La Voz de América en la mira de Donald Trump

WASHINGTON (AP) — Donald Trump ha tenido muchos blancos en su guerra contra los medios de prensa, y tal vez ninguno más sorprendente que la Voz de América, la venerable institución creada durante la Segunda Guerra Mundial para transmitir noticias independientes y promover los valores estadounidenses en el mundo.

Trump y sus partidarios dicen que el servicio noticioso de la VOA, como se la conoce por sus siglas en inglés, es “vergonzoso” y presionan para instalar alguien adepto al frente de la dependencia del gobierno que supervisa la VOA y sus afiliados. La batalla está a punto de llegar al Congreso.

La Comisión de Relaciones Exteriores del Senado planea votar el jueves sobre la postulación de un nuevo líder para la Agencia de Medios Globales, que maneja la VOA y otros medios como Radio Libre Asia, Radio Libre Europa/Radio Libertad y la Radio Martí, que se enfoca en Cuba. La comisión es controlada por los republicanos y se espera que apruebe a la figura postulada por Trump.

Los demócratas temen que el candidato, el cineasta y exprofesor conservador Michael Pack, convierta la organización en una máquina publicitaria de Trump, costeada por más de 200 millones de dólares de los contribuyentes. Trump no oculta su deseo de contar con un medio de prensa a su favor. En las audiencias de confirmación de septiembre pasado, Pack negó que fuese a permitir que la agencia se convirtiese en un instrumento de Trump, pero el temor no amaina.

El futuro de la VOA alarma a quienes siguen de cerca sus transmisiones internacionales, incluidos algunos que creen que la agencia debe ser reformada, sobre todo tomando en cuenta los cambios que hubo, que permiten a su próximo jefe tomar decisiones sobre personal y sobre las políticas a seguir sin consultar con la junta directiva.

“Todo esto es una distracción de lo que considero un debate legítimo acerca del papel” de la agencia, dijo Tom Kent, exeditor de la Associated Press que ahora dirige Radio Libre Europa/Radio Libertad. “Debe quedar bien en claro si el papel de VOA es promover la democracia y los valores estadounidenses en general o si debe funcionar como una agencia de relaciones públicas del presidente y del Departamento de Estado”.

La Casa Blanca no respondió a preguntas sobre la nominación de Pack ni sobre el debate en torno a la VOA.

Las objeciones de los demócratas a Pack, quien trabajó con el exasesor de Trump Steve Bannon y en el Instituto Claremont, de tendencia conservadora, responden en parte a su negativa a responder preguntas sobre sus manejos financieros.

Los conservadores están furiosos con la cobertura de VOA acerca del manejo que hizo China de la pandemia del coronavirus, un tema de gran importancia para Trump, que no pierde oportunidad de criticar a las autoridades chinas por el brote y desviar las críticas a la respuesta de su gobierno en momentos en que entra en calor la campaña para las elecciones de noviembre.

Trump y sus aliados desconfían de la VOA y de algunos de sus afiliados. Los ven como parte de un “estado profundo” que trata de obstaculizar su gestión. Las hostilidades salieron abiertamente a la luz el 9 de abril, cuando el asesor de comunicaciones de Trump Dan Scavino reprodujo un artículo de VOA sobre China en su cuenta oficial de Twitter con el comentario “¡los contribuyentes estadounidenses pagan por la propaganda china a través de Voz de América, que es financiada por el gobierno! ¡UNA VERGÜENZA!”.

Aludía a un artículo de la Associated Press que transmitió VOA, pero al día siguiente una publicación oficial de la Casa Blanca acusó a VOA de usar dinero de los contribuyentes para “hablar en nombre de regímenes autoritarios” porque había informado acerca del levantamiento de la cuarentena en la ciudad china de Wuhan, donde surgió el brote de coronavirus. Días después Trump dijo que la cobertura de VOA era “vergonzosa” y exigió que el Senado confirme a Pack.

La directora de VOA Amanda Bennett respondió con un comunicado el 10 de abril en el que dijo que “una de las grandes diferencia entre los medios independientes financiados con fondos públicos, como la Voz de América, y los medios controlados por el estado es que tenemos la libertad de presentar todos los aspectos de un tema y, de hecho, tenemos la misión de hacerlo, por ley, como dice la carta de la VOA”.

Bennett envió el lunes una carta al personal de la VOA exhortándolo a que mantenga su profesionalismo en medio de lo que describió como un escrutinio “incómodo”.

Exfuncionarios que siguen de cerca el tema se muestran alarmados.

Matt Armstrong, exintegrante de la junta de la Agencia designado por los republicanos, dijo que el gobierno de Trump ha demostrado “una profunda incomprensión de la misión de la agencia” al criticar a la VOA. También se preguntó por qué el gobierno aprovecha la controversia para promover la candidatura de Pack cuando ya hubiera podido hacer cambios de personal.

“Creo que fingen estar molestos por algo que no debería incomodarles”, expresó. “El berrinche del gobierno de Trump sobre VOA es por algo que podrían haber resuelto hace años. Este episodio no hace sino confirmar su incapacidad para manejar el gobierno del que están a cargo”.

___

Matthew Lee está en http://twitter.com/apdiplowriter

MAS NOTICIAS