EE.UU. y China mantienen diferencias tras tensas conversaciones

(Bloomberg) -- Estados Unidos y China destacaron sus profundas diferencias tras las primeras conversaciones de alto nivel en meses, lo que sugiere que las dos economías más grandes del mundo no han encontrado un camino claro para mejorar sus cada vez más tensas relaciones.

El viceministro de Relaciones Exteriores, Xie Feng, dijo a la subsecretaria de Estado, Wendy Sherman, durante las conversaciones que sostuvieron el lunes en la ciudad china de Tianjin, que la relación estaba “en un punto muerto y enfrenta graves dificultades”. Xie presentó a la número dos de la diplomacia estadounidense dos listas de demandas necesarias para estabilizar los lazos, entre las que se incluían “las malas acciones de Estados Unidos que deben cesar” y “los casos individuales clave que preocupan a China”, según la agencia oficial de noticias Xinhua.

Altos funcionarios de la Administración de Biden dijeron a los periodistas más tarde que la visita de Sherman, que incluyó una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, se centró en establecer los límites de la relación, más que en negociar cuestiones específicas. Aun así, describieron las conversaciones como francas y profesionales, aunque a veces fuera una “conversación difícil”.

“El subsecretario subrayó que EE.UU. da la bienvenida a la dura competencia entre nuestros países —y que tenemos la intención de seguir fortaleciendo nuestra propia mano competitiva—, pero que no buscamos un conflicto con la República Popular China”, señaló el Departamento de Estado en un comunicado , refiriéndose al nombre formal de China.

El desafío al que se enfrentan Washington y Pekín es demostrar que pueden resolver sus desacuerdos sin parecer que están cediendo al público interno. Eso está siendo una tarea difícil, dados los amargos sentimientos que muchos en el Gobierno chino todavía albergan después de la guerra comercial que estalló bajo el mandato del expresidente Donald Trump, y en medio de los desacuerdos sobre Sinkiang, Taiwán y Hong Kong.

Los comentarios de Xie muestran que las conversaciones fueron “realmente muy difíciles” y “parecen una continuación” de las tensas reuniones de marzo en Alaska, dijo Zhu Feng, profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Nanjing. “Sus comentarios también pretenden dar a la opinión pública china la confianza de que el Gobierno no sucumbirá ante la mayor presión de la parte estadounidense”.

Las conversaciones de Tianjin, a unos 100 kilómetros al este de la capital, Pekín, podrían ser el primer paso hacia una reunión entre el presidente Joe Biden y su homólogo Chino, Xi Jinping, posiblemente en una cumbre del Grupo de los 20 en octubre. A principios de este mes, Xi dio señales de que su Gobierno sería más asertivo en la escena mundial, al decir en un discurso por el centenario del gobernante Partido Comunista que su pueblo “nunca permitirá que ninguna fuerza extranjera nos intimide, coaccione y esclavice”.

Xie aprovechó la reunión para arremeter contra el jefe de Sherman, el secretario de Estado, Antony Blinken, quien dijo a principios de este año que las relaciones de Washington con Pekín eran la prueba decisiva del siglo.

“El pueblo chino mira las cosas con los ojos bien abiertos”, dijo Xie, según un comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores. “Ven la retórica competitiva, colaborativa y adversaria como un intento apenas velado de contener y reprimir a China”.

Entre las demandas incluidas en las listas de los diplomáticos chinos estaban la revocación de las sanciones a funcionarios y departamentos gubernamentales chinos, y el fin de los esfuerzos de EE.UU. para extraditar de Canadá a la directora financiera de Huawei Technologies Co., Meng Wanzhou, un tema que ha sido un importante punto de fricción entre las naciones.

La visita de Sherman se produce después de una serie de acciones de la Administración de Biden que desafían las líneas rojas de China en lo que considera sus asuntos internos, lo que provocó que Pekín protestara y anunciara nuevas sanciones contra estadounidenses, incluido el exsecretario de Comercio Wilbur Ross. Sherman planteó la preocupación de EE.UU. por las políticas de Pekín en Hong Kong y Sinkiang, e instó a la nación asiática a poner fin a su coerción económica sobre sus aliados, dijeron funcionarios estadounidenses.

El viaje de Sherman es parte de un amplio impulso diplomático de EE.UU. en la región, en momentos en que Biden intenta retirar las fuerzas estadounidenses de Afganistán y reforzar las deterioradas relaciones exteriores de Washington para responder mejor a los desafíos que plantea China. Blinken tiene previsto visitar India esta semana, mientras que el secretario de Defensa, Lloyd Austin, viajará a Singapur, Vietnam y Filipinas.

Nota Original:U.S., China Still Disagree on Way Forward After Tense Talks

More stories like this are available on bloomberg.com