NA 162
NA 162

Estas últimas semanas el caso de la dudosa muerte de Carlos Menem Junior generó un revuelo inesperado, teniendo en cuenta las posiciones tomadas en los últimos años sobre aquel 15 de marzo de 1995 en que cayera a tierra el helicóptero en el que viajaba en San Nicolás.

En 2010 el juez federal a cargo del caso, Carlos Villafuerte Ruzo, reabrió la investigación -previamente apoyada en el accidente como principal hipótesis- ante la persistencia de Zulema Yoma en que se indagara a fondo lo que pasó. Y recientemente, luego de años, el ex presidente Menem por primera vez declaró ante la Justicia que la muerte de su hijo pudo ser un atentado y no un accidente como siempre sostuvo.

Menem presentó una declaración por escrito el 8 de julio pasado y dejó varios puntos oscuros, tan es así que el fiscal Matías Di Lello pidió citarlo en persona, pues si bien el ex mandatario dijo que pudo haber sido un atentado no explicó sobre qué se apoya para decir eso y por qué cambió de opinión, luego de sostener por años que había sido un accidente.

Menem está citado para el martes 23 de septiembre. Es probable que sea en el Congreso la audiencia, debido a que su cargo de senador lo permite, o bien podría, en caso de optar por ello, hacerlo en el juzgado en San Nicolás. Estarán presentes el fiscal y la querella de Zulema a cargo del abogado Juan Gabriel Labaké.

Según fuentes judiciales del caso consultadas por Infobae, Menem ingresó en un callejón sin salida pues al declarar como testigo se verá en la obligación de explicar por qué afirmó que fue un atentado y también cómo es que no lo dijo antes. Además, creen imposible que la afirmación del ex presidente haya estado motivada en una simple sospecha y no en información.

La querella a cargo de Zulema Yoma tiene previsto dar una conferencia de prensa en la que denunciará que el cuerpo de su hijo fue manipulado con el objetivo de ocultar posibles rastros de un atentado.

La querella presentará al médico legista Federico Foresi, quien fue perito de parte durante la autopsia que realizaron unos 36 profesionales, y en la cual él firmó en disidencia. Intentarán demostrar que hubo manipulación del cuerpo de Menem Junior y pedirán que se investigue.

Sobre la cuestión médica, sorprendió hace días con su declaración por escrito el ex presidente al asegurar que antes de llegar al hospital donde internaron a su hijo minutos después del accidente, se había dado la orden de desconectarle el respirador artificial. Menem aportó el nombre del profesional que habría dado la orden y también es algo sobre lo cual se podría avanzar en la investigación.

El 18 de septiembre próximo cuatro peritos (dos oficiales y dos de parte) tienen previsto una junta para realizar un estudio comparativo de imágenes del helicóptero e intentar determinar si se corrobora que en la máquina hubo impactos de bala, que darían cuenta de un atentado perpetrado contra el hijo del ex presidente.

Esa es la principal medida en lo inmediato aunque no se descarta que si la pericia da indicios sobre la hipótesis de un atentado, se avance con otras que en su momento por decisión de la familia quedaron estancadas, como fue el caso con la exhumación del cuerpo de Menem Junior.