BOGOTÁ (AP) — El presidente colombiano Iván Duque anunció el jueves que el gobierno ayudará con créditos subsidiados a los comerciantes afectados por los saqueos y ataques vandálicos ocurridos tras las marchas convocadas por las centrales obreras.

En una ceremonia militar al noreste de Bogotá, el mandatario señaló que son muchos los comerciantes “pequeños, los microempresarios, que en las últimas semanas se han visto afectados por el vandalismo o por aquellos que les han querido negar el derecho al trabajo sembrándoles incertidumbre”.

Añadió que los créditos serán para “enfrentar los estragos y los daños porque no queremos, ni vamos a permitir, que ningún comerciante en Colombia se vea afectado en esta temporada navideña”. No dio a conocer los detalles de la línea de crédito.

La Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) informó a The Associated Press que las pérdidas del sector alcanzaron los 150.000 millones de pesos diarios (unos 49 millones de dólares) y que los más afectados fueron los llamados tenderos -pequeños establecimientos- de los cuales fueron atacados unos 450.000 de los 750.000 que existen en todo el país.

Según Fenalco, con la medida anunciada por el mandatario se evitará que más de 260.000 personas queden sin empleo en época de Navidad.

En las protestas que comenzaron el 21 de noviembre -y que incluyeron la víspera una huelga nacional- han participado centrales obreras, estudiantes, trabajadores, obreros e indígenas que rechazan las medidas de Duque en materia de economía y corrupción.

La mayoría de las manifestaciones fueron pacíficas, pero en algunas zonas -como Bogotá y Cali- hubo disturbios e incidentes entre los manifestantes y la policía. Según el gobierno cuatro personas murieron y centenares de policías y estudiantes resultaron heridos.

Las protestas, las más grandes en Colombia en años, obligaron a Duque a abrir un diálogo nacional en el que se espera que se aborden temas como la corrupción, la desigualdad y la violencia rural.

En la tarde del jueves se realizo una segunda reunión entre delegados del gobierno y los promotores de la huelga nacional para llegar a un acuerdo sobre varios puntos. Entre las 13 exigencias del Comité Nacional del Paro -conformado por más de una decena de grupos activistas, estudiantiles y sindicales- se incluye que Duque retire o se abstenga de presentar cambios en las leyes fiscales, laborales y de pensiones que ya fueron presentadas a la legislatura o que se rumorea podrían estar en desarrollo.

Horas después, el presidente de la Confederación General de Trabajo (CGT), Julio Roberto Gómez, dijo a la AP que no se llegó a ningún acuerdo y volverían a reunirse el próximo miércoles.

No se mostró optimista sobre el siguiente encuentro. “El gobierno no ha definido el carácter de negociación y continúa hablando de una exploración de puntos”.

Diego Molano, uno de los voceros del gobierno para los diálogos, señaló después en rueda de prensa que “planteamos al comité de paro la importancia de que tengamos una mesa de conversaciones para discutir a profundidad esos 13 ejes temáticos por las implicaciones que ello tiene para el país”.

El vocero de Duque agregó que los miembros del comité de paro les entregarían la próxima semana un documento donde explicarían cada uno de esos puntos y el gobierno los respondería.

“Nosotros como país debemos buscar permanentemente la conversación nacional entre todos los sectores de la población para escucharlos y construir colectivamente”, dijo Duque.