la hamburguesa de Umami Burger 1170 1
la hamburguesa de Umami Burger 1170 1"

"No hay suficientes pruebas para decir que una dieta rica en grasas poliinsaturadas y baja en grasas saturadas reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular", aseguró Jeremy Pearson, director médico asociado de la Fundación Británica del Corazón, que financió el estudio.

"Mi opinión sobre esto sería que, dados los resultados, no deberíamos preocuparnos por las grasas saturadas", agregó Rajiv Chowdhury, profesor de la Universidad de Cambridge e investigador jefe del estudio.

Esa es la principal conclusión de un análisis epidemiológico realizado por un grupo internacional de científicos, publicado en la revista Annals of Internal Medicine.

De esta manera intenta desmentir la creencia compartida por la mayor parte de los médicos del mundo, que recomiendan reducir el consumo de alimentos altos en grasas saturadas, y reemplazarlos por aquellos que son ricos en poliinsaturadas, como el pescado y los aceites vegetales.

Gracias al seguimiento de 600.000 casos clínicos de personas ubicadas en 18 países distintos, descubrieron que entre aquellos que comían una dieta con mucha presencia de estas sustancias supuestamente nocivas, no se registraba una mayor proporción de enfermedades cardíacas.

Entre los que comían una mayor cantidad de comidas consideradas sanas, sin este tipo de grasas, no se hallaron menos infartos ni enfermedades afines. Eso

desmentiría las bondades del Omega 3

, que durante tanto tiempo fueron destacadas.