La atleta Chemutai da a Uganda el tercer oro olímpico de su historia

La ugandesa Peruth Chemutai conquistó su primer gran título internacional al colgarse el oro olímpico en los 3.000 metros obstáculos, este miércoles en Tokio.

Es el tercer oro olímpico que consigue Uganda, teniendo en cuenta todos los deportes, y el primero para una mujer del país africano. Los otros dos títulos olímpicos del país también llegaron en atletismo, para John Akii-Bua en 400 metros vallas de Múnich-1972 y para Stephen Kiprotich en el maratón de Londres-2012.

La plata en la carrera de este miércoles fue para la estadounidense Courtney Frerichs (9:04.79) y el bronce para la keniana Hyvin Kiyeng (9:05.39), que hace cinco años en Rio-2016 había sido subcampeona olímpica.

Chemutai, de 22 años y que admira especialmente a la fondista etíope Almaz Ayana, terminó la prueba con un tiempo de 9 minutos, 1 segundo, 45 centésimas, que constituye un nuevo récord de su país.

En el Mundial de Doha-2019, la ugandesa había terminado en quinta posición. En los Juegos de Rio-2016, donde tenía apenas 17 años, no había conseguido clasificarse a la final de la prueba.

Uganda había tenido ya protagonismo en el atletismo de Tokio-2020 en la prueba de 10.000 metros, el viernes, donde Joshua Cheptegei y Jacob Kiplimo fueron plata y bronce, respectivamente.

La campeona mundial keniana Beatrice Chepkoech, que ostenta además el récord mundial (8:44.32) desde 2018, finalizó en séptima posición, con un crono de 9:16.33.

Junto a Chepkoech se presentaba como favorita la estadounidense Emma Coburn, subcampeona mundial en 2019 y bronce olímpico en 2016, que quedó descolgada y fue incluso descalificada.

Por su parte, la española Carolina Robles quedó muy retrasada (9:50.96), en el decimocuarto y último puesto entre las competidoras que terminaron la final con marca.

rg-dr