162
162
Olga Cossettini nació

en San Jorge, provincia de Santa Fe

el 18 de agosto de 1898 y falleció el 23 de mayo de 1987

en Rosario.

Fue hija de Alpina Bodello y Antonio Cossettini.


Cossettini recibió en 1986 el reconocimiento de la Fundación Konex que la destacó como una de las más importantes maestras de la Argentina.


Entre las características más destacadas de su trabajo estaban los ciclos de entrevistas entre artistas y profesionales con los alumnos, para romper una estructura escolar que Cossettini consideraba tradicional, por utilizar el castigo como un recurso frecuentemente.


Cossentini y una alumna 162
Cossentini y una alumna 162

Cossettini proponía un mayor espacio en los horarios para tareas de laboratorio y experiencias al aire libre, que podían incluir actividades vinculadas a la ciencia o simplemente al baile y al canto. A través de prácticas misioneras en barrios pobres sembraban en los alumnos valores como la solidaridad. Fue una de las primeras docentes en plantear como necesaria la interacción entre los establecimientos educativos y las comunidades locales.


"Sus pensamientos o posturas sistemáticamente toman distancia de una educación clásica y positivista, representada en el normalismo presente en su formación de maestra", explican en el Conicet.

Una de las frases más conocidas de Olga, dice: "El niño dibuja, pinta, escribe, canta y juega para expresar su alma, y necesita la libre expresión de su alma para que pueda crecer su ser y encaminarse hacia el equilibrio y la madurez del hombre".