El perro salchicha, una raza de culto adorable pero exigente

ARCHIVO - El cuerpo largo y las patas cortas son las características físicas que distinguen al perro salchicha. Foto: Britta Pedersen/dpa
ARCHIVO - El cuerpo largo y las patas cortas son las características físicas que distinguen al perro salchicha. Foto: Britta Pedersen/dpa

Es todo un personaje en cuatro patas, un ser astuto, terco, que curiosea todo. En pocas palabras: "A un perro salchicha le das un dedo y te toma toda la mano", dice Elfriede Kolbeck, integrante de un club de fans de esta raza de perros.

A pesar de estas características digamos "desafiantes" de su personalidad, la comunidad de fans de este pequeño perro con ego grande es enorme. O, mejor dicho, justamente por eso lo es.

El perro salchicha, también llamado dachshund, teckel o perro vienés, es un auténtico objeto de culto.

En Alemania desde que lo hiciera famoso un personaje de una serie de televisión de los 90 hay un dicho que se repite: "Todo por el salchicha, todo por el club". "Escucho constantemente ese dicho cuando cuento sobre el club", se ríe Kolbeck. En Berlín hay bares para estos animales. Y en Passau, un museo.

El salchicha también es un verdadero perro de trabajo: los cazadores lo valoran mucho desde hace siglos por su pasión. Ninguna zorrera está a salvo de ellos y también es muy bueno hurgando. Sin embargo, el perro salchicha también es muy estimado por las personas mayores y las familias.

"Hay que ser muy consecuente y decidido con él y entretenerlo bien", dice Kolbeck. "Pero, con esas condiciones, el salchicha es apto para todas las personas". Ya sean familias con niños, adultos mayores en forma o personas solas. Con una pequeña limitación: no todo perro de esta raza es adecuado para cualquiera.

"Quien quiera tener un perro salchicha debería ponerse en contacto con un criador serio", aconseja Kolbeck. La mayoría de los cachorros de una línea criada especialmente para la caza, por ejemplo, no es lo mejor para una familia que vive en una ciudad. Y los animales que no muestran mucha instinto, en cambio, no son ideales para un cazador.

El criador ayudará a encontrar el animal adecuado a cada propietario. El aspecto (pelo largo, pelo corto, pelo duro) es secundario, porque se trata de la personalidad.

Y no importa qué trabajo tendrán estos perros. Una cosa está clara: no deberían saltar ni usar escaleras, sobre todo no bajarlas.

"Para que el perro salchicha mantenga su salud, debe permanecer delgado y desarrollar una buena musculatura dorsal", dice Kolbeck. Para ello es importante que pasee regularmente. También ayuda nadar.

Kolbeck subraya que los criadores del Club Alemán del Perro Salchicha hacen mucho para que sus perros permanezcan sanos. Los animales que van a ser apareados son revisados en busca de diversas enfermedades. Y hay requisitos precisos de qué colores y qué medidas están permitidos.

Los perros seguirán siendo largos y de patas cortas, y así debería seguir siendo de acuerdo al estándar de raza. 

Sonja Krämer de la Asociación Veterinaria Protectora de Animales hace referencia a que los perros salchicha tienen por eso un riesgo elevado de padecer problemas en la columna. "Muestran una fuerte disposición a malformaciones tempranas en la zona de los discos vertebrales intermedios, lo que puede llevar a una hernia discal incluso con una vida normal".

En el ejemplo del perro salchicha arlequín o atigrado, que tiene manchas, se explica por qué el color de la piel tiene su importancia. La cría con los llamados genes merle, que son los responsables de las manchas, puede ser peligrosa. Si se aparean dos perros con los genes merle, muchas veces su descendencia enferma o a veces nace gravemente discapacitada.

Por eso, en el apareamiento debe estar claro qué genes porta cada perro. Si un perro es portador del gen merle solo por un lado, entonces los cachorros, en general, son sanos. Los criadores responsables deben testear genéticamente a sus perros incluso si estos no presentan las características manchas, porque no siempre se las ve.

Aún no está del todo claro si la salud de perros que portan el gen merle corre mayor riesgo o no. La Asociación Veterinaria Protectora de Animales, sin embargo, desaconseja criar con genes merle.

Ya sea de colores, pelo largo, pequeño o grande, algo está claro: el perro salchicha es un perro exigente, para el cual los dueños deben tener tiempo y el entorno adecuado para que permanezca sano. Y la cabeza también la tiene que tener ocupada, porque de lo contrario será él mismo el que busque algo que hacer con tenacidad. Y puede que no sea del agrado de su dueño.

dpa