UE.- Los 27 adoptan la Garantía Infantil Europea para combatir la pobreza y la exclusión social de los menores de edad

12-05-2021 Banderas de la UE
POLITICA ESPAÑA EUROPA CANTABRIA
GUILLAUME PERIGOIS/UIMP
12-05-2021 Banderas de la UE POLITICA ESPAÑA EUROPA CANTABRIA GUILLAUME PERIGOIS/UIMP


BRUSELAS, 14 (EUROPA PRESS)

Los países de la Unión Europea han adoptado este lunes la Garantía Infantil Europea, en la que se comprometen a luchar contra la pobreza infantil y la exclusión social de los menores más necesitados, así como facilitar su acceso a un conjunto de servicios "clave" como la educación y la sanidad, a una alimentación "sana" y a una vivienda adecuada.

La estrategia, que tiene el carácter de recomendación, ha sido aprobada en el marco de la reunión de ministros de Asuntos Sociales y Empleo de la UE que tiene lugar en Luxemburgo. En ella, se insta a los Estados miembros a crear "un marco de actuación integrado y facilitador para abordar la exclusión social de los niños" europeos.

En la actualidad hay cerca de 18 millones de menores de edad que se encuentran en situación de riesgo de pobreza o exclusión social, aunque existen "diferencias significativas" entre los Estados miembros, según recoge el texto adoptado por los Veintisiete.

Para perseguir los objetivo marcados, los socios comunitarios deberán nombrar "coordinadores nacionales de la Garantía Infantil", que se encargará de coordinar y supervisar "de manera efectiva" la ejecución todas las recomendaciones incluidas en la estrategia.

Los países, además, tendrán que remitir a la Comisión Europea en el plazo de nuve meses un plan de acción que detalle la aplicación de las medidas acordadas que cubra todo el periodo hasta 2030 y que "tenga en cuenta las circunstancias nacionales, regionales y locales".

En este contexto, el documento llama a los países a "garantizar que sus políticas sociales, educativas, sanitarias, de alimentación y de vivienda a escala nacional, regional y local sean coherentes".

En el plano educativo, la estrategia pide a los países que detecten y aborden obstáculos "económicos y de otro tipo" para la participación en la educación infantil y la atención primaria, que adopten medidas para reducir el abandono escolar prematuro y que presten apoyo pedagógico a los niños con dificultades de aprendizaje.

También recomienda que se proporcione como mínimo una comida sana cada día de escuela, que se garantice el suministro de materiales educativos, así como que se facilite el transporte a los centros educativos cuando sea necesario y la participación en actividades escolares deportivas, recreativas y culturales.

Con respecto a la asistencia sanitaria, el texto aboga por facilitar la detección y tratamiento precoces de enfermedades y problemas de desarrollo, el acceso a revisiones médicas periódicas, que se proporcionen servicios de rehabilitación para niños con discapacidad y que se pongan en marcha programas accesibles de promoción de la salud.

En relación al fomento de una alimentación sana, la estrategia pide medidas para acceder a ella también en los días que no haya escuela, garantizar que las normas de alimentación en centros educativos contemplen posibles necesidades alimentarias específicas, limitar la publicidad de alimentos con alto contenido en grasas, sal y azúcar en centros educativos y proporcionar a las familias información adecuada sobre la correcta alimentación de menores.

Otro capítulo está dedicado a medidas para garantizar el acceso a una vivienda adecuada, y en este sentido se pide a los Estados miembros una evaluación de las políticas nacionales, regionales y locales en materia de vivienda, que se facilite un acceso "prioritario y oportuno" a viviendas sociales o a ayudas para vivienda a niños necesitados y sus familias y tener en cuenta "el interés superior del menor" a la hora de que sean acogidos en un centro o en un hogar de acogida.