Mientras que en el sciolismo discuten sobre los pasos que darán en relación a los holdouts en caso de llegar al gobierno nacional, una de las dos principales calificadoras del mundo consideró que se trata de un tema prioritario. Así lo dejó en claro en una breve visita que realizó a Buenos Aires el analista encargado de calificar al país, Gabriel Torres.

"La calificación argentina está hoy en el puesto 17 dentro de nuestra escala de 21 escalones. Está muy lejos de las diez primeras categorías de investment grade. El tema principal que explica esta nota tan baja son los holdouts, que provocó el default técnico en 2014", justificó el economista.

"La gran expectativa –señaló Torres durante la entrevista– es ver si el próximo gobierno resolverá este tema. Por supuesto que hay otros desafíos macroeconómicos como arreglar el déficit fiscal, pero hoy lo prioritario es recuperar el acceso al financiamiento".

Gabriel Torres: "Hoy lo prioritario es resolver la deuda con holdouts, más que el déficit fiscal"

Prácticamente todos los candidatos dejaron entrever que se acercarán a los holdouts para intentar un acuerdo, pero nadie adelanta cuáles serían los términos que estaría dispuesto a ofrecer para destrabar las negociaciones. "Gane quien gane, tendrá muchos incentivos para arreglar con los holdouts. Las reservas son mucho menores que las que informa el Gobierno y no hay otra fuente de fondeo para pagar la deuda", agregó el analista de Moody´s, explicando por qué es prioritario avanzar en este frente.

Gabriel Torres
Gabriel Torres, de Moody´s, "Hace cuatro años de que la Argentina no crece, y no se ven expectativas de mejorar, a no ser que se tomen medidas claves"

Torres participó junto con otros especialistas de Moody´s en un seminario anual para inversores que se organizó en un hotel céntrico de la Ciudad de Buenos Aires, antes de partir a la reunión anual del FMI y el Banco Mundial en Lima.

–¿Se perdió mucho tiempo desde que Thomas Griesa impidió seguir pagando la deuda para sentarse a negociar?

–Lo que sucedió es una decisión política de no negociar. Antes hubo algunas señales de que se destrabaría, como sucedió con el arreglo con el Club de París. La pregunta es si el próximo gobierno puede aguantar cuatro años sin resolver el tema de los holdouts, pero lo veo muy difícil. Hace cuatro años que la Argentina no crece y no hay expectativa de que esto vaya a mejorar, a no ser que se tomen algunas decisiones claves.

Para el analista, en los próximos meses "habrá una devaluación", aunque prefirió no profundizar sobre el nivel que debería tener el tipo de cambio. "Es insostenible que la inflación sea del 25% y el peso se deprecie al 10% anual".

Persiste el apetito de los inversores

Torres dejó sobre el cierre una reflexión optimista: "La Argentina estuvo mucho tiempo alejada de los mercados y hay muchos inversores interesados en el país. Con 15.000 ó 20.000 millones de dólares que consigan anualmente, que no es una cifra tan alta en relación al PBI, la economía se puede recuperar".

En esa línea, Mauro Leos, que tiene a su cargo las calificaciones para América Latina en Moody´s, trazó un panorama similar: "El cepo ya dio todo lo que pudo para evitar la salida de capitales. Ahora es necesario recuperar el financiamiento externo, en particular para contrarrestar un escenario internacional más complicado. Ya no hay viento de cola".

Mauro Leos
Mauro Leos, de Moody's, en InfobaeTV: "Ahora es necesario recuperar el financiamiento externo"

Mauro Leos: "El cepo ya dio todo lo que pudo para evitar la salida de capitales"

Leos también habló de lo que está pasando en la región. "A Brasil le bajamos hace pocos días un escalón su calificación de riesgo, pero lo mantuvimos en investment grade. Creemos que habrá correcciones y que la economía se irá recuperando a partir de mediados del año que viene". Y consideró que la peor parte por la caída del precio de las materias primas le toca a Venezuela: "Vemos una crisis de pago para el año que viene, será difícil que puedan aguantar hasta el 2017. Ni siquiera con el financiamiento de parte de China estarían en condiciones de hacer frente a los vencimientos de deuda del año próximo".