Pareja de EEUU pasa 75 días cuarentena para visitar Pompeya

POMPEYA, Italia (AP) — Una pareja estadounidense esperó dos meses y medio para visitar las ruinas de la antigua Pompeya.

Colleen y Marvin Hewson, jubilados de Detroit, eran los primeros en la fila cuando el sitio arqueológico reabrió al público el martes tras la cuarentena impuesta por el coronavirus. Su visita largamente demorada fue la culminación de una aventura insólita que los dejó varados en la Pompeya moderna, una pequeña población turística, desde principios de marzo.

“Esperamos pacientemente desde entonces la reapertura de las ruinas”, dijo Colleen Hewson cuando la pareja tuvo su primera oportunidad para pasear por la ciudad romana destruida en el año 79 por una erupción volcánica. Los seguía un grupo de periodistas ávidos por captar un nuevo hito en la reapertura de Italia.

“Aquí estamos, finalmente logramos entrar. Nos llevó apenas dos meses y medio”, añadió Marvin Hewson.

La visita a Pompeya debía ser la culminación de un viaje para festejar los 75 años de él y el 30mo aniversario de la pareja. Marvin Hewson, un aficionado a la historia antigua, visitó el lugar cuando revistaba en la armada de Estados Unidos en los años e 1960 y juró regresar algún día; este viaje era el regalo de su esposa para él.

La pareja llegó a Roma el 5 de marzo para unas vacaciones esperadas toda la vida, y para ella era el primer viaje a ultramar. Cuando llegaron a Pompeya, varios días después, el concurrido sitio turístico estaba cerrado debido a la epidemia de coronavirus que estalló más de 700 kilómetros (500 millas) al norte.

Fracasados los intentos de conseguir un vuelo de partida, se resignaron a la vida en cuarentena.

“Tuvimos una excelente relación con nuestra familia anfitriona de Airbnb”, dijo Colleen, de 63 años. El anfitrión les traducía las noticias y los mantenía ocupados cosechando naranjas y limones de árboles cerca del condominio donde se alojaban, y enseñándoles a hacer limoncello.

“Nos ayudaba a pasar el tiempo”, dijo Marvin.

Durante la cuarentena adoptaron la rutina de caminar más de 7.000 pasos diarios, frecuentemente a una tienda de alimentos cerca del sitio arqueológico donde podían sentarse en un banco y contemplar las ruinas desde afuera, “deseando estar adentro”, dijo Colleen. En todas esas semanas “nuestro italiano nunca mejoró”, dijo con una sonrisa, y recurrían a los gestos para pedir los alimentos que necesitaban.

La pareja partía el martes de Pompeya a Roma para un par de días de paseos antes de regresar por fin a Michigan.

Ambos dijeron que se sienten afortunados de haber pasado la cuarentena en un lugar tan bello. Desde la terraza del condominio veían el monte Vesuvio de un lado y la isla de Capri del otro.

“Vimos algunas propiedades. Sería un sueño”, dijo Marvin. “Ahorramos mucho dinero porque todas las tiendas estaban cerradas. Estamos pensando en regresar”.

Te Recomendamos