Amnistía critica al régimen de Egipto tras suicidio de activista LGTB

La militante LGTB egipcia Sara Hegazy, que se suicidó en Canadá, donde vivía exiliada, fue "oprimida" por el poder en El Cairo, denunció el lunes Amnistía Internacional.

Sara Hegazy "vivió una dura experiencia en la cárcel en 2017", tuiteó la oenegé, lamentando la "opresión" que tuvo que soportar la activista "debido a sus opiniones políticas y su activismo en favor de los LGTB", siglas del colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales.

En el mismo mensaje, Amnistía Internacional citó las últimas palabras que dejó escritas la joven: "La experiencia fue dura y soy más débil de lo que debería para resistir. Perdonadme".

Sara Hegazy fue detenida en El Cairo después de enarbolar una bandera arcoíris, símbolo de la comunidad LGTB, en un concierto del grupo libanés Mashrou Leila en octubre de 2017, cuyo cantante Ahmed Sinno milita también por la causa homosexual.

Hegazy pasó tres meses en la cárcel y, según numerosos comentarios de activistas LGTB en las redes sociales desde el domingo, fue torturada y víctima de agresiones sexuales durante su detención.

Salió de prisión bajo fianza en enero de 2018, tras un campaña en internet para pedir su puesta en libertad. Ese mismo año, se exilió en Canadá.

Según los activistas, su madre murió durante su exilio y no pudo volver a Egipto para el entierro.

"Se suicidó", confirmó a la AFP su abogado Amro Mohamed, sin dar más detalles.

Desde el domingo, las reacciones de indignación se han multiplicado en las redes sociales, donde los internautas han difundido banderas arcoíris en recuerdo de Hegazy.

"El régimen egipcio encarceló y torturó a Sara Hegazy por esta foto", escribió el domingo la activista feminista Mona Eltahawy junto a la foto de Hegazy con la bandera de colores en el concierto de Mashrou Leila.

mon/emp/awa/es/jvb

MAS NOTICIAS