto que la sufría.

A siete minutos para el descanso regresaron las dos torres y comenzó una batalla apasionante entre Embiid y Jokic. El duelo tuvo incluso sangre en la mano del serbio por un arañazo del camerunés, nada grave.

Pero el centro de atención estaba en dos exteriores tan talentosos como Murray y Maxey, los escuderos perfectos que se dispararon en anotación en el segundo cuarto. El visitante con 13 puntos y el local con 11.

Philadelphia logró su primera iniciativa en el marcador después de siete minutos disputados en el segundo periodo (59-58).

Los locales supieron cerrar mucho mejor el cuarto, dos mates de Oubre Jr y Harris dieron un golpe sobre la mesa y marcaron otro parcial de 7-0 que obligó a Malone a detener el encuentro y conseguían una máxima de cinco puntos (76-71).

El guión del partido no permitía que ningún equipo se escapara en el luminoso, la igualdad de la noche se mantuvo gracias a un triple sobre la bocina de Murray, que puso el 78-78 antes de encarar el camino a los vestuarios.

Los Sixers apostaron por el perímetro, cuatro de sus primeras cinco canastas en el tercer cuarto fueron triples, y gracias a esto pudieron conseguir una ligera ventaja de ocho puntos (97-89) en el ecuador del periodo.

Una bandeja de Nicolas Batum puso un prometedor 99-92 para los locales, pero fue justo en ese punto cuando se les cerró el aro. Los Nuggets son un equipo que sabe aprovechar los momentos de bajón del rival, y endosaron a los Sixers un contundente 12-0.

La primera renta al final de un periodo llegó gracias a esto. Denver consiguió lo que nadie antes en la noche, afrontar el último cuarto con cinco puntos de renta en el 99-104.

Jokic y Embiid comenzaron el último periodo sentados. En los locales mantuvieron el pulso tanto Maxey como Harris, ambos superando la veintena de puntos.

Los 76ers anularon por varios minutos la ofensiva del campeón y a siete y medio para el final, Morris se inventó un tres más uno que devolvió la igualdad al marcador (111-111). En ese preciso momento acabaron las bromas y tanto Jokic como Embiid regresaron a la pista, había un nuevo partido en la pista.

El impacto de Embiid en sus primeros minutos en pista fue incuestionable. Ocho puntos seguidos con dos más uno y un triple incluidos, suficiente para preocupar a los Nuggets y a un Malone que detuvo en encuentro.

Denver sólo pudo convertir 17 puntos en el último cuarto. Fue la consecuencia de cómo supieron defender los diez puntos de ventaja que lograron los locales. Lo remató Embiid, alcanzando por octava ocasión este año los cuarenta puntos o más.

Michael Porter Jr puso algo de emoción en el último minuto con un triple y provocando una polémica falta de Embiid sobre su lanzamiento de perímetro que le envió a meter tres tiros libres y poner a los suyos a 4 puntos. Fue sólo eso, un susto, que resolvió bien Philadelphia para firmar el 126-121 definitivo.