España pospone decisión sobre toques de queda para contener el virus; casos suben en 21.000

FOTO DE ARCHIVO: Un miembro del personal sanitario se prepara para tratar a un paciente en Barcelona, España, el 20 de octubre de 2020. REUTERS/Nacho Doce
FOTO DE ARCHIVO: Un miembro del personal sanitario se prepara para tratar a un paciente en Barcelona, España, el 20 de octubre de 2020. REUTERS/Nacho Doce

Por Nathan Allen y Belén Carreño

MADRID, 22 oct (Reuters) - El Gobierno pospuso el jueves la decisión de imponer toques de queda al estilo de otros países europeos para frenar la segunda ola de la pandemia en España, "descontrolada" en muchas zonas del país en palabras del ministro de Sanidad, Salvador Illa.

El número de casos confirmados de coronavirus en España se situó el jueves en 1.026.281, sumando 20.986 nuevos contagios respecto al miércoles, según los datos oficiales de Sanidad, mientras los muertes ascienden a 34.521.

Las autoridades sanitarias no lograron consensuar medidas de toques de queda en una reunión por vídeo con los jefes de salud regionales, lo que significa que el debate continuará, dijo Illa en rueda de prensa el jueves.

Castilla y León ha solicitado formalmente esta medida, añadió el ministro, y horas después el líder de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, anunció que su gobierno estaba preparándose para aplicar un toque de queda hasta el 9 de diciembre a pesar de la falta de acuerdo nacional.

Una fuente del gobierno de Castilla la Mancha había dicho antes que su jefe de salud estaba a favor de un toque de queda a nivel nacional, algo a lo que según la prensa española se muestran reticentes en Madrid, Cataluña y el País Vasco.

Ante el decaimiento del estado de alarma en Madrid y alrededores este sábado y con las tasas de contagio al alza con el invierno en ciernes, Illa dijo el jueves que era necesario tomar medidas más "drásticas".

"Estamos en medio de una segunda ola, que ya no es una amenaza, sino que es una realidad, y en algunas partes del país, yo diría que en bastantes, la epidemia no está controlada, por eso hay que ir tomando medidas más drásticas como están haciendo las comunidades autónomas", dijo Illa durante una entrevista con Onda Cero.

Entre marzo y junio, los españoles vivieron bajo severas restricciones de movimiento, con muchos ciudadanos prácticamente confinados en sus casas, pero la vida comenzó a regresar a la normalidad en la mayoría de las regiones a medida que la primera ola de la pandemia fue remitiendo.

Aunque las muertes diarias están lejos del pico de casi 900 registrado en el punto álgido de la crisis sanitaria a finales de marzo, los ingresos hospitalarios a nivel nacional han aumentado un 20% en dos semanas.

(Escrito por Nathan Allen; editado por Ingrid Melander y Angus MacSwan; traducción de José Elías Rodríguez)