Japón pide a sus ciudadanos salir de Etiopía por el conflicto armado

Japón urgió hoy a sus nacionales "a salir de Etiopía a través de vuelos comerciales", debido a la "grave crisis" que vive el país tras el estallido del conflicto armado, según declaraciones del ministro nipón de Exteriores.Fotografía de archivo. EFE/EPA/RAJAT GUPTA
Japón urgió hoy a sus nacionales "a salir de Etiopía a través de vuelos comerciales", debido a la "grave crisis" que vive el país tras el estallido del conflicto armado, según declaraciones del ministro nipón de Exteriores.Fotografía de archivo. EFE/EPA/RAJAT GUPTA

Tokio, 30 nov (EFE).- Japón urgió hoy a sus nacionales "a salir de Etiopía a través de vuelos comerciales", debido a la "grave crisis" que vive el país tras el estallido del conflicto armado, según declaraciones del ministro nipón de Exteriores.
Japón hizo un llamamiento, hace unas semanas, a sus ciudadanos residentes en Etiopía para que abandonen el país y subió el nivel de alerta hace unos días por la "grave situación", según explicó este martes a los medios de comunicación el ministro de Exteriores, Yoshimasa Hayashi.
El país asiático envió a Etiopía el pasado viernes un equipo formado por personal del ministerio de Exteriores y de Defensa para recopilar información y monitorear la situación sobre el terreno, detalló Hayashi, quien además confirmó que por el momento ningún ciudadano japonés se encuentra en peligro.
El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, anunció la semana pasada que iría al frente para dirigir el Ejército etíope en la guerra contra los rebeldes de la región norteña de Tigray.
Las fuerzas del Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT) conquistaron estas últimas semanas la ciudad de Shewa Robit, en la vecina región de Amhara, a unos 220 kilómetros de Adís Abeba, sede de la Unión Africana, entre otros organismos internacionales.
La guerra estalló hace poco más de un año, el 4 de noviembre de 2020, cuando el primer ministro etíope ordenó una ofensiva contra el FPLT, partido que gobernaba entonces la región, en represalia por un ataque a una base militar federal y después de una escalada de tensiones políticas.
La guerra ha causado la muerte de miles de personas y aproximadamente dos millones han abandonado sus hogares, según datos de la ONU.
Además, el conflicto armando ha empeorado una hambruna que ya afecta a más de siete millones de etíopes, según el Programa Mundial de Alimentos (PMA).