En las calles de México, Argentina o Chile, las feministas latinoamericanas mantienen la presión sobre sus gobiernos, decididas a conseguir avances concretos contra la violencia machista y a favor del aborto.
En las calles de México, Argentina o Chile, las feministas latinoamericanas mantienen la presión sobre sus gobiernos, decididas a conseguir avances concretos contra la violencia machista y a favor del aborto.

EnfoqueLas feministas quieren avances concretos en América Latina Por Jordane BERTRAND =(Fotos archivo+Video)= Montevideo, 26 Feb 2020 (AFP) - Movilizadas de nuevo en las calles de México, Argentina o Chile, las feministas latinoamericanas mantienen la presión sobre sus gobiernos, decididas a conseguir avances concretos contra la violencia machista y a favor del aborto. El 19 de febrero, decenas de miles de mujeres argentinas se reunieron una vez más frente al Congreso de Buenos Aires. Fue la primera movilización del año a favor de la legalización del aborto, un tema que quieren que sea debatido de manera rápida por los legisladores."¡Esta vez será histórica!", dice Mabel Gabarra, abogada y fundadora de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, una demanda que no ha dejado de crecer desde hace una década y que ahora está en el centro del debate político.Después de que el Senado argentino rechazara la legalización del aborto en agosto de 2018, las feministas cuentan ahora con la renovación parcial de la Cámara Alta en las elecciones de diciembre, que dieron mayoría a la coalición del presidente de centroizquierda Alberto Fernández. El mandatario ha declarado en repetidas ocasiones su opinión favorable a la modificación de la ley -que actualmente sólo autoriza el aborto en caso de violación o cuando la vida de la madre se encuentra en peligro-, pero sin mencionar la legalización de esa práctica."La historia de los movimientos feministas muestran que las movilizaciones deben imponer un equilibrio de poder, hay que mantener la presión", afirma la historiadora Lissell Quiroz-Pérez, especialista en América Latina y en feminismo de la Universidad de Rouen (Francia), que destaca el enorme movimiento de las argentinas en los últimos años sobre temas feministas.En Chile, escenario desde hace más de cuatro meses de un movimiento sin precedentes contra la inequidad social, salpicado por la violencia policial, incluidos casos de agresión sexual, las feministas se han implicado en las protestas. El 25 de noviembre, las jóvenes del colectivo LasTesis realizaron en Santiago la performance "Un violador en tu camino", en la que denunciaron las faltas del Estado, la justicia y la policía en la lucha contra la violencia machista. - "Políticas eficaces" - Aunque, a raíz de una movilización "titánica", el país adoptó en 2017 una ley para despenalizar el aborto en caso de riesgo para la vida de la madre, violación e inviabilidad del feto, "en Chile, aún no tenemos una ley contra la violencia de genero, aún existe un Parlamento que no comprende la importancia de erradicar este tipo de violencia", explicó Claudia Dides, directora de la ONG feminista Miles.El himno de LasTesis ha recorrido el mundo y estuvo presente en la manifestación del 19 de febrero en Buenos Aires, otro muestra de la multiplicación de puentes entre los movimientos feministas latinoamericanos en los últimos años, aunque los contextos sean a veces muy diferentes.Si las mujeres en Uruguay, en Cuba y en Ciudad de México pueden abortar libremente, las de América Central se enfrentan a leyes antiaborto especialmente duras. En otros lugares, donde el acceso está restringido, las feministas están luchando por promover la causa. En Colombia, por ejemplo, el Tribunal Supremo debe pronunciarse el 26 de febrero sobre una posible legalización. En México, la llegada al poder a finales de 2018 del primer gobernante de izquierda había dado a las feministas la esperanza de que el tema de la violencia contra las mujeres se tuviera más en cuenta.Por desgracia las aterradoras estadísticas - más de mil feminicidios en 2019, según las autoridades- y los asesinatos recientes de una mujer y una niña han revelado una vez más las deficiencias de las instituciones y de un gobierno completamente superado. Las feministas mexicanas han reclamado al presidente Andrés Manuel López Obrador "políticas públicas eficaces para combatir la violencia contra las mujeres". El mismo leitmotiv se escuchó en Perú, donde el número de feminicidios en 2019 fue el más alto en una década. "Los movimientos feministas en América Latina son muy dinámicos, alertan, se movilizan con más fuerza" que en otras partes señala Lissell Quiroz-Pérez, que recuerda la aprobación de "leyes pioneras" en varios países de la región sobre paridad, feminicidio y violencia de género. "Pero en la práctica, su aplicación se ve obstaculizada por el machismo de las instituciones", añade.bur-jb/lp/gma -------------------------------------------------------------